El reportero más ninguneado de la historia

Este periodista estaba realizando un despacho en vivo pero todo se le fue de las manos por irrespetuosos transeúntes. Faltó poco para que lo escupieran. 

Todo periodista sabe que un despacho en vivo es una de las cosas más impredecibles a la hora de ejercer la profesión. Esto porque al estar en vivo hay muchas variables que pueden fallar y mandar al demonio la nota.

Sin embargo, una cosa son los riesgos que hay en un despacho en vivo y otra es que al reportero nadie lo respete. Eso le pasó a este periodista que se encontraba en la calle y que recibió un insulto de un auto que iba pasando y a los segundos una mujer le toma el micrófono para decir una obsenidad al aire.

Por si esto fuera poco, de regreso en el estudio, los panelistas no podían aguantar la risa.

En Vivo