Quiso parecerse a Hulk y casi pierde los brazos

Romario Dos Santos se inyectaba aceite y alcohol lo que le provocó que sus músculos se solidificaran.

Romario Dos Santos, fisiculturista y ex guardaespaldas de 25 años quería tener un físico tan grande como el de Hulk pero al parecer lo quería de inmediato por lo que pidió alguna “fórmula mágica” en el gimnasio que entrenaba. La respuesta fue inyectarse Synthol, un compuesto de alcohol y aceite que casí lo ahce perder los brazos.

La sustancia que se inyectó le empezó a solidificar los músculos, a tal punto que las agujas normales no le servían. “Cuando vio lo que me sucedía, el médico me dijo que tendrían que amputarme los dos brazos. Mis músculos empezaron a solidificarse hasta tal punto que no podía inyectarme nada en los brazos. Eran como rocas. Me tuve que comprar agujas especiales usadas en toros para poder seguir inyectándome Synthol”, recuerda Dos Santos.

Incluso después de dejar de inyectarse la sustancia Romario sufría dolores terribles en los brazos y llegó a provocarle una insuficiencia renal. Ahora lleva dos años sin inyectarse nada pero sigue persiguiendo su sueño de ser culturista, aunque promete que lo hará de forma limpia.

Fuente: peru.com

En Vivo