¿Por qué nuestra luna no tiene su propio nombre? La NASA te lo explica

Otros planetas de nuestra galaxia también tienen lunas y cada una tiene su nombre propio, entonces ¿cuál es la razón por la que sólo llamamos luna al satélite natural de la Tierra?

Varios son los planetas de la Vía Láctea que tienen satélites naturales, por ejemplo, Júpiter tiene a Ganímedes, Ío, Calisto y Europa. En tanto, Saturno tiene a Mimas, Encélado, Tetis, Dione, Rea, Titán, Hiperión, Jápeto y Febe, entre muchas otras.

shutterstock_389825611

Como hemos visto, todas las lunas tienen su propio nombre, entonces ¿por qué el satélite natural de la Tierra no lo tiene?

De acuerdo a lo explicado por la NASA y publicado por Livescience, Luna era originalmente un nombre propio que se utilizó por cientos de años y que se usaba únicamente para referirse al satélite terrestre, porque aún no se conocía la existencia de otros astros.

Hasta que Galileo Galilei descubrió, en 1.610, que Júpiter también tenía lunas y eran tantas que fue necesario nombrarlas una por una para no confundirse. Es por eso que el término finalmente se convirtió en un sustantivo genérico para referirse a los satélites de todos los planetas, debido a sus características similares.

Desde la etimología, Luna proviene de la palabra griega “leukós” que significa “blanco brillante” y literalmente “la que ilumina”.

shutterstock_233380666

Fotografías: Shutterstock

pixel

En Vivo