Si osas llevarte una de estas rocas terminarás con una maldición encima

Como cualquier turista, nadie duda en tomar una de esas piedras y llevárselas de recuerdo, pero esto es lo que les ocurre.

En el Parque Nacional Bosque Petrificado de Arizona se puede ver una pila de rocas. Incluso a plena luz del día es un lugar extraño.

Entrada al Parque Nacional Bosque Petrificado de Arizona

Todo el piso está recubierto de lo que simple vista son pedazos de madera. Pero no es madera, sino piedras. Como cualquier turista, nadie duda en tomar una de esas piedras y llevárselas de recuerdo. Lo extraño es que son varios los que las devuelven.

Parque Nacional Bosque Petrificado de Arizona

Estas piedras son los fósiles de árboles que cayeron hace más de 200 millones de años. En vez de pudrirse, las células de la corteza y la madera, absorben lentamente minerales de amatista de color púrpura, amarillo citrino y cuarzo ahumado. Así se crea una réplica perfecta del árbol, pero hecha en roca.

Árbol petrificado

El corte de madera petrificada en terrenos del parque ha sido estrictamente prohibido durante años. Se castiga con multas y grandes carteles, cerca de las salidas del parque, amenazan con inspeccionar vehículos.

Hasta hace poco tiempo, una exhibición en el centro de visitantes advirtió que las rocas estaban desapareciendo a un ritmo de doce toneladas por año, lo que significa que pronto no quedaría nada para las generaciones futuras. Sin embargo los fósiles han comenzado a volver.

Troncos fosilizados

Todo esto es por una maldición que afectaría a cualquier persona que se lleve la madera petrificada. La maldición respondería a una profecía mineralógica: las personas atribuyen contratiempos posteriores a tomar las rocas, y las devuelven por correo tan pronto como pueden.

La dirección del parque ha recibido más de 1.200 cartas, la mayor parte anónimas, acompañadas de los fragmentos de roca sustraídos.

Pincha acá para leer la nota completa.

En Vivo