Joven vivió horas de terror tras insólito ataque de celos de su ex pareja

La pareja, quienes se conocieron en 2013, vivieron un intenso romance hasta 2014, cuando nació la hija de ambos y él se aterrorizó con la noticia. 

Bethany Ledgar, de 18 años, fue golpeada y pateada por su ex pareja, Jake Worsley, de 19 años, a raíz de sus enfermizos celos. Además, durante el ataque que duró cerca de cuatro horas, el hombre le quitó la ropa interior y la lanzó a la calle.

“Yo pensé que moriría. Jake me tuvo encerrada por cuatro horas y me aterrorizó arrancando mis joyas y mi ropa interior. Me golpeó y me pateó tan fuerte que pensé que iba a perder la conciencia, incluso utilizó unas zapatillas que él ama para estampar sus huellas en mi espalda”, contó la joven a The Sun.

ethany-2_2871061a

La horrible situación ocurrió luego de que Bethany dejara a su hija Lola en la casa de la madre de Jake para salir. Él, al enterarse, se puso furioso y fue corriendo hasta la vivienda de su mamá para esperar a la chica, reaccionando violentamente cuando la vio, arrastrándola hacia el interior y ordenándole que no se moviera.

“Jake me estaba pidiendo otra oportunidad y me decía que me amaba. Cuando me negué, él me arrastró hacia el interior de la casa y me lanzó sobre un sillón, ordenándome que no me moviera. Me dijo que si lo hacía, iría a buscar a Lola, quien estaba durmiendo en el segundo piso de la casa”, detalló la muchacha.

Jake, además, la obligó a sentarse lejos de la puerta para que no escapara y que usara el sofá si es que quería ir al baño.

Durante el calvario, el sujeto golpeó a Bethany con manos y pies, le arrancó su collar y cinturón. Sólo cuando ella le aseguró que no iría a la policía a denunciarlo, el joven decidió terminar con la violencia y escapar de la casa.

ug-2_2871127a

A raíz de la agresión, el sujeto fue capturado y encarcelado por dos años y medio, además tiene una orden de restricción contra la chica durante diez años. La joven, en tanto, fue tratada en un hospital de Cheshire, Inglaterra, por las lesiones producto de los golpes.

La pareja se había conocido por un amigos en común en el verano de 2013, pero cuando nació la hija de ambos, en 2014, todo se derrumbó. Jake se horrorizó con la noticia, pero ella estaba feliz, hasta el punto que no la acompañó al parto, pese a que fue una cesárea de emergencia, lo que fue perdonado por la chica porque estaba demasiado feliz.

bethany-3_2871060a

En Vivo