Actriz porno revela cómo su vida se transformó en un infierno tras dejar el cine para adultos

Pese a que abandonó la industria hace cuatro años, Bree no ha podido superar las duras consecuencias que le ha traído su decisión en lo personal y laboral. 

A finales de marzo, “Real Women Real Stories” publicó un vídeo qué sacudió a más de alguien, especialmente a las actrices de la industria pornográfica.

En el registro, Bree Olson explicaba la dura realidad que había experimentado en su vida diaria después de abandonar el oficio en 2011, tanto en el trato con las personas como en la búsqueda de nuevas oportunidades.

“La gente me trata como si fuese una pedófila, no me tratan como si fuese una antigua trabajadora del sexo, sino como si hiciese daño a los niños”, narró entre lágrimas Bree.

Con este registro, Bree sacó a la luz el drama que viven las personas que deciden cambiar de empleo, especialmente por la percepción social que se tiene sobre este oficio.

“Cuando salgo a la calle es como si tuviese la palabra ‘zorra’ escrita en mi frente”, explica la actriz en el testimonial, agregando que “todas las cosas feas que la gente me dice en internet… así es como me siento cuando salgo a la calle”.

Algunos conocen a la actriz por ser una de las mujeres que frecuentaba la casa de Charlie Sheen durante sus años de descontrol, mientras que otros automáticamente la asocian a la industria pornográfica, lo que ha hecho aún más compleja su vida.

Bree-Charlie-Sheen-640x370

“He llegado al punto en el que hay veces que paso días o semanas sin salir de casa, porque no me apetece enfrentarme al mundo. Me decepciona encontrarme con un amigo y darme cuenta que ya no quiere serlo. Es más fácil quedarme en casa”, apunta Bree sobre las escasas relaciones sociales que mantiene.

Pese que la mujer ganaba unos 20 mil dólares a la semana, decidió dejar el dinero atrás con tal que su imagen dejara de ser explotada, puesto que esa es otra de las dificultades de dejar el porno. Hoy en día es prácticamente imposible borrar por completo cualquier rastro de la web.

Ante esto, el sueño de Bree parece imposible. La ex actriz para el cine de adultos sólo quiere que “la gente me tratase como si fuese una enfermera de Indiana, casada y con un niño. Así es como me gustaría que me tratasen, pero nunca ocurre”.

Aunque ella no es una enfermera, el serlo es casi imposible, puesto que el desprecio no sólo afecta su cotidianidad, sino también sus posibilidades de encontrar trabajo. Muchos son los casos que abundan alrededor del mundo de profesores o ejecutivas que son despedidas por tener una doble alternativa laboral en la pornografía.

CX3Aw2nUAAA1kzr

Por lo mismo, Bree apunta que “le mando un mensaje muy importante a las jóvenes: no hagan porno. Aunque quieras abrazar tu sexualidad y decir ‘puedo hacer lo que quiera con mi cuerpo’ vas a tener toda una vida de mierda por delante”.

“Nunca podrás trabajar con niños después del porno, nunca puedes trabajar en medicina después de hacerlo. Son cosas en las que los adolescentes no reparan. No merece la pena por cómo la gente te va a tratar durante el resto de tu vida”, agrega Bree, quien actualmente tiene 29 años y abandonó la industria a los 24.

En Vivo