Denunció con un desgarrador testimonio los abusos de su padre y su madre lo defiende por esta razón

A través de una valiente publicación Micaela denunció a su progenitor, recibiendo el apoyo de miles, menos de la persona que cualquiera consideraría la más importante de la vida: su madre.

A simple vista Micaela, a sus 17 años, es como cualquier otra adolescente de su edad. Sin embargo, vive un drama desgarrador a raíz de los abusos que sufrió por parte de su padre desde que tenía cuatro años.

“Para los que no me conocen: me llamo Micaela, tengo 17 años y soy de Argentina, Buenos Aires. Como muchos de ustedes soy también una sobreviviente de abuso sexual infantil por parte de mi padre. Empezó cuando tenía 4 años más o menos, con algo tan inocente como es un oso de peluche”, así comienza el estremecedor relato de la joven.

“Él tenía un gorila de peluche y yo una osita y me decía que eran novios y que él me iba a enseñar cómo había que jugar. Chicho se llamaba el gorila y Corazón mi osita. Era chiquitita pero me acuerdo”, prosigue escribiendo Micaela.

La adolescente contó que su progenitor, identificado como Ángel Rodríguez, acostumbraba a entrar a su cuarto, cerraba la muerta y la manoseaba. Durante muchas oportunidades, incluso, la obligó a participar de chats pornográficos.

Todo esto durante 12 años, hasta que Micaela dejó de verlo a los 16 años y 12 meses después se animó a denunciarlo con el fin de que ayudar a otras víctimas que pasaron por la misma situación.

“Tiré mil veces a Chicho (el gorila) con la esperanza de que ahí todo iba a terminar. Era tan inocente. Hasta el año pasado no había hecho público todo esto, tenía miedo de que me juzgaran, no sé… ahora ya no. Hace un tiempo una persona me dijo que con mis cartelitos o hablando del tema no ayudaba en nada, tal vez tenga razón. Pero ¿saben qué? con 17 años no puedo ayudar como quisiera, sólo puedo decirles a todos los sobrevivientes que NO se callen”, manifestó Micaela en un perfil de Facebook que creo especialmente para inspirar a otras víctimas a denunciar los abusos que sufren.

Sumado al dolor del abuso, la joven argentina ha tenido que sufrir una nueva decepción, puesto que su madre no la ha apoyado, pese a que se separó del abusador hace un tiempo.

0014539320

La explicación de la mujer es que Rodríguez “es el sostén económico de la familia”, puesto que ella no tiene trabajo y, además de Micaela, tiene un hijo de siete años. Además, la progenitora de la menor se enteró demasiado tarde del calvario de su hija y nunca lo quiso contar por miedo.

Esto no ha ayudado a mejorar los ataques de pánico, la ansiedad y la depresión que atraviesa actualmente Micaela a raíz de los abusos del sujeto.

“Ángel Rodríguez, el nombre de mi progenitor, escondí varias veces su rostro y nunca dije su nombre. A la persona que abusó sexualmente de mí por años las veces que quiso: a vos, “papá”, que leés todo lo que publico acá, espero que también leas esto! Vos y tu abogado merecen caer en el mismo infierno, vos mismo dijiste ‘ya demasiado gasté en abogados’, me imagino. No te obligo a que me pagues las pastillas para los ataques de pánico, ansiedad, depresión y qué se yo, no necesito tu plata y si tengo que dejar las pastillas está bien, porque el problema sos vos, no la ‘depresión'”, expresó al respecto la adolescente.

Afortunadamente, el colegio de Micaela ha apoyado su causa hasta el final. Con su ayuda la chica se atrevió a crear el perfil de Facebook en que recibe comentarios alentadores de otras personas que la llaman a seguir adelante.

Junto con su activismo en la red social, la joven argentina posee un blog llamado “Por una infancia sin dolor”, en el que publica poesías y otros escritos, con el fin de canalizar su dolor que, al mismo tiempo, la ha ayudado a sostener una lucha para todos los chicos que han vivido el mismo calvario que ella.

En Vivo