La imagen de este famoso mono le arruinó la vida al fotógrafo que dice ser dueño de ella

Dave Slater lamenta las numerosas pérdidas económicas tras publicar la famosa fotografía que buscaba revelar la cruda realidad de estos animales.

Sin lugar a dudas la fotografía es uno de los artes que ha surgido en el último tiempo. Si en épocas pasadas la escultura y la pintura marcaban las tendencias, actualmente la fotografía se ganó un espacio dentro de aquellas profesiones admiradas por su desarrollo artístico. Y es que no es fácil encontrar el ángulo perfecto, además de la luminosidad adecuada para disparar la cámara y retratar ese momento único que a muchos se les escapa.

Quizás el mundo de la fotografía hoy en día vive un momento bastante particular. A pesar de que sus trabajos son más admirados que en otros tiempos y que gracias a los avances tecnológicos poseen distintas variantes para desarrollar su profesión, el aumento de fotógrafos ‘aficionados’ les elevó la competencia. Si a éso se le suman las diversas problemáticas para proteger la propiedad intelectual, el éxito es cada vez más difícil de alcanzar.

selgiemonkey

El caso de Dave Slater es un ejemplo de aquello. El fotógrafo reconocido por la “monkey selfie”, una de las imágenes más populares de la Red con  50 millones de descargas, lo está pasando bastante mal. Según cuenta RT,  la famosa fotografía le ha traído más problemas que efectos positivos:

“He gastado miles y miles de libras en abogados, estoy perdiendo ingresos y me está deprimiendo. Cuando pienso en toda la situación, realmente no creo que valga la pena. Todo lo que hice para tratar de destacar la difícil situación de los monos ha destruido mi vida privada. Mi vida está arruinada”, lamenta Slater desde su casa en Chepstow en entrevista para The Telegraph.

Todo comenzó cuando Wikipedia y el portal web de tecnología Techdirt realizaron publicaciones sobre el tema sin su permiso. Las plataformas señalaron que las imágenes deberían ser del dominio público, ya que el macaco fue el verdadero creador de las fotos y un animal no puede ser dueño de propiedad intelectual. Al ser subidas a Wikimedia Commons las imágenes podían ser descargadas de modo libre, lo que conllevó unas grandes pérdidas económicas para Slater, que acabó demandando a Wikipedia.

El fotógrafo comentó que su inversión para lograr la fotografía fue alta, ya que debió gastar sus recursos en el viaje, la estadía y debió encontrar el momento indicado para realizar la fotografía. De acuerdo a sus declaraciones “no buscaba ganar mucho dinero, solo quería un salario justo por mi trabajo, algo para dejarle a mi hija”.

Hasta la PETA, organización que se dedica a la protección animal, ha intentado desacreditar al fotógrafo y ‘defender’ al mono. Slater ha pensado seriamente en el retiro luego de los inconvenientes, pero a pesar de todo sus conclusiones son positivas acotando que “ha valido la pena, porque esa foto es lo mejor que le ha pasado a esos monos. Sin toda la atención, probablemente estarían extintos ahora como especie. Los nativos solían asarlos y comérselos. Ahora los aman y los llaman ‘monkey selfies'”.

¿Qué te parece la polémica? Cuéntanos en los comentarios.

Fotos: Wikipedia/Giphy

pixel

En Vivo