La razón por la que se acabó la promoción “30 minutos o es gratis” en las pizzerías

La promoción que muchas pizzerías hicieron comenzó en 1979, pero en 1993 se dejó de practicar en los Estados Unidos y otros países del mundo.

Hace algunos años, cuando pedíamos pizza a domicilio en la gran mayoría de las cadenas había una promesa que se debía cumplir con el cliente: “llega en 30 minutos o es gratis”. Esa promesa ya no existe.

Todo partió en 1979, cuando Domino’s Pizza comenzó a ofrecer una garantía sobre la velocidad de su entrega, algo totalmente innovador en el sector.

Bajo esta premisa, el cliente siempre ganaba. Si recibía la pizza más tarde se la llevaba gratis, aunque no estuviese tan caliente ni fresca como queríamos.

Una serie de sucesos hicieron que la compañía dejara de lado esta “promoción”. En 1992, tuvieron que pagar 2,8 millones de dólares como indemnización a la familia de una mujer fallecida en Indiana. Susan Noonan Wauchop, de 41 años, murió cuando un vehículo repartidor chocó contra su camioneta cerca de la frontera entre Indiana y Michigan, un accidente donde también acabaron heridos tres de sus hijos y un amigo, cuenta Gizmodo.

En 1993 sería el fin de los “30 minutos o es gratis”. Una mujer de 49 años acabó gravemente herida y otra persona murió cuando su automóvil fue golpeado por un repartidor. La mujer ganó una demanda por 80 millones de dólares, aunque finalmente aceptó un pago de 15 millones de dólares.

En una conferencia de prensa, el propietario de la pizzería, Thomas S. Monaghan, dijo que la oferta se retiraba en un intento por combatir la “percepción pública de conducción imprudente y temeraria” de sus conductores.

La fórmula fue exitosa durante años y muchos la imitaron. Hoy las empresas prefieren resguardar a sus conductores y a los automovilistas que es mucho más valioso que entregar una pizza en 30 minutos.

Fotos: Shutterstock

En Vivo