La peor excusa: pasó todo el día en la cárcel porque no quería ir a trabajar

Un tipo en Florida, Estados Unidos, inventó un robo para faltar al trabajo. Los policías descubrieron que mentía y lo dejaron tras las rejas.

A todos les pasa que hay días que no quieren ir a trabajar. Algunos buscan excusas como, por ejemplo, que se despertaron enfermos, tienen que ir al banco o se les murió un familiar.

Todas excusas que más de alguna vez han funcionado. Pero un hombre de Florida, Estados Unidos, ideó la peor al punto que terminó preso.

Se trata de Brian Anderson, de 32 años, que no encontró nada mejor que inventar un robo. Llamó al 911 asegurando que unos “sospechosos habían tomado su dinero, su collar y su celular”.

La Policía de Condado de Polk respondió de inmediato a la emergencia y llegaron al lugar en que se encontraba el sujeto. Al preguntarle detalles de lo ocurrido se percataron que Anderson estaba mintiendo y que nada de lo que decía era cierto.

El tipo finalmente confesó que todo era invento suyo para evitar ir a trabajar. Anderson terminó tras las rejas acusado de “mal uso de 911 y dar información falsa”.

Aunque finalmente el hombre logró su objetivo de no ir a trabajar, seguramente nunca imaginó que terminaría en una celda. Ahora pensará dos veces antes de inventar una excusa para faltar al trabajo.

Fotos: Policía de Condado de Polk/Shutterstock

pixel

En Vivo