Las pruebas contra la madre de Ámbar Cornejo que la ubican en el lugar del crimen

Denisse Llanos será formalizada hoy por el delito de parricidio. La fiscal a cargo del caso dijo que ahora tienen antecedentes para decir “que ella tiene un grado de participación en este delito”.

Denisse Llanos aseguró en repetidas ocasiones, cuando el resto de la familia y la comunidad todavía tenían esperanzas de encontrarla con vida, que no sabía nada sobre el paradero de su hija Ámbar Cornejo. Posteriormente, la mujer acusó del homicidio a su pareja, Hugo Bustamante, el principal imputado del crimen, y afirmó que había callado por miedo. Según ella, el hombre la tenía amenazada, pero además descartó complemente su participación en el asesinato y ocultación del cuerpo de la adolescente.

Sin embargo, los antecedentes que maneja la fiscalía dicen otra cosa. Llanos, que permanecía internada en el sanatorio El Salvador de Playa Ancha, en Valparaíso, fue detenida la tarde de este jueves por la PDI y hoy será formalizada en el Tribunal de Garantía de Villa Alemana por el delito de parricidio, en base a una serie de evidencias que la ubican en el sitio del suceso en dos momentos claves.

Llanos habría estado en dos escenas del crimen de su hija. La mañana del homicidio de Ámbar, el 29 de julio, en el domicilio que compartía con Bustamante. Y un día después, en los hechos relacionados con el ocultamiento del cuerpo, bajo el piso de la casa, según pudo establecer la Brigada de Homicidios de la PDI, de acuerdo a información consignada por El Mercurio.

El Ministerio Público pedirá la prisión preventiva de la mujer. Es que la fiscal a cargo del caso, María José Bowen, dijo que ahora tienen antecedentes para decir, “objetivamente y se manera seria, que ella tiene un grado de participación en este delito”.

Cera y celular

Según antecedentes preliminares, la mujer habría comprado la cera que utilizó Hugo Bustamante para ocultar el cuerpo de Ámbar bajo la casa que ambos compartían en la ciudad de la región de Valparaíso.

Además, distintas cámaras de seguridad habrían permitido corroborar incongruencias en el relato de Llanos a la policía, luego que ésta descartara haber estado en el domicilio al momento de cometerse el crimen.

Por otra parte, según publica el mismo medio nacional, la Policía de Investigaciones logró ubicar el celular de la menor en el domicilio de Llanos y Bustamante.

El teléfono móvil, clave en la investigación, fue hallado escondido en el techo de la casa, envuelto en papel de aluminio y con marcas de quemaduras que aún son periciadas.

“Se logró comprobar su presencia en el sitio del suceso y su participación tanto en los actos preparatorios como posteriores a la desaparición y muerte de Ámbar”, dijo Eric Martínez, jefe de la Brigada de Homicidios de la PDI de Valparaíso.

Foto: Captura de video.

En Vivo