Científicos advierten que el hielo de la Tierra se está derritiendo a un ritmo récord

La principal consecuencia será el aumento del nivel del mar, que será un problema muy serio para una multitud de comunidades costeras durante este siglo.

Investigadores de la Universidad de Leeds advirtieron esta semana que el hielo de la Tierra se está derritiendo a un ritmo récord. “A pesar de que todas y cada una de las regiones del planeta que hemos estudiado han perdido hielo, la Antártida y Groenlandia son las que más se han acelerado, de largo”, revelaron en el estudio.

El doctor Thomas Slater, autor principal de la investigación, explicó: “Las capas de hielo de la Tierra, en este momento, se están ajustando a las peores predicciones y modelos propuestos por el IPCC. La principal consecuencia será el aumento del nivel del mar, que será un problema muy serio para multitud de comunidades costeras durante este siglo”.

La pérdida de hielo, exponen los investigadores, ha sido provocada por el calentamiento de la atmósfera y de los océanos. Dicho aumento de temperatura se sitúa en los 0,26 °C para la atmósfera y 0,12 °C para los océanos cada década desde 1980. De todos modos, aunque el calentamiento de los mares no es un problema minúsculo, el principal responsable es el aumento de temperatura de la atmósfera, cuya contribución a la pérdida de hielo se sitúa en el 68%.

Este trabajo científico se ha dedicado a estudiar con detenimiento 215.000 glaciares de montaña alrededor del planeta, además de las capas de hielo en la Antártida y Groenlandia, así como las grandes masas de agua helada a la deriva cerca de los casquetes polares. Según los datos proporcionados por el estudio, los polos sufrieron la mayor pérdida de hielo: 7,6 trillones de toneladas en el Ártico y 6,5 trillones de toneladas en la Antártida, recoge El Confidencial. 

Otro problema es que la pérdida de hielo no solo contribuye al aumento del nivel del mar, sino a la pérdida de más hielo. Como explica otra de las autoras del estudio, la doctora Isobel Lawrence: “Una de las principales funciones del hielo ártico (y antártico) es reflejar la radiación solar de vuelta al espacio, lo que ayuda a mantener las temperaturas bajas. A medida que disminuye la capa de agua helada, más energía solar se absorbe por parte del océano y la atmósfera, haciendo que los polos se calienten más rápido que cualquier otro lugar del planeta”.

Foto: Shutterstock

En Vivo