Uno de los ladrones que asaltó a Kim Kardashian en París publica un libro sobre el violento robo

La influencer fue abordada y maniatada en la habitación de su hotel, desde donde le robaron 10 millones de dólares en joyas.

El robo que sufrió Kim Kardashian en 2016 en un hotel de París fue uno de los peores momentos en la vida de la influencer. La empresaria, que estaba de viaje con algunas de sus hermanas, fue atracada en plena madrugada mientras dormía, maniatada y atemorizada por un grupo de ladrones que se llevaron 10 millones de dólares en joyas.

Lo que ocurrió aquella noche en el Hotel de Pourtalès de la capital francesa es digno de cualquier película de terror. La empresaria dormía cuando escuchó unos ruidos en su cuarto. A continuación, cinco hombres ataviados como si fuesen agentes de policía la maniataron, la introdujeron en la bañera y a punta de pistola le pidieron que les revelara dónde escondía sus joyas.

El atraco causó conmoción cuando salió a la luz y Kim tuvo que recibir tratamiento psicológico por el shock postraumático que le causó. Es más, la reina de las redes sociales también despidió y, más tarde, denunció a uno de sus guardaespaldas por no ejercer bien el trabajo de protegerla.

Los ladrones consiguieron huir del hotel con un botín de 10 millones de dólares en joyas. Sin embargo, gracias a las investigaciones policiales y a las pistas obtenidas en el mercado negro, se pudo llegar a los delincuentes y detenerlos.

Lo más increíble es que ahora uno de los ladrones escribió un libro sobre el atraco. “Yo secuestré a Kim” es el título de la publicación, que saldrá a la venta el próximo 4 de febrero, firmada por Yunice Abbas, de profesión, ladrón.

El delincuente escribió la historia ridiculizando a la modelo con la revelación de su reacción en aquellos momentos en los que tanto ella como su secretaria, que también estaba en la habitación, temieron por su vida.

Según Muy Fan, uno de los puntos que destaca Abbas es que Kim y su asistente intentaron varias veces llamar al número de emergencias en Estados Unidos sin darse cuenta que desde Francia aquello era inservible.

“Obstinadamente, nuestras dos bellas protagonistas intentaron llamar al 911… el número de emergencia de Estados Unidos. No es muy eficiente cuando estás en París”, cuenta en una de las páginas. Además, confiesa que la celebridad no pasó tanto miedo como ha contado y que al final, cuando vio que su vida no corría peligro, facilitó las cosas a los atracadores.

Una de las curiosidades de la noche fue que Abbas acabó llevándose el móvil de Kim y que justo cuando estaban escapando, después de que la policía fuera avisada, el teléfono sonó. ¿Quién estaba al otro lado? Nada menos la cantante Tracy Chapman.

“Justo en el momento en que me estaba cruzando con una patrulla de la policía que exploraba el vecindario, me sobresalté al escuchar un extrañísimo sonido: su tono de llamada”, relata y añade: “Frente a mis ojos incrédulos, apareció un nombre en la pantalla mientras esta se iluminaba. ‘No puede ser; debo estar imaginándolo”.

Otro de los puntos que revela Abbas es el modus operandi de la banda, quienes usaron a un grupo de ancianos para que inspeccionasen el hotel antes de la llegada de Kardashian: “¿Qué puede ser menos sospechoso que los señores mayores, tan pacíficos como anónimos, para recopilar el máximo de información del escenario del robo?”.

Lo llamativo de esta revelación es que el ladrón aún está pendiente de juicio para esclarecerse si estuvo implicado o no en el robo que ahora detalla al milímetro en este libro.

Foto: Shutterstock.

En Vivo