45 años del día en que Pinochet hizo estallar una bomba en Washington para asesinar a Letelier

El atentado a Orlando Letelier fue el peor acto de terrorismo internacional que tuvo lugar antes el 11/9 en tierras estadounidenses. En su momento el secretario de Estado, George Shultz, calificó el rol del dictador chileno como “un ejemplo descarado del involucramiento directo de un jefe de estado en un acto de terrorismo”.

“En una clara mañana de septiembre de 1976, Orlando Letelier, un influyente ex embajador chileno en Estados Unidos, yacía muerto y mutilado en Sheridan Circle, en la Embassy Row de Washington, después de que una bomba a control remoto hiciera volar en pedazos el automóvil en que viajaba”.

Así comienza el primer capítulo de “Operación Cóndor”, libro del periodista John Dinges que habla del terrorismo internacional que idearon los dictadores latinoamericanos en la década del 70 para eliminar a sus opositores que se encontraban fuera de sus fronteras.

Este 21 de septiembre se cumplen 45 años del atentado que le costó la vida a Letelier y a su secretaria Ronni Moffitt y que significó el primer acto terrorista en tierras norteamericanas antes del 11 de septiembre de 2001.

Este hecho fue el comienzo del fin del apoyo de Estados Unidos a la dictadura de Augusto Pinochet. Tanto así que el dictador tuvo que disolver la DINA, como una forma de evitar que Manuel Contreras se convirtiera en el trofeo de guerra que Estados Unidos estaba pidiendo vía la extradición.

El atentado fue el detonante para que Estados Unidos, en ese entonces bajo la administración de Jimmy Carter, impusiera sanciones a la dictadura chilena, lo que se expresó en prohibición expresa de venta de armas y nuevos préstamos de organismos financieros.

Ello porque lo ocurrido en Washington, a solo cuadras de la Casa Blanca, dejaba de manifiesto la libertad con la que operaba Pinochet y su poder de eliminar a sus opositores más allá de las fronteras chilenas, incluso perpetuando un atentado terrorista en la capital de la nación más poderosa del mundo.

Mientras el norteamericano Michael Townley y el militar chileno Armando Fernández Larios, autores materiales del atentado, se acogieron a un programa especial de testigos del gobierno de EE.UU., en 1995 la Corte Suprema condenó Contreras y al brigadier Pedro Espinoza, ambos de la plana mayor de la DINA, como autores intelectuales del asesinato de Orlando Letelier.

En 2015 el Departamento de Estado de EE.UU. desclasificó documentos que por décadas fueron considerados “Top Secret” y en la que se establece que CIA tiene “evidencia convincente” de que Pinochet “ordenó personalmente” a Contreras asesinar a Letelier en Washington.

Pese a que el secretario de Estado, George Shultz, calificó en su momento el rol de Pinochet como “un ejemplo descarado del involucramiento directo de un jefe de estado en un acto de terrorismo”, finalmente Estados Unidos desestimó extraditar al dictador chileno.

Fotos: Wikipedia/Shutterstock

En Vivo