Bolsonaro se retracta sobre el uso de la cloroquina: “Por lo menos no maté a nadie”

El mandatario brasileño ha sido uno de los líderes mundiales más escépticos respecto a la peligrosidad de la pandemia.

Desde el inicio de la pandemia del coronavirus, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ha sido uno de los líderes mundiales más escépticos respecto a la peligrosidad de la enfermedad.

En varias ocasiones ha tenido un discurso desafiante, intentando bajarle el perfil a la situación, a pesar de que su país es uno de los más afectados con la pandemia.

Incluso desestimó las vacunas que se estaban desarrollando para combatir el virus e instó a usar la cloroquina como tratamiento para los pacientes con Covid-19.

La cloroquina es un fármaco que se utiliza en el tratamiento o prevención de la malaria, así como en el de determinadas enfermedades autoinmunes, como la artritis reumatoide o el lupus eritematoso sistémico, pero nunca para combatir el coronavirus.

Más de un año desde el inicio de la pandemia, el mandatario brasilero se retractó por primera vez sobre las bondades de este fármaco y dijo que “por lo menos no maté a nadie”.

“Puede que allá al frente digan que la opción (de la cloroquina) es cero, que es un placebo. Todo bien, paciencia, me disculpa, chao, por lo menos no maté a nadie”, dijo durante la alocución en vivo que realiza semanalmente por las redes sociales.

Brasil ha sido uno de los países más golpeados por la pandemia y hasta la fecha suma 9.3 millones de infectados y más de 228 mil fallecidos, siendo el país sudamericano con más casos positivos y el tercero a nivel mundial, después de Estados Unidos e India.

Muchos apuntan a la mala gestión y al negacionismo de Bolsonaro por la crisis sanitaria que atraviesa Brasil. Incluso su defensa de la cloroquina le costó el puesto a dos de sus ministros de salud.

Foto: Shutterstock

En Vivo