Acusan posible ilegalidad por afiche electoral de Christian Pino junto a la ministra Rubilar

La titular del Ministerio de Desarrollo Social y Familia aparece en una gigantografía instalada en Quilicura junto a su pareja, quien postula al cargo de diputado, lo que es visto como una eventual falta a la probidad al ser una funcionaria de gobierno. Esto se suma al informe que Controlaría pidió a La Moneda tras la denuncia de uso de recursos públicos por parte de la secretaria de Estado.

En octubre pasado la Controlaría General de la República pidió un informe al Ministerio de Desarrollo Social y Familia tras la denuncia por parte de funcionarios de que la jefa de esa cartera, Karla Rubilar, estaba utilizando recursos públicos para favorecer la campaña de su pareja, el periodista Christian Pino.

Esto a raíz de un reportaje de Canal 13 que denunció presuntas faltas de probidad y mal uso de recursos públicos en beneficio de la campaña electoral de Pino, quien está postulando al cargo de diputado en distrito 8, por el partido Renovación Nacional (RN).

Ahora se sumó otra polémica que tiene en la mira nuevamente a Rubilar. Se trata de una gigantografía ubicada en la comuna de Quilicura en la que aparece Pino junto a la secretaria de Estado.

La situación fue expuesta por usuarios a través de las redes sociales. “Rubilar -siendo ministra de Estado- aparece en la propaganda electoral de su pareja, indecencia nivel gobierno de Piñera”, escribió un usuario que compartió la imagen.

Según ha expresado la Controlaría en ocasiones anteriores, el artículo 53 de la Constitución expresa “el recto y correcto ejercicio del poder público por parte de las autoridades administrativas; en lo razonable e imparcial de sus decisiones; en la rectitud de ejecución de las normas, planes, programas y acciones; en la integridad ética y profesional de la administración de los recursos públicos que se gestionan; en la expedición en el cumplimiento de sus funciones legales, y en el acceso ciudadano a la información administrativa, en conformidad a la ley.”.

En ese sentido, “el funcionario público, en el desempeño de su cargo público, no puede realizar actividades ajenas al mismo, como son las de carácter político, ni tampoco valerse de ese empleo para favorecer o perjudicar a determinada candidatura, tendencia o partido político”.

Cabe recordar que Rubilar es la segunda autoridad de este Gobierno que ha sido acusado de faltas a la probidad respecto al periodo electoral.

El pasado 20 de octubre, diputados de la Democracia Cristiana ingresaron un oficio para que la Contraloría fiscalice al subsecretario del Interior, Juan Francisco Galli, acusándolo de intervencionismo electoral.

Según el documento firmado por Gabriel Ascencio y Gabriel Silber, la autoridad de gobierno manifestó “una opinión de carácter político” en contra de candidatos “en periodo de campaña”.

Esto, luego de que Galli culpara a los candidatos presidenciales Gabriel Boric (Apruebo Dignidad) y Yasna Provoste (Unidad Constituyente) de los hechos de violencia ocurridos el pasado 18 de octubre.

Algo que el subsecretario del Interior volvió a realizar esta semana al cuestionar el programa de gobierno del candidato de Apruebo Dignidad.

Aunque Galli reconoció que al Ejecutivo no le corresponde manifestarse sobre este tipo de planes, sí dio su parecer sobre materia policial. Pese a que las propuestas son para un futuro gobierno, la autoridad cuestionó, por ejemplo, que refundar las policías “va a tener impacto directo” en el trabajo que desarrollan hoy.

Fotos: Flickr/Shutterstock

En Vivo