“Basta de humillación”: Critican al Senado por no facilitar espacios a la Convención

Constituyentes acusan hacinamiento y que están trabajando “en condiciones completamente inhumanas”, por lo que pidieron a la Cámara Alta que habilite las oficinas vacías que tiene en Santiago.

Desde el primer día en que se tenía que inaugurar el inicio de la Convención Constitucional, los convencionales han tenido problemas para realizar su trabajo para redactar la nueva Carta Magna.

El 5 de julio la presidenta de la Convención, Elisa Loncon, debió suspender la primera sesión a raíz de los problemas técnicos que presentó el ex Congreso Nacional y que hicieron imposible el trabajo de los convencionales.

A más de cuatro meses de instalado el órgano redactor, los convencionales han acusado una serie de dificultades que han debido sortear por sus propios medios o gracia a la ayuda de otras instituciones, como por ejemplo la Universidad de Chile, que facilitó sus dependencias para que la Convención pudiera trabajar.

Aunque la mayoría de las críticas han ido dirigidas al Ejecutivo, partiendo por la figura del Secretario Ejecutivo que en cuatro meses el puesto ha sido ocupado por Francisco Encina, Catalina Parot y Matías Cox, los cuestionamientos también han sido para el Senado, institución de la que depende la Convención en materia de uso de espacios e infraestructura.

Precisamente por la falta de salas y espacios para trabajar es que se han alzado voces desde la Convención para que el Senado habilite las oficinas vacías que tiene en Santiago.

Uno de los más duros fue Benito Baranda, quien es conocido por mantener un bajo perfil y no entrar en polémicas. Sin embargo, en esta ocasión el convencional de Independientes No Neutrales no se guardó nada y tildó al Senado de “gigante egoísta”.

“Reitero mi llamado al gigante egoísta del Senado -que trabaja en Valparaíso y tiene oficinas vacías en Santiago- que por el bien de Chile ponga a disposición las salas que son propiedad de la ciudadanía”, dijo a través de su cuenta de Twitter.

El mensaje lo terminó con un contundente “ya basta de humillación para la
Convención”, dejando claro que no están conformes con el trato que han recibido desde los otros poderes del Estado.

Otra que también criticó la disponibilidad de espacios para realizar el trabajo fue la convencional Loreto Vidal, quien apuntó directamente a la presidenta del Senado, Ximena Rincón.

“Ella en este momento está en una situación de poder que debiera permitir que las cosas se hacen como se deben (…) Es absolutamente absurdo que tengamos que estar viviendo todos los días esta precariedad”, señaló.

Por su parte, Felipe Harboe afirmó que hay comisiones que están trabajando “en condiciones completamente inhumanas” y que debido al hacinamiento, “hay riesgo desde el punto de vista del contagio”.

“Yo entiendo que pueda ser un tema de plata, pero yo privilegiaría, si tenemos una premura que es sacar adelante una Constitución, rápidamente que se destinen algunos recursos para la habilitación de esas salas”, agregó.

El vicepresidente de la Convención, Jaime Bassa, aclaró que sí se están en conversaciones con el Senado para disponer de sus oficinas en Santiago.

“Hoy el problema no es de espacios, hoy el problema es de habilitación. Es un problema presupuestario”, afirmó.

Estas críticas se suman a las realizadas la semana pasada por los asesores de los convencionales, quienes acusan que no han recibido sueldo desde el inicio de la Convención.

Los denunciantes apuntaron al Ministerio Secretaría General de la Presidencia (Segpres), a cargo de Juan José Ossa, como responsable en el retraso de las remuneraciones.

Fotos: Flickr/Shutterstock

En Vivo