Casino de Viña dejó de percibir $1.600 millones en tickets: Contraloría apunta a subsidiaria de Enjoy

La Contraloría General de la República abrió un sumario por infracciones detectadas durante los años 2017 y 2018, periodo que aún estaba Virginia Reginato a cargo del municipio. Durante esos años el estimado de venta de entradas era de 439.641, sin embargo, solo se registraron 8.369.

Se dio a conocer otro caso de irregularidades durante la administración de Virginia Reginato en la Municipalidad de Viña del Mar. Esta vez tiene relación con el Casino Municipal de Viña y la venta de entradas.

La Contraloría General de la República abrió un sumario por infracciones detectadas en la concesión del Casino Municipal durante los años 2017 y 2018, periodo que aún estaba Reginato, según informa T13.

Según lo detectado por la entidad fiscalizadora, hay diferencias entre la venta de entradas y la recaudación de dinero entre enero de 2017 y julio de 2018.

Durante esos años el estimado de venta de tickets era de 439.641, sin embargo, solo se registraron 8.369 tickets vendidos por el municipio.

“El monto que el municipio pudo percibir por la venta de tickets debió ascender aproximadamente a $1.670.635.800, monto que dista considerablemente de la suma efectivamente percibida por ese ente edilicio por ese concepto, ascendente a $31.802.200”, señala el documento.

Contraloría apunta a la empresa AMC, subsidiaria de Enjoy S.A. a través de su filial Enjoy Gestión Ltda., quien celebró el contrato con AMC para administrar el casino.

Según señala La Tercera, a partir del año 2015, AMC se convirtió en una empresa subsidiaria de Enjoy S.A., y que era controlada en un 100%, de manera indirecta, por su filial Enjoy Gestión Ltda.

“El 31 de diciembre de ese año, los socios de AMC y Enjoy Gestión Ltda., celebraron un acuerdo en virtud del cual esa ex concesionaria cedía a Enjoy Gestión el control de la sociedad, como asimismo, el derecho a percibir la totalidad de los beneficios o utilidades que genere y/o distribuya la misma a contar de la fecha de ese acuerdo”, señalan las Memorias y estados financieros de Enjoy S.A

A las irregularidades en la recaudación de dinero por concepto de entradas, se suma una serie de incumplimientos de contrato, como es el retraso en la autorización del nombramiento del nuevo gerente general de la empresa por parte del municipio.

“Esta Entidad de Control instruirá un sumario administrativo a objeto de determinar las eventuales responsabilidades administrativas de los funcionarios que con su actuar u omisión, permitieron la ocurrencia de los hechos descritos”, sentencia el documento de Contraloría.

Sin embargo, desde la empresa responsabilizan a la municipalidad, en ese periodo al mando de Reginato, ya que el contrato de concesión municipal que data del año 2000 estipula que la venta de entradas “es de exclusiva responsabilidad de esa entidad edilicia, no teniendo nuestra compañía responsabilidad alguna al respecto”.

Por su parte, la actual alcaldesa de la Ciudad Jardín, Macarena Ripamonti, señaló que a las “pocas horas de haber asumido en julio, fuimos notificados por la Contraloría regional de una investigación en ese entonces secreta por incumplimientos graves del concesionario Antonio Martínez y del municipio de Viña del Mar relativo a la concesión del casino”.

Cabe recordar que estas irregularidades se suman a las reveladas por Ripamonti en la Corporación Municipal de Viña del Mar, donde denunció “crimen organizado” y que se encontraron con una verdadera “máquina para desfalcar”.

La autoridad reveló los primeros días de septiembre que el municipio tiene un déficit de casi $20 mil millones.

El sumario administrativo de Contraloría se conoce un día después de que se ampliara la querella contra Reginato por el caso de “horas extras”, donde se acusa a los implicados de montar una asociación ilícita para defraudar a las arcas fiscales del municipio mediante horas extras más allá de las físicamente posibles.

Fotos: Wikipedia/Shutterstock

En Vivo