Cuando nadie les creía: El día en que James Hamilton contó por primera vez los abusos de Karadima

“Algo se quebró en mí”, contó ante todo Chile en abril de 2010, lo que significó un duro golpe para la iglesia católica y que derivó en que el Papa Francisco lo expulsó del sacerdocio en 2018.

La mañana de este lunes se supo de la muerte de Fernando Karadima, el ex párroco de El Bosque que fue expulsado del sacerdocio por cometer delitos sexuales contra menores.

Tras una serie de diligencias judiciales, declaraciones y pruebas que confirmaron los abusos, el ahora ex sacerdote de la Parroquia de El Bosque, fue declarado culpable de abusos sexuales contra menores en 2011 y siete años después el Papa Francisco lo expulsó del sacerdocio.

Aunque en la actualidad no haya dudas de los abusos cometidos por Karadima, hace una década las víctimas debieron soportar los ataques y cuestionamientos de una parte de la sociedad que no les creía y los culpaba de ensuciar la imagen del por entonces líder religioso.

El caso se destapó tras un reportaje de Informe Especial de TVN, donde Juan Carlos Cruz y James Hamilton, dos de las víctimas de abusos sexuales de Karadima, relataron cómo fueron abusados por el párroco.

Uno de los testimonios que más impactó a la ciudadanía, fue el de Hamilton, quien contó sin tapujos las tocaciones que le realizó el cura.

“Yo quería conversar, ver qué pensaba él, si yo tenía vocación o no, y pensar si en algún momento podía irme al Seminario”, relata respecto a un día en que se quedó solo en compañía del párroco.

El médico cuenta que estaban sentados en un sofá frente al televisor viendo las noticias. Él, muy joven, consideraba una oportunidad única para hablar con su líder espiritual y saber si tenía vocación sacerdotal.

“Estábamos sentados al lado, me agarró la pierna, como un papá. Me da un toquecito, me apoyó la mano en los genitales. Yo ahí me borré”, dice visiblemente emocionado y al borde de las lágrimas.

Con la voz entrecortada, Hamilton revela que en ese momento se excitó y no sabía qué hacer o cómo comportarse ante esa situación nunca antes vivida por él.

“Me excité, no me había pasado nunca. Nunca me habían atraído los hombres, me encantaban las mujeres. En ese momento quedé helado, petrificado, no me podía mover”, relata en la entrevista.

“Empezó a masturbarme y tuve un orgasmo. Ahí algo se quebró en mí”, agrega.

Este testimonio, junto al de Carlos Cruz y José Andrés Murillo, resultaron ser claves y significaron un terremoto para la iglesia católica chilena. Aunque en su momento hubo sectores e incluso parlamentarios que defendieron a Karadima, los antecedentes y testimonios hicieron caer al que hasta ese momento era considerado una figura gravitante para en un sector de la elite chilena.

A más de una década de ese estremecedor testimonio y tras conocer la noticia de su fallecimiento, las tres víctimas de Karadima emitieron un comunicado señalando que era “un eslabón más en esta cultura de perversión y encubrimiento en la iglesia”.

“Nosotros estamos en paz y solo nos mueve seguir luchando para que estos crímenes no vuelvan a pasar y por tantas personas que lo han vivido y que no tienen justicia”, concluye el texto.

Cabe recordar que Karadima nunca recibió castigo por parte de la justicia ordinaria, ya que se determinó que sus delitos estaban prescritos.

Fotos: Captura de video TVN

En Vivo