Desde los camioneros a Lollapalooza: Las “vocerías” de La Moneda donde el gobierno rompió la neutralidad

El gobierno de Sebastián Piñera ha dado claras señales de que no se mantendrá neutral ante las elecciones presidenciales. Ha prestado “la casa de todos” para que se realicen “defensas corporativas” que vayan en favor del candidato José Antonio Kast, pese a que Controlaría ya advirtió a algunas autoridades para que se abstengan de emitir opiniones. El último caso fue a raíz del festival Lollapalooza, donde el Ejecutivo aprovechó de atacar a la alcaldesa comunista, Irací Hassler.

“Confirmamos la realización en este lugar del festival Lollapalooza. Agradecemos verdaderamente la colaboración que ha existido entre todas las autoridades”.

Estas declaraciones podrían calzar perfecto en boca de los organizadores del festival internacional o del propio Perry Farrell. Pero no. El responsable de estas palabras es el ministro de Vivienda y Urbanismo, Felipe Ward, en otro ejemplo en que el gobierno se pone a disposición de intereses de privados para atacar a sus adversarios políticos, en este caso, la alcaldesa de Santiago, la PC Irací Hassler.

“Cuando los colores que priman son los de la bandera chilena creo que los colores políticos quedan de lado y las decisiones están gobernadas por entregar calidad de vida a las personas”, fue parte de lo expresado por Ward en el Parque Bicentenario de Cerrillos, lugar donde se realizará la décima edición del festival de música.

En los casi 10 años en que se ha realizado Lollapalooza en Chile nunca una autoridad de gobierno había hecho este tipo de intervenciones. De hecho, no es habitual que el Ejecutivo se manifieste respecto a eventos culturales de carácter privado.

Hace casi un mes, la ministra de Cultura, Consuelo Valdés, defendía la realización del festival, afirmando que “las autoridades a todo nivel debemos trabajar para que la cultura tenga espacios para recuperarse y que eventos como estos puedan desarrollarse buscando soluciones entre todas y todos, para facilitar y multiplicar las oportunidades y que las personas accedan y participen en la cultura”.

Palabras de buena crianza pero que se quedan solo en eso, palabras. Esto porque en materia de presupuesto, el gobierno de Sebastián Piñera, ha sido cuestionado por recortar las ayudas estatales en materia de cultura.

En octubre de este año la Coordinadora Intersectorial Cultura en Emergencia (CICE), instancia que reúne a más de 80 organizaciones de las artes y el patrimonio en todo el país, llegó hasta el Congreso en Valparaíso para alertar sobre los recortes que contempla el proyecto de Ley de Presupuesto en su partida sobre cultura.

Según la agrupación, los recursos asignados para el sector caerían en un 4,8%, lo que se traduce en casi $10 mil millones en recortes. Esta disminución afectaría, directamente, al Ministerio de las Culturas así como el desarrollo de políticas públicas claves para el sector como el Programa Industrias Creativas.

Pero la intervención del Ejecutivo en la polémica de Lollapalooza es solo un caso más en que el gobierno de Piñera ha servido como “vocero” de sectores privados y defensa de intereses particulares.

La “vocería” de Sergio Pérez desde La Moneda

“Se nos quiere reemplazar a los camioneros de Chile por Ferrocarriles del Estado”, afirmó la semana pasada el presidente de la Confederación Nacional del Transporte de Carga de Chile (CNTC), Sergio Pérez en un punto de prensa desde el Palacio de La Moneda, tras reunirse con el ministro del Interior, Rodrigo Delgado.

Es a lo menos curioso que el gobierno preste las dependencias de la “casa de todos” para darle tribuna a un gremio de carácter privado y que cuestiona a una empresa de transporte estatal.

“Nosotros queremos decir que no queremos privilegios, queremos una cancha pareja, pero no queremos que el Estado de Chile, con plata de todos los chilenos, vaya en ayuda de un sistema de transporte en competencia desleal con los camioneros de Chile”, dijo el presidente de la CNTC.

¿Por qué el Estado de Chile no debería financiar una empresa del propio Estado?

Las críticas de Pérez se dieron luego de que el candidato de oposición, Gabriel Boric, señalara que una de las propuestas de su futuro gobierno será la extensión de la red de ferrocarriles. Para el presidente de los camioneros, fortalecer una empresa estatal sería “competencia desleal”.

Ministro Figueroa rompe la neutralidad y confirma apoyo a Kast

Se espera que las autoridades de gobierno como ministros, subsecretarios y autoridades regionales se resten de emitir opiniones relacionadas con la contingencia política, más si se está a semanas de una elección presidencial.

Sin embargo, pareciera que para el gobierno de Sebastián Piñera eso no corre, ya que son varias las declaraciones a favor o en contra de determinados candidatos emitidas desde La Moneda.

Fue el ministro de Educación, Raúl Figueroa quien rompió la neutralidad respecto a las elecciones presidenciales, entregando su apoyo explícito a José Antonio Kast.

“El gobierno no puede ser neutral ante los principios que están en juego y no he visto esa neutralidad en materia de defensa de libertades, derechos y seguridades. Creo que hay una sola voz para defender derechos fundamentales que hoy día están en juego, como la libertad de enseñanza. Kast representa un ideario de mayor libertad”, aseguró el secretario de Estado en entrevista con La Tercera.

Ante los dichos del titular de Educación, que fueron vistos como un claro acto de intervencionismo electoral, la carta de Apruebo Dignidad, Gabriel Boric señaló La Moneda “dejó en calro” cuál es su candidato presidnecial.

“Este gobierno deja claro, una vez más, ahora mediante uno de sus ministros en ejercicio, que José Antonio Kast es el candidato de Sebastián Piñera y de todo este Gobierno, y que lo van a defender con medios legales e ilegales”, afirmó.

El rayado de cancha de Contraloría para que Galli “se abstenga de emitir opiniones”

Una de las autoridades de gobierno que no se ha inhibido en sus declaraciones, pese a ser acusado de ejercer intervencionismo electoral, es el subsecretario del Interior, Juan Francisco Galli,  quien ha criticado abiertamente a Boric y a la senadora, Yasna Provoste.

El pasado 20 de octubre, diputados de la Democracia Cristiana ingresaron oficio para que la Contraloría fiscalice al subsecretario acusándolo de intervencionismo electoral.

Según el documento firmado por Gabriel Ascencio y Gabriel Silber, la autoridad de gobierno manifestó “una opinión de carácter político” en contra de candidatos “en periodo de campaña”.

Esto, luego de que Galli culpara a los candidatos presidenciales Gabriel Boric (Apruebo Dignidad) y Yasna Provoste (Unidad Constituyente) de los hechos de violencia ocurridos el pasado 18 de octubre.

El ente fiscalizador se pronunció y le dio la razón a los parlamentarios de oposición, señalando que pudo “advertir que, en los hechos, estas declaraciones pueden perjudicar las candidaturas antes mencionadas”, por lo que “no procedió que en un contexto de campañas electorales el Subsecretario Galli Basili utilizara los temas de la seguridad pública interior y la mantención del orden público, para realizar críticas a una candidata al Congreso Nacional y a dos candidatos presidenciales”.

Contraloría pidió a Galli que “procede que dicha autoridad, en lo sucesivo, se abstenga de emitir declaraciones u opiniones con las características antes puntualizadas, a fin de evitar situaciones como las analizadas”.

Pese a la advertencia de Contraloría, Galli ha hecho caso omiso y ha seguido con declaraciones respecto al candidato de oposición, demostrando una vez más que el gobierno de Piñera no tiene intenciones de ser neutrales ante las elecciones del domingo.

Fotos: Flickr Agencia Mediabanco/Shutterstock

En Vivo