Estudio muestra que personas infectadas pueden generan anticuerpos contra el covid por el resto de su vida

La investigación reveló la presencia de células inmunes duraderas incluso en personas que pasaron una infección leve o moderada.

Una investigación llegó a la conclusión que las personas que pasan una infección leve de Covid-19 producen un tipo de células inmunes capaces de fabricar anticuerpos contra el coronavirus durante el resto de sus vidas.

El nuevo estudio, publicado en Nature, aporta muy buenas noticias sobre la permanencia de los anticuerpos. Los investigadores analizaron a 77 pacientes que pasaron la enfermedad de forma leve o moderada y en la mayoría de ellos vieron que los anticuerpos decaen de forma pronunciada transcurridos los cuatro meses, pero después la reducción es más pausada y estas moléculas siguen presentes en el torrente sanguíneo hasta 11 meses después de la infección.

Este trabajo es el primero en analizar la presencia de células plasmáticas de vida larga en la médula ósea. Pasada la infección, estas células inmunes viajan a la médula ósea y se quedan allí en estado latente. Si el virus reaparece, las células vuelven al torrente sanguíneo y comienzan a fabricar de nuevo anticuerpos contra el virus. El trabajo muestra que la gran mayoría de los pacientes a los que se pudo tomar muestras de médula ósea —15 de 18— generaron este tipo de células inmunes.

Ali Ellebedy, inmunólogo de la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington y autor principal del estudio, destacó que “las células plasmáticas de vida larga pueden durar toda la vida” y “seguirán produciendo anticuerpos para siempre”.

El especialista explicó que si los anticuerpos fabricados por las células de vida larga no bastan, el sistema inmune activa las células B de memoria capaces de fabricar aún más anticuerpos, publica El País. 

Por ejemplo, los anticuerpos y las células de memoria contra el SARS, otro coronavirus que mató a 800 personas a principios de la década pasada, duran por lo menos 17 años. Con la viruela, más de 50 años después de la vacunación la gente conserva células B capaces de fabricar anticuerpos si el virus reaparece en su organismo.

Consultado acerca de si realmente será necesaria una tercera dosis de la vacuna como han propuesto las empresas que la fabrican, Ellebedy dijo que “para mí está claro que no hace falta, igual que no sería necesario vacunar a quien ya ha pasado la enfermedad”.

“El problema es que esto supone una discusión complicada ¿Quién va a decirle a la gente que no se revacune? Yo pienso que, aun así, habrá gente que no lo haga y gracias al seguimiento de estas personas veremos que probablemente no pasa nada por no revacunarse”, aventuró.

Foto: Shutterstock.

En Vivo