Fiscalía investiga rol de Banco de Chile en malversación de fondos de Fuente-Alba: Se facilitaron operaciones para que cometiera delitos

El excomandante en jefe del Ejército arriesga hasta 15 años de cárcel por ese delito y además lavado de dinero, en una investigación que ahora abrió una arista a instituciones financieras.

Lejos está de terminar el denominado caso “Milicogate”. Cuando se creía que con la acusación en contra del general (R) Juan Miguel Fuente-Alba, que arriesga hasta 15 años de cárcel, y de su esposa, Ana María Pinochet, para quien se pidieron 10 años de presidio, por los de los delitos de malversación de fondos públicos y lavado de dineros, se acababa la investigación, el Séptimo Juzgado de Garantía de Santiago abrió una arista para indagar el rol de entidades financieras como el Banco de chile en el caso.

En la acusación presentada por el fiscal José Morales se notifica a la justicia que se dio inicio, por cuerda separada, a otras dos investigaciones que se desprenden de las conductas investigadas respecto al exmilitar y su familia.

“El día 28 de Julio del 2021 se procedió a separar investigación respecto de los siguientes hechos: Responsabilidad penal de personas jurídicas o de personas naturales, distintas a los imputados acusados, en particular Bancos o Instituciones financieras y personas relacionadas a estos, que hayan participado en el delito de lavado de dinero”, se lee en el escrito presentado el viernes pasado por el Ministerio Público, según publica La Tercera.

En particular, dicen conocedores de la indagatoria, se apunta a la eventual responsabilidad de la persona jurídica del Banco de Chile, y otras cuatro instituciones bancarias, que teniendo el deber de reportar las operaciones sospechosas de Fuente-Alba, quien ocupara la Comandancia en jefe del Ejército entre los años 2010 y 2014, a la Unidad de Análisis Financiero (UAF) no lo hicieron hasta que se hizo público, en 2014.

Fiscal Morales: Bancos facilitaron operaciones para que Fuente-Alba cometiera delitos

En conversación con radio Cooperativa, el fiscal Morales recordó que “el señor Fuente-Alba tenía a su disposición una gran cantidad de recursos como consecuencia de los gastos reservados, estamos hablando de alrededor de 1.100 millones de pesos al año y dos millones de dólares, que hasta el año 2020 tenían una regulación bastante precaria que permitían obviamente que estos dineros no tuviesen ningún tipo de control después que eran extraídos desde BancoEstado en dinero en efectivo”.

“Después no había ninguna trazabilidad de cómo se gastaba, ningún reporte documental de cómo se gastaban estos bienes y en el caso del imputado Fuente-Alba, si es que eran gastados en fines propios”, dijo.

Morales indicó que “hay autos comprados con tarjeta de crédito, aparentemente una trazabilidad lícita, pero después usted analiza como se pagan estas tarjetas de crédito y se pagan muchas veces con dinero en efectivo”.

“Es evidente que todo el mecanismo de prevención del lavado de activos, que en nuestro país es bastante importante y liderado por la Unidad de Análisis Financiero, falló absolutamente. En el caso de las automotoras no falló por una cuestión que uno no se explica, las automotoras no están incluidas en aquellos sujetos que deben remitir o reportar operaciones sospechosas, como los bancos por ejemplo”, agregó.

Finalmente, Morales puntualizó que los bancos “facilitaron muchas operaciones para los efectos que esta persona siguiera con sus delitos y se aprovechara de los bienes que se había apropiado del patrimonio nacional. Hay que recordar que se trata de fondos públicos, no son fondos privados, lo cual agrava más la conducta”.

Foto: Wikipedia.

En Vivo