“No digan nada”: Revelan relato de carabineros que advirtieron fallas de seguridad en cámaras compradas por Martorell

“¿No entienden que no puedo representar y cuestionar al gobierno o me quitan los recursos?”, habría dicho un teniente coronel ante la denuncia de los funcionarios que detectaron los problemas de seguridad, según dio a conocer el sitio Interferencia.cl. Una de las fallas del software era que los videos se podían compartir con cualquier persona, incluso por WhatsApp.

A mediados de octubre se supo que la Contraloría General de la República iniciará un sumario administrativo al interior de la Subsecretaría de Prevención del Delito por la compra de 300 cámaras corporales por un valor de $379 millones durante la gestión de la por entonces subsecretaria Katherine Martorell.

Esto debido a que Motorola, la empresa que se adjudicó la licitación, incumplió uno de los requisitos establecidos en las bases y que dice relación con la función de post grabado de 120 segundos. Además, el software presentaba graves fallas de seguridad, como por ejemplo, que los videos grabados por carabineros podían compartirse con cualquier persona, incluso por WhatsApp, según denunció un reportaje de radio Bío Bío en octubre del año pasado.

Debido a los conocimientos que tenían respecto al tema, los encargados de implementar el proyecto de innovación tecnológica y que iba dirigido a la 50 comisaría de San Joaquín, fueron el capitán de Carabineros Manuel Arenas y del suboficial Miguel Vergara. Este último, ingeniero informático se desempeñaba como asesor técnico.

Pese a que los funcionarios dieron a conocer las graves fallas, todo indica que la denuncia no fue buen vista por sus superiores quienes decidieron trasladar a Arenas y Vergara a las comisarías de Bajos de Mena y La Pintana; respectivamente. Al interior de la institución este traslado es visto como un “castigo” debido a la “alta cantidad y gran complejidad de casos” en esas dos reparticiones policiales.

El sitio Interferencia.cl tuvo acceso a documentos internos que dan a conocer la reacción de los superiores de Arenas cuando éste informa de las graves fallas que detectaron en el software y que derivó en la apertura de una investigación administrativa interna en Carabineros.

El relato que dio origen a la investigación interna se da entre Arenas y Vergara, y el teniente coronel Juan Carlos Banda; jefe del Departamento de Investigación, Desarrollo e Innovación de la institución, encargado de supervisar el proyecto de las cámaras.

“No digan nada sobre problemas de la plataforma, todo está bien y funcionando y ya basta de estar informando por documento las observaciones”, le habría dicho al equipo el teniente coronel Banda, según el Documento Electrónico Ordinario (DOE) 121573874 de Carabineros.

La advertencia, según informa Interferencia, se dio el 1 de septiembre de 2020, previo a una reunión entre los encargados de implementar el sistema con personal de la Subsecretaría de Prevención del Delito.

Según el relato de Arenas, el teniente coronel Banda “se empieza a ofuscar” cuando le informan sobre “algunas fallas graves de seguridad en relación al envío de evidencias como incidentes a los fiscales”.

Tras la reunión con personal de la Subsecretaría de Prevención del Delito, Banda “de manera prepotente, altanera y descontrolada” increpó al equipo encargado de implementar el sistema de cámaras, según el relato de Arenas.

“Ya estoy aburrido de ustedes. Capitán ya basta, ustedes cuestionan todo el proyecto, no informen más. Yo estoy a cargo del proyecto y nadie más. Yo tomo las decisiones y cuando digo algo se dice ‘a su orden’, ¿o no suboficial [Vergara]? Qué se ha imaginado”, le habría dicho el teniente coronel Banda.

Su superior les habría dicho a Vergara y Arenas que “este proyecto sí o sí debe salir” ya que de lo contrario estaba en riesgo los recursos provenientes desde el Ejecutivo.

“¿No entienden que no puedo representar y cuestionar al gobierno o me quitan los recursos? Por lo tanto, está todo bien y no representen nada más. Se acabó”, habría sido la orden de Banda de acuerdo al documento revelado por Interferencia.

Sin embargo, Vergara insistió y le explicó la gravedad de las fallas detectadas en el sistema de cámaras, dado “los estudios y la experiencia de 26 años en Carabineros” que tenía.

“El po’, el estudios… Cállese y se dice a su orden”, se indica en el documento que habría sido la respuesta de Banda.

El documento fue ingresado al sistema de Carabineros el 7 de septiembre. Tres semanas después, el 28 de septiembre, el relato sería complementado sobre la acción de un usuario desconocido que revisó un video en la plataforma a las 1:35 de la madrugada del 11 de septiembre.

El registro corresponde a una cámara de un oficial de la institución que daba instrucciones a un piquete para un operativo durante manifestaciones por el golpe de Estado.

“No se puede comprobar que el citado usuario haya dado a conocer o divulgado las grabaciones antes mencionadas”, se indica en el documento.

Ese mismo mes Arenas y Vergara fueron trasladados desde la comisaría de San Joaquín a la 66 de Bajos de Mena y 41 de La Pintana, respectivamente, siendo excluidos de la puesta en marcha del proyecto del que denunciaron las fallas de seguridad.

Según consultó Interferencia, Carabineros ya resolvió lo denunciado por Arenas y Vergara.

La institución informó que el problema fue resuelto, incorporándose un sistema para compartir registros “a través de la creación de un perfil de usuario en el software Videomanager que permite, mediante autentificación del usuario y su contraseña para ingresar al sistema, mantener la trazabilidad y posterior auditoría a la evidencia”. Esto, según la institución, permite que quede “todo registrado”.

Fotos: Flickr/Wikipedia

En Vivo