Tobilleras electrónicas para formalizados por VIF: víctimas tendrán dispositivo que alertará si se acercan

La determinación de quiénes usarán las tobilleras se adoptará “de acuerdo a una pauta de riesgo”.

El Congreso despachó a ley el proyecto que permite el uso de tobilleras electrónicas para las personas formalizadas en casos de violencia intrafamiliar y su monitoreo para el cumplimiento de las medidas de alejamiento de las víctimas.

En concreto, la medida se podrá aplicar frente a la prohibición de acercarse a la víctima, a su domicilio, lugar de trabajo o estudio. Lo anterior se implementará conforme a las normas de la Ley de violencia intrafamiliar y de los Tribunales de Familia.

Por otra parte, se determina que la responsabilidad de la administración del monitoreo telemático será de cargo de Gendarmería de Chile. Para dicha labor, la institución podrá contratar servicios externos y las exigencias del caso serán reguladas vía reglamento.

Sobre la iniciativa, la ministra de la Mujer y Equidad de Género, Mónica Zalaquett, dijo a CNN Chile que “hoy estamos dando un paso importante como país en materia de protección y prevención de la violencia contra la mujer”.

La autoridad explicó que “los tribunales de familia y tribunales penales van a poder utilizar esta herramienta”, que además entregará a las víctimas “un dispositivo similar a un celular, si el sujeto se acerca al perímetro que por mandato no puede hacerlo va a activarse tanto el dispositivo de la víctima como la central de monitoreo que va a tener Gendarmería”.

“En ese momento se van a comunicar con el retén policial más cercano, ya que esto tiene georreferenciación, para llegar al lugar donde está el agresor”, añadió.

La secretaria de Estado expresó que “lo importante y la gran innovación aquí es que nos va a permitir que aquellas personas que están formalizadas, que están un proceso judicial pero todavía no son condenadas y de acuerdo a una pauta de riesgo se considera que son un peligro, tanto para la víctima como para la sociedad, el juez va a poder definir que tenga que usar este dispositivo”.

Además, insistió en que para definir quién usará este tipo de dispositivos “es el juez quien va a tomar la consideración, va a pedir un reporte técnico a Gendarmería y luego se implementa” y que “si la persona trata de sacarse el dispositivo, se enciende una alerta en Gendarmería”.

En ese sentido, destacó la nueva disposición ya que “en la última década, el 20% de los femicidios consumados en el país fueron realizados por hombres que tenían antecedentes y medidas cautelares”.

Zalaquett indicó que la implementación va a ser gradual: “Se calcula que a partir del 1 de marzo de 2022 van a tener acceso todos los tribunales de familias el país; a los 10 meses los tribunales penales de la Región Metropolitana, Coquimbo y Valparaíso, y en 14 meses en todos los tribunales penales y de familia”.

Foto: Shutterstock.

En Vivo