Boric: de “traidor del movimiento social” a “sepulturero de Jadue”

En diciembre de 2019 le gritaban en la calle “vendiste al pueblo, traicionero” por estampar su firma en el Acuerdo de Unidad Nacional. Fue a primarias con el Partido Comunista pero rápidamente se desmarcó de Daniel Jadue convirtiéndose en la única alternativa real para frenar el avance del comunista como candidato presidencial. Sumó más de un millón de votos en la primaria más participativa de la historia de Chile y hoy habla de “unidad” frente a colectividades que le dan la espalda.

“Ganaron los carismáticos” decía esta mañana Francisco Vidal en su análisis de las primarias de ayer domingo. Dos candidatos que, además de carisma tienen en común una historia de volteretas mediáticas y zancadillas.

El diciembre de 2019 Gabriel Boric era insultado en el centro de Santiago por un grupo de jóvenes que lo trataban de “traidor” por haber suscrito el Acuerdo de Unidad Nacional y junto con ello haber apoyado a la derecha. Y no lo decían de picados, de hecho su propio conglomerado Convergencia Social le congeló la militancia producto de esta decisión que fue en contra de lo acordado por todo el partido.

Y eso que Boric siempre ha tomado sus decisiones sin importar lo que signifiquen después. Convencido. Esa vez renunciaron 73 militantes de Convergencia Social molestos por la actitud de Boric, entre ellos el alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp, quien llevaba meses acusando malas prácticas de parte de Gabriel Boric y Giorgio Jackson en la interna del Frente Amplio.

El 4 de diciembre del 2019, la Cámara de Diputados votó a favor del proyecto de ley antisaqueos, y lo hizo con votos como el de Gabriel Boric. La ley iba en directo ataque de quienes saqueaban propiedad privada en contexto de protesta. Sin embargo, tenía varios aspectos que criminalizaban las manifestaciones sociales con actos como los rayados de paredes y las reuniones de protesta.

Poco después de su apoyo, el candidato presidencial señaló estar “arrepentido” a través de un video en Youtube en el que señaló que “votamos en general porque rechazamos los saqueos y sabemos el daño que han causado a trabajadores/as. La izquierda no debe temer respaldar la protesta social, enfrentar a quienes intenten criminalizarla y a la vez enfrentar a quienes se aprovechan de ella para su beneficio individual”.

Los frenteamplistas pensaron que podrían sacar esos cuestionados artículos de la ley en el debate detallado de ésta. Sin embargo, no lo lograron. El resultado de esa ley permitió detenciones de varios jóvenes que hoy son considerados “Presos políticos” por los partidarios de la revuelta social y movimientos afines.

En las últimas semanas además, Gabriel Boric usó todo su desplante para diferenciarse del candidato del PC Daniel Jadue en los debates de su coalición. Lo hizo porque sabía que esta sería su carta triunfadora e incluso Ana María Gazmuri, vocera de Daniel Jadue, se detuvo en un detalle no menor de su campaña, cuando en la papeleta simulada de voto decía “Gabriel Boric candidato del Frente Amplio y Daniel Jadue, candidato del Partido Comunista”, siendo que en realidad, tanto Boric como Jadue representaban coaliciones. “Fue una actitud tendenciosa” señaló la vocera del alcalde de Recoleta.

“Coincidimos profundamente” dice Camilia Vallejo sobre Gabriel Boric, “somos un pacto de izquierda que se hace cargo de las transformaciones profundas que Chile requiere”, agrega.

Pero lo que no dice de su amigo y compañero de lucha desde el movimiento secundario, es que en amplios sectores de la izquierda Boric asusta. “Es impredecible”, señalan.

La izquierda más radical ya candidatea a Eduardo Artés y la Lista del Pueblo le cerró la puerta al diálogo a quien hoy es también el nuevo candidato del PC.

En Vivo