El caso de la muerte de un menor del Sename que involucra al Fiscal Eugenio Campos

En 2009 las extrañas circunstancias que rodearon el fallecimiento de un menor en el Hogar del Niño Miraflores de Punta Arenas, fueron indagadas en el marco de la investigación por las muertes de niñas y niños del Sename. El actual Fiscal Regional de Magallanes, Eugenio Campos, quien apadrinó al niño y a su hermano y que los llevaba a su casa, fue uno de los últimos en verlo con vida. Según un informe de la Brigada de Homicidios de la PDI, de 2017, se sugería interrogar a Campos. El Fiscal del caso y el exFiscal a cargo de la indagatoria, no recuerdan haberle tomado declaración

Por: Gustavo Manén

En junio de 2017, en medio de la investigación por las muertes de más de 1.300 niñas y niños del Sename, en la carpeta de la indagatoria, dirigida por el entonces Fiscal Marcos Emilfork Konow (quien renunciaría dos años después -2019- a su cargo y con públicas diferencias con el Fiscal Nacional Jorge Abbott, a través de una carta) quedó registro de un hecho que causó ruido en la investigación: un informe de la Policía de Investigaciones, al que tuvo acceso LaRed.cl, que daba cuenta de la muerte de un niño en 2009 y que vivía junto a su hermano en un Hogar de Menores de Punta Arenas.

En el documento, de acuerdo a los testimonios recogidos por los detectives, se reconstruyen los últimos dos días de vida del menor de iniciales A.Q.C. relatos develan que dos de las personas que lo vieron en sus últimas 48 horas de vida, fueron el Fiscal Regional de Punta Arenas Eugenio Campos y su esposa Mónica Campbell, quienes pertenecían a una agrupación de padres y habían apadrinado al niño y a su hermano para pasar los fines de semana junto a ellos.

En la investigación del entonces Fiscal Emilfork, quedó registro del informe policial N°905 de la Brigada de Homicidios de Punta Arenas, donde Campos es Fiscal Regional. Los policías que redactaron las 21 páginas, entre otros asuntos, aseveran que no es posible aclarar las circunstancias en que falleció el menor, pues la historia no estaba completa: El informe hace hincapié en un aspecto importante: Debía tomársele declaración al Fiscal favorito de Jorge Abbott, pues fue uno de los últimos que tuvo contacto con el niño, tras llevárselo a su casa para una fiesta de Año Nuevo, en 2009: “Se requiere clarificar con la mayor certeza posible, la identidad de la familia que efectuó la labor de apadrinar al señalado menor, permitiéndoseles con ello el sacar a éste desde las dependencias del referido hogar de menores, ya que esa información tampoco consta en la carpeta existente”.

El documento policial da cuenta que el oficio, con información de lo solicitado al Hogar junto con la carpeta de antecedentes del niño, fue remitido en la totalidad de sus partes: “con fecha 20 de marzo de 2017 a la Fiscalía Regional de Los Lagos, al Fiscal Regional Marcos Emilfork Konow, bajo el R.U.C. No 1600663446-3, mediante Anexos que van desde el Nro. 05 para el oficio, pero con sub clasificaciones signadas por el subscrito para un mejor entendimiento y claridad, señaladas desde el 05-C al 05-U, toda vez que al no encontrarse estas numeradas, debió ordenarse de alguna manera a fin de puntualizar cada acápite, donde se va dando respuestas a cada uno de los puntos consultados, y que constan en el Oficio Res. N° 146 de esta Brigada de Homicidios Punta Arenas, el que también fue anexado al referido Informe Policial, de lo cual, es menester señalar que la carpeta en cuestión, en su desglose contiene fotostáticas de todos los registros con que, como hogar, contaban en referencia al menor de edad A. Q. C. durante el periodo que permaneció en la residencia proteccional de menores a contar desde el día 01 de octubre del año 2008, y hasta que ocurrió su deceso en el Hospital Regional de Punta Arenas el día 03 de enero del año 2009”.

EL ROL DEL FISCAL CAMPOS

Según la historia, que se relata en el informe de la Policía de Investigaciones, los funcionarios ubicaron a las tres personas que estuvieron a cargo de las niñas y niños que vivían en ese Hogar de Punta Arenas. Querían reconstruir lo que realmente había pasado con el niño, que salió del establecimiento para pasar las fiestas de fin de año con la familia del Fiscal Campos y que, tras ser devuelto por el propio Fiscal al hogar debido a que el pequeño estaba enfermo; murió en el hospital de esa ciudad.

De hecho, el documento señala textual: “se solicita que estas sean consignadas mediante declaraciones policiales voluntarias en calidad de testigos, incluyendo la mayor cantidad de detalles que recuerden al respecto. Además de que, en la medida de lo posible, ambas religiosas (a cargo del hogar) puedan referirse a la identidad de quienes estuvieron al cuidado del menor en cuestión durante la época de los hechos suscitados, para así lograr a posterior la ubicación de los mismos, ello debido a que la actual directora manifiesta no poseer mayores antecedentes al respecto. Por último, y amén de esto mismo, se requiere clarificar con la mayor certeza posible, la identidad de la familia que efectuó la labor de apadrinar al señalado menor, permitiéndoseles con ello el sacar a éste desde las dependencias del referido hogar de menores, ya que esa información tampoco consta en la carpeta existente, por no existir en aquellos entonces protocolos que rigieran este tipo de actuaciones”.

Aunque se suponía que la autorización para Campos se había tramitado en un tribunal, no había constancia en el Hogar de quién era la familia que apadrinaba al niño muerto.

De acuerdo al testimonio de Marta Inés Uteau Vergara, directora del Hogar del Niño Miraflores de Punta Arenas, entre los años 2001 y 2009, “él era un niño que residía en el Hogar, no recuerdo la fecha exacta en que ingresó, pero llegó junto a su hermano. Tenía 1 año y un par de meses de vida, cuando ingresó al Hogar Miraflores, mientras que su hermano tenía 4 años, ambos eran niñitos normales, muy risueños”.

Respecto al hecho puntual que se investigaba, la directora dijo que “el día 31 de diciembre de 2008, en horas de la tarde, previa autorización del SENAME y el Tribunal de Familia de Punta Arenas, Don Eugenio Campos, retiró a A. Q. C. del hogar para pasar las fiestas de fin de año con él y su familia. Recuerdo que ese día A. Q. C. estaba bien, estaba normal, no le noté fiebre, no estaba en cama, recuerdo que estaba contento porque a él le gustaba salir. Posteriormente, el mismo día, no recuero la hora exacta, llegó de regreso al hogar don Eugenio Campos con el niño y su señora, señalando que el niño estaba enfermito, resfriado, como congestionado, decaído, por lo que lo regresaron al hogar y no pasaron el año nuevo junto a él”.

Tras dejarlo en el Hogar, una de las personas que trabajaba en la cocina se llevó al menor a su casa, pues dijo que le había dado pena que fuera el único niño solo en el Hogar de Punta Arenas. La misma directora María Inés Uteau Vergara complementó la información a la policía: “Al otro día, el 01 de enero de 2009, no recuerdo exactamente la hora, la señora Adela llegó al hogar diciéndome que traía a A. Q. C., porque el niño se encontraba enfermito, congestionado, que no se encontraba muy bien, por lo que lo llevamos en ese momento, junto a su esposo en el vehículo de él hasta el hospital regional de Punta Arenas, llegando aproximadamente a este a las 11:00 horas, señalando los médicos que lo atendieron que el niño tenía fiebre, no tenía diagnóstico especifico, pero lo dejaron hospitalizado en observación, yo me quedé todo ese día hasta la tarde, me acompañó la señora Adela. Recuerdo que durante la tarde habló conmigo el médico y me dijo que el niño tenía una Bronconeumonía y por esto lo dejó hospitalizado. Luego me fui a la casa y al otro día llamé por teléfono y me dijeron que el niño seguía con su tratamiento, lo fui a ver durante el día y vi que estaba con oxígeno, no recuerdo más detalles de ese día”.

Y concluyó: “Posteriormente, el día 03 de enero de 2009, me llamaron del hospital en horas de la mañana para decir que el niño no estaba bien, por lo que me fui al hospital. Al llegar hablé con el médico, de quien no recuerdo el nombre y me dijo que el niño necesitaba una traqueotomía, también recuerdo que el médico dijo que si encontraba un médico otorrino, hasta él le pagaría para que realizara este procedimiento, yo estuve todo el día en el hospital hasta que finalmente a las 17:00 horas aproximadamente, salió el médico y me dijo que el niño había fallecido de una insuficiencia respiratoria”.

Por su parte, Elena Tegualda López Muñoz, subdirectora Hogar de Niños Miraflores de Punta Arenas, entre los años 2009 y 2010, también prestó declaración como testigo.

En el encuentro con los policía, dijo lo siguiente: “A.Q.C. era un menor de aproximadamente dos años, el cual, a su llegada al hogar, no presentaba mayores problemas de salud, no obstante, yo personalmente debía concurrir a menudo a servicios de urgencias porque presentaba reiterados estados febriles, además de resfríos habituales de niños de su edad”.

“Por otro lado, debo precisar que desde el ingreso de A.Q.C. junto a su hermano al hogar, éstos recibieron visitas de sus padres biológicos, pero estas eran irregulares y muy esporádicas, las cuales, en ocasiones, nos percatamos que tanto la madre como el padre llegaban a la visita en estado de ebriedad”.

Respecto al fiscal Eugenio Campos, la exsubdirectora explicó: “El Hogar de Niños Miraflores, era visitado por una agrupación de matrimonios, los cuales realizaban tardes recreativas para los niños, además de concretar salidas a eventos culturales y de esparcimiento. Dentro de estos matrimonios estaba el de Don Eugenio Campos, quien en esa época era el Fiscal Regional de la zona, quien a la fecha sigue con el mismo cargo, no recuerdo el nombre de su esposa, no obstante, recuerdo que ellos participaban activamente en las actividades”

Sobre cómo llegó Campos a apadrinar a los hermanos de ese hogar, Elena López relató que “en una ocasión, don Eugenio Campos junto a su esposa consultaron qué niño del grupo Belén no tenían visitas regulares de sus familiares, por lo que se les informó la situación de A.Q.C y su hermano. Por lo anterior, ellos nos solicitaron que, como hogar, hiciéramos las gestiones con el respectivo Tribunal, para que don Eugenio, junto con su esposa, pudieran apadrinar a Andrew y su hermano, y poder sacarlos del hogar para que los niños pudieran alojar los fines de semana en su casa. Conforme a su solicitud, la Asistente Social y Psicóloga del hogar, realizaron los respectivos informes del matrimonio antes indicado y posteriormente gestionaron la solicitud de apadrinamiento con el Tribunal respectivo, el cual dio la autorización, para que don Eugenio pudiese sacar a los niños a su hogar los fines de semanas”.

En relación a las visitas regularizadas, la mujer detalló que “a las salidas de los fines de semana de A. Q.C. y su hermano a la casa de don Eugenio, puedo precisar que nosotros como hogar, dejábamos una constancia en un cuaderno, en el cual se consignaba el horario de salida y la identidad de la persona que lo sacaba y posteriormente quedaba el registro de su retorno. De igual manera, como hogar remitíamos un oficio, con una planilla de todos los menores que realizaban salida el fin de semana y la identidad de la persona que los sacaba, al Tribunal”.

Respecto del fallecimiento del menor y las gestiones que hizo el Fiscal Campos frente al niño enfermo, en el testimonio se recoge lo siguiente: “puedo indicar que, por lo que recuerdo, don Eugenio lo retiró del hogar el día 31 de diciembre del año 2008, sin embargo el mismo día, a eso de las 19:00 horas, llegó de regreso con A.Q.C, manifestando que el menor presentaba un alto estado febril, y que lo había llevado a la Clínica Magallanes, lugar donde no le dieron ningún diagnóstico en específico, por lo que lo llevó a un médico particular, quien tampoco le da un diagnóstico claro, indicándole un medicamento el cual vomitó. Por lo anterior, el señor Campos dejó a A.Q.C. en el hogar, mientras que el hermano del niño continúo en la residencia de don Eugenio”.

Y agrega: “A eso de las 21:00 horas, una señora de la cocina del Hogar, de nombre Adela, no recuerdo su apellido, se percató que Andrew era el único niño que se encontraba en la residencia, por lo que nos propuso que ella podía llevárselo a su domicilio para que pasara las fiestas de fin de año con su familia. Por lo anterior, ella misma, Adela, le solicitó a Sor Marta, Directora del hogar, si podía sacar a A.Q.C, siendo Sor Marta quien autorizó que Adela pudiese sacarlo a su domicilio”.

Los hechos, al igual que la declaración de la directora del Hogar, se reiteran. La mujer, que trabajó en la cocina durante 24 años en el Hogar Miraflores, llamó para avisar que había tenido que llevar al niño de urgencia al Hospital de Punta Arenas, porque presentaba un cuadro febril importante. La mujer dijo que el niño había quedado internado, pero que no le habían explicado si tenía un diagnóstico claro. “Nosotros concurrimos hasta el hospital el mismo primero de enero para ver la situación de A.Q.C, posteriormente el 02 de enero concurrí nuevamente, pero nunca tuve claridad de qué era lo que tenía el menor. Finalmente el 03 de enero, tuve que realizar un viaje a Santiago, enterándome cuando estaba en esta ciudad del fallecimiento del niño”.

Al finalizar su declaración, Elena López Muñoz, dijo que “en ocasiones, cuando A.Q.C. salía al hogar de don Eugenio, el menor presentaba estados febriles, no obstante, él concurrió siempre con el niño a centros hospitalarios. Por otro lado, quiero precisar que A.Q.C. nunca había salido al domicilio particular de Adela, no obstante, se conocían bien en el hogar. Del mismo modo, quiero indicar que cuando fue internado A.Q.C. se le informó de dicha situación al Director Regional del SENAME de lo ocurrido, informándole además de lo sucedido, específicamente que el menor había salido al domicilio del matrimonio que lo apadrinó y que debido a su estado de salud estos lo devolvieron al hogar y que la directora, Sor Marta, había dado la autorización para que el menor pudiese pernoctar en el domicilio particular de la cocinera Adela. Lo anterior fue informado por Sor Marta, vía telefónica, y después mediante oficio tanto al SENAME como al respectivo Tribunal…”.

Según el testimonio de la mujer que se desempeñaba en la cocina, el velorio y funeral del pequeño A.Q.C “estuvo a cargo del hogar, el cual se llevó a cabo en la Iglesia San Miguel, recordando que a éste fueron los padres biológicos de A.Q.C., a quienes observé que se encontraban en estado de ebriedad. Del mismo modo, ignoro si habrá ido la familia que apadrinó a A.Q.C., por cuanto, como dije anteriormente, yo no los conocía”.

LAS CONCLUSIONES DEL INFORME

El inspector de la PDI, Diego Maturana, expuso en su informe que había tomado declaración a ambas ex funcionarias del hogar de Punta Arenas por separado. Y que sus testimonios eran “concordantes en especificar que quienes cumplían la función de padrinos temporales de este menor era el matrimonio Campos – Campbell, compuesto por el actual Fiscal Regional Jefe de la Fiscalía Regional de Magallanes y de la Antártica Chilena don Eugenio Elías Campos Lucero y su cónyuge doña Mónica Andrea Campbell Robinet”

“El fatal desenlace del menor de edad se debería a un daño colateral consecutivo a una causa clínica, ello producto de un cuadro respiratorio agudo con evolución negativa. No obstante, esto no es mérito suficiente para precisar a ciencia cierta qué fue lo que realmente llevó a la víctima a generar el cuadro respiratorio desencadenante en la muerte del paciente al encontrarse internado en el Hospital Clínico Magallanes ubicado en Avenida Los Flamencos N° 01364, ciudad de Punta Arenas. Siendo por lo anterior, que la obtención de antecedentes médicos, o de la Ficha Clínica de Salud del referido paciente, reviste crucial importancia al momento de poder generar una conclusión clara y objetiva al tenor de lo investigado”.

Los policías plantean sus dudas y refieren que “los antecedentes aportados, por si solos no constituyen mérito suficiente que permitan establecer las condiciones que llevaron al fallecimiento del señalado menor de edad, quien recurrentemente se veía aquejado por cuadros respiratorios consecutivos a resfríos y gripes en distintos grados de evolución según los antecedentes registrados y que constan en el desarrollo del proceso investigativo, los que se encuentran contenidos en los Informes Policiales ya remitidos a esa Fiscalía Regional de Los Lagos, de parte de ésta Brigada de Homicidios Punta Arenas”.

Y agrega, “se puede concluir que a la fecha no es posible desprender elementos fundados que indiquen una participación directa de terceras personas en el referido fallecimiento, ergo, todo indicaría que el fatal desenlace del menor de edad A.Q.C. se debería a un daño colateral consecutivo a una causa clínica, ello producto de un cuadro respiratorio”.

Finalmente, los inspectores sugieren “gestionar con el Servicio Nacional de Menores Región de Magallanes, o con quien corresponda, la obtención de información o antecedentes de esa índole, que permitan dar una explicación médica consistente y objetiva a la causa de muerte del menor en cuestión, toda vez que la respuesta otorgada por parte del Hospital Clínico de Magallanes al requerimiento de la Ficha Clínica de Salud respectiva, fue que esa carpeta en particular fue extraviada durante la materialización de la mudanza a las dependencias del nuevo recinto asistencial, constando aquello en el desarrollo del Informe Policial N° 217 de fecha 10 de mayo de 2017, de ésta misma Brigada de Homicidios”.

“LA AMNESIA” DE EMILFORK, POBLETE Y LA FISCALÍA NACIONAL

La Red.cl se comunicó con el exFiscal Emilfork, quien dijo “no recordar” si se le había tomado declaraciones al Fiscal Campos. El ahora candidato a diputado por Distrito 26, explicó a este medio que, en general, él no tomaba las declaraciones porque trabajaba con un equipo de fiscales. Pese a que se trata de un Fiscal Regional y lo extraño de no recordar un hecho así, Emilfork insistió que la causa era muy extensa.

El actual Fiscal Patricio Poblete tampoco contestó a las preguntas y, por último, en el Ministerio Público respondieron que Jorge Abbott no tiene por qué saber de las indagatorias que llevan los Fiscales, aún cuando, entre los involucrados se encuentre un Fiscal Regional. Esa fue la escueta respuesta de la jefatura de una institución que, hace unos días, solicitó una investigación penal en contra del mismo Presidente de la República Sebastián Piñera.  

Con la información proporcionada por el Ministerio Público no es posible saber por qué Campos decidió ir a dejar a A.Q.C. al Hogar y quedarse solo con su hermano. También resulta grave lo que consigna el informe de la PDI: Que existen carpetas que se extraviaron. Además de sugerir que se tome declaración al Fiscal Campos, para despejar las dudas que aún rodean la muerte del menor.

Los padres de A.Q.C., según el informe, asistieron a su funeral. Ambos estaban en estado de ebriedad ese día. Para quienes conocen casos del Sename, la historia y el final de A.Q.C. no es extraño: “Son pobres y a nadie le importa”.

Intentamos obtener una declaración del Fiscal Campos y de la Fiscalía Nacional a través de los conductos regulares de Fiscalía pero hasta el cierre de este reportaje no fue posible obtenerla pese a comentar con su departamento de comunicaciones el contenido de éste.

En Vivo