Escándalo por comisión médica de Carabineros: funcionarios que denunciaron VIF y narcotráfico acusan manipulación de diagnósticos para darlos de baja

Presidente de Comisión de Derechos Humanos del Senado los invitará a exponer y hay dos diputados (RN y PC) investigando los antecedentes para una posible comisión investigadora. Son más de cien casos los que se suman en esta denuncia, pero algunos de ellos cobran especial relevancia pues el mal diagnóstico habría dejado impunes conductas ilegales o al menos, impropias de funcionarios policiales denunciados por los afectados.

Acusan que funciona como una especie de cofradía en la cual no se tiene nunca claro con qué parámetro se miden las competencias de los funcionarios activos de Carabineros. La comisión médica de la institución, está bajo la lupa de más de cien ex policías que hoy se han agrupado para querellarse colectivamente por diagnósticos errados cuyo fin es, dicen, darlos de baja sin beneficios, ocultar malas conductas de funcionarios de rango superior o, en algunos casos, graves denuncias como una acerca de narcotráfico en una comisaría capitalina.

Un reportaje de Ciper daba cuenta ayer de 102 funcionarios de Carabineros que han sido dados de baja con cuestionables mecanismos de evaluación de parte de la comisión médica de Carabineros, un organismo institucional colegiado, que no tiene superior jerárquico, que no depende de ningún órgano o jefatura de Carabineros, según señala la propia institución, algo que ha sido ratificado, señalan, por la Contraloría General de la República.

LaRed.cl Indagó en varios de esos casos desde hace semanas y encontró dos en particular que llamaron la atención especialmente, no sólo por el nivel de presunta negligencia en el trato de estos funcionarios de parte de la comisión médica, sino además porque estos casos fueron judicializados a pedido de los ex funcionarios que se consideran víctimas de un sistema abusivo que no hace más que “acallarlos”. Ambos casos además involucran denuncias más delicadas que no fueron consideradas por la institución: violencia intrafamiliar y narcotráfico.

Tiene una orgánica extraña. La comisión médica no sólo es la única capaz de generar un diagnóstico que permita la baja de un funcionario, sino que además es su propio ente controlador. Sus fallos sólo son apelables a la propia comisión médica y según señala Ariel Cruz Brito , representante de estos más de cien Carabineros que se han reunido para solicitar apoyo de parlamentarios para presentar acciones en su contra. “Operan con intereses que no son los del beneficio transparente de la institución y sus funcionarios. Si le caes mal a un superior, si eres mujer y no quieres salir con un funcionario, si te consideran conflictivo, reclamas mucho, si no remas con ellos en cosas que muchas veces no son correctas o, simplemente, si presentas muchas licencias; te pasan a la comisión médica y listo, te borran. Sin beneficios”.

Este grupo de denunciantes lleva meses en su cometido, chequeando y sumando datos por todo el país, y ya han conseguido algunos logros, según relatan a LaRed.cl. El lunes recibieron una invitación del presidente de la Comisión de DD.HH. del Senado, Alejandro Navarro, para exponer su caso en los próximos días. Además, los diputados Camila Vallejo del PC y Miguel Mellado de RN han recibido los antecedentes y han solicitado en forma individual antecedentes a Carabineros para evaluar una eventual comisión investigadora.

El diputado Mellado comenta a Lared.cl: “Yo escuche en un zoom sus necesidades -las de los ex Carabineros denunciantes- y oficié a Carabineros para recabar más datos sobre los hechos denunciados por ellos. Estoy esperando los antecedentes para ver cómo proceder”.

Solicitud de Diputado Mellado de antecedentes a Carabineros

La Diputada del PC, Camila Vallejo en este video, es más enfática: “Llevamos años recibiendo denuncias de ex funcionarios y funcionarias desvinculados de manera irregular. Se han utilizado informes de las comisiones con causas de salud que no están apegados a la realidad. Se pidió por ley de transparencia estos casos pero el resultado fue muy general. Nos parece grave que haya poca transparencia. No podemos permitir abusos de Carabineros no sólo contra civiles sino tampoco contra sus propios funcionarios”.

Violencia intrafamiliar

LaRed.cl conversó con D.V. quien era carabinera en Santiago y estaba emparejada con otro funcionario que trabajaba con ella en la misma comisaría. En agosto de 2017, a poco andar de su relación comenzó a sufrir violencia intrafamiliar a vista y paciencia de sus compañeros y superiores que nada hacían. “Muchas veces me tuve que presentar a mi turno con un ojo morado, y se reían de mí, me decían si me agarré a combos o me pegué con una puerta”, recuerda.

En una discusión grande, D.V. terminó en el Hospital de Carabineros por una crisis de pánico a causa de los golpes. Fue atendida por sus lesiones y además un siquiatra le ofreció ser internada en la Clínica El Arayán, una institución que tenía convenio con Carabineros. “Él me dijo que me haría bien para descansar y hacer tratamiento para superar la situación que había vivido, para no estar en la casa además junto a mi entonces pareja”.

En la Clínica Arrayán constataron las lesiones de D.V. porque en el Hoscar no lo hicieron. Estuvo 35 días internada estabilizándose. Y su madre fue a hacer la denuncia contra su pareja porque ella nunca había querido denunciarlo. “Me llamaron de la PDI para dar testimonio por la constatación de lesiones de la clínica, pero en Carabineros la denuncia desapareció, nunca quedó en el sistema, yo la busqué después y no aparecía, no aparecía ni por el rut de mi mamá, ni por el mío y eso que mi mama recuerda incluso quien la tomó”.

D.V. volvió a trabajar y había solicitado al tribunal una orden de alejamiento en contra de su ex pareja. Sin embargo, sus superiores los juntaron igual en el mismo turno, en la misma comisaría. Ante el reclamo de la carabinera, finalmente su ex pareja se fue y cambió de lugar de trabajo. Ahí firmó su sentencia, se volvió “conflictiva”, cree.

“Volvía a trabajar por seis meses y en mayo de 2018 me llegó un aviso de la comisión médica que decía que no estaba apta para seguir en la institución pues tenía trastorno de personalidad y depresión severa”, acusa D.V.

Sin embargo ella no estaba conforme con el diagnóstico pues antes de recibir este anuncio, la citaron a una reunión en la que le dijeron que debería ir a un control siquiátrico al cual ella llegó tarde pues el día que la citó el médico ella tenía turno de noche y no alcanzaba a presentarse a la hora. Pidió que le cambiaran la hora pero nunca sucedió. Después le llegó la notificación de baja.

Ella apeló a la comisión médica pero reafirmaron la baja; esta vez señalando que la habían citado nuevamente a un examen siquiátrico y que no asistió. Ella señala que jamás recibió tal citación. Fue así como terminó demandando en la Corte de Apelaciones, donde un examen siquiátrico realizado por la misma corte señala que no posee ninguna de las dos patologías que acusó la comisión médica de Carabineros. La causa hoy se encuentra en la Corte Suprema.

Apelación presentada por D.V. a corte de Apelaciones de Santiago

Narcotráfico en comisaría de calle Chiloé

Roberto Pérez era suboficial de Carabineros de la comisaría de Calle Chiloé en Santiago Centro. Hijo y hermano de carabineros, entre los años 2015 y 2017 denunció reiterados ilícitos cometidos por compañeros de la comisaría entre los cuales se incluye en robo de droga a narcotraficantes: “ellos le quitaban la droga a las bandas de narcotraficantes y después la vendían. Yo denuncié estos hechos en Carabineros y en fiscalía militar pero nunca investigaron nada, ni siquiera me citaron a delcarar”, argumenta el ex funcionario.

Posteriormente, Pérez volvió a hacer una denuncia, esta vez por robo de especias. “Después denuncié que carabineros tenían contactos con los delincuentes que hacían alunizajes y cuando ellos llegaban en medio de denuncias, ellos mismos robaban especies de los lugares”.

Dentro de la comisaría se supo que Pérez era quien estaba denunciando a sus compañeros. “Se empezó a filtrar que era yo quien denunciaba y mi familia sufrió amenazas. Incluso unos compañeros me amenazaron un día en la misma guardia, por sapo”, recuerda.

Ante la impotencia porque su caso no era investigado pese a reiteradas denuncias, Pérez comenzó a presentar licencias médicas de un doctor particular. Fue así como en agosto de 2017 la comisión médica de Carabineros le informa su baja por presentar problemas de “lumbago crónico”.

“Ellos me diagnosticaron y yo apelé llevando documentos médicos que decían que eso no era así, yo no tenía nada. Entonces me cambiaron el diagnóstico por Bipolaridad. Pero para eso hicieron que me entrevistara con un sicólogo. Y un sicólogo no puede darte un diagnóstico así. Yo quise apelar de nuevo llevando un informe de un siquiatra que desmentía aquello. Pero no me escucharon y simplemente me dieron la baja”.

“No entiendo cuál es el motivo de esto, hay algo que no quieren que se llegue más allá. A mi me amenazaron, amenazaron a mi familia y nadie investigó ninguna de mis denuncias. Nunca me hicieron exámenes ni nada. Me cambiaron el diagnóstico cuando se vieron pillados y siguen sin querer escucharme”.

Pérez señala que ha desistido de insistir al fallo de la comisión médica pues teme que se tomen represalias con sus hermanos o su padre, que actualmente son aun funcionarios en servicio. Por eso no se atrevió a hablar hasta ahora que quiere que se investigue las razones por las cuales, acusa, su diagnóstico fue adulterado y por qué además, la institución hizo caso omiso, señala, a sus reiteradas denuncias contra compañeros.

LaRed.cl solicitó mediante correo electrónico al departamento de comunicaciones de Carabineros, información sobre la comisión médica y su actual composición la mañana de ayer; pero este correo no fue respondido hasta el cierre de este reportaje.

En Vivo