Exclusivo: Verónica Vilches dirigenta Modatima, víctima de atentado en Petorca: “Estoy schockeada”

Durante la semana recién pasada, no uno sino varios dirigentes medioambientales de Quintero-Puchuncaví y en la lucha por el agua en Petorca fueron amenazados de muerte y amedrentados. Pero Verónica Vilches vio arder su auto en la puerta de su casa la noche del viernes. Una historia que se repite y a nadie parece importar ¿Quién y por qué le teme tanto a estas causas sociales?

El viernes, pasadas las 21 horas, el auto de la madre de Verónica Vilches comenzó a arder en la puerta de su casa. Pero, ¿quién está detrás de ese incendio? Una pregunta difícil de responder pues hasta ahora, no hay indicios de los responsables de este atentado que dejó con pérdida total el vehículo de la dirigenta medioambiental de Modatima. Sin embargo, ella acusa una persecución: Drones merodeando su casa y varias amenazas de muerte en el último tiempo.

Vilches es presidenta del comité de Agua Potable Rural (APR) de la localidad de San José en la provincia de Petorca y dirigente del Movimiento de Defensa del Agua, la Tierra y la Protección del Medioambiente, Modatima.

Ella es una conocida dirigenta social y defensora del agua en la provincia de Petorca, lugar tristemente célebre por la sequía que se arrastra por años en la zona. Allí, al igual que en otros lugares del país, la mayor parte de los derechos de agua están en manos de privados, mientras hay ríos que se secan, animales que mueren y personas que no tienen acceso a este recurso, incluso para sus necesidades más básicas. 

La dirigenta ha recibido amenazas de muerte en repetidas ocasiones. Las más concretas fueron las del 12 de febrero y posteriormente el 7 de junio del presente año. En ambas oportunidades el rayado en las paredes de las oficinas de la APR fue el mismo “Muerte para Verónica Vilches”. 

A raiz de esa situación, la mujer presentó en el mes de junio un recurso de amparo preventivo exigiendo que la justicia identifique a los responsables de dichas intimidaciones que se han hecho frecuentes en el último tiempo y que este viernes terminó destruyendo su auto por completo y casi quema su casa.  “El auto lo traía desde la casa de mi mamá que queda a no más de 4 minutos de la mía. Una vez que llegué, lo estacioné y no pasaron 20 minutos, cuando se empezó a quemar. No sabemos si nos lanzaron algo, si se pasó alguien a prender el fuego, no sabemos nada, fue todo muy rápido. Sólo nos dimos cuenta cuando el auto ardía”, señala Verónica en conversación exclusiva con LaRed.cl.

Según detallan desde la “Coordinadora por la Defensa del Agua del Valle de Akunkawa”, el mismo día del atentado, hubo un inusual tráfico de drones, algo que los hace sospechar aun más de que se trata de un atentado. Al respecto, Verónica manifestó que la presencia de estos aparatos ya es prácticamente normal, puesto que siempre están merodeando en las cercanías de su hogar y el de otras dirigentas de Petorca. “Es común que sobrevuelen nuestras casas. Pero no les temo, porque no he hecho nada malo”, argumenta.

Pese a que se encuentra asustada, Verónica asegura tener la fortaleza para enfrentar esta situación que la viene afectando durante los últimos meses. “Soy valiente porque soy campesina, soy huasa y mantenemos la fuerza, tal como me enseñó mi padre desde chica cuando trabajaba. Obviamente estoy choqueada y estos son momentos difíciles y muy duros. A mi me atacaron por defender la tierra y el agua que es un derecho humano de gente pobre y sencilla como nosotros que aspiramos a tener agua de calidad. Queremos el agua para el consumo humano de nuestras familias y nuestros hijos”, remarca. 

Según detallan desde la Coordinadora por la Defensa del Agua del Valle de Akunkawa, el mismo día del atentado, hubo un inusual tráfico de drones, algo que los hace sospechar aun más de que se trata de un atentado.

Desde sus inicios en 2010 Modatima, así como también las organizaciones medioambientales de Quintero y Puchuncaví han sufrido presiones y amenazas reiteradas. Tanto así que Amnistía el año 2017 inició la campaña “Valientes”, que juntó mas de 50 mil firmas pidiendo cautelar la vida de Rodrigo Mundaca y Verónica Vilches.

Sin embargo, en estos días, además de Verónica Vilches, los dirigentes Carolina Vilches, Marcela Nieto, enfermera de Quintero que denunció a través del colegio de enfermeras de la Quinta Región la semana pasada las amenazas recibidas y el doctor Anibal Vivaceta, también involucrado en el tema medioambiental de Quintero, han sido amedrentados.

“Lo que ha sucedido con Verónica Vilches es una escalada pero que este año 2021 ha tenido una expresión super brutal. Lo que ocurrió el viernes es bien curioso, es raro que un vehículo detenido explosione de manera espontánea sin que haya intervención de terceros. Esto se inscribe es una conducta que ha habido hace años con largos procesos de persecución y criminalización de nuestro trabajo”, señala Rodrigo Mundaca, Gobernador de la Quinta región y líder de Modatima.

“Esta semana ha habido amenazas de muerte en contra de otros dirigentes no sólo contra Verónica y eso es preocupante porque los informes internacionales dicen que América Latina es peligroso para los dirigentes medioambientales y Chile no es la excepción porque los abusos de poder se expresan desde la norma y desde el discurso imperializante y que en Chile se expresan muy brutalmente”, agrega.

Tanto Verónica como Lorena Donaire, también dirigente de Mujeres Modatima, aseguran que las amenazas y ataques que han sufrido ellas y otros dirigentes podrían venir de sectores específicos: “Creemos que vienen de los latifundistas, así como de la misma policía incluso. Hay cosas bien extrañas que han pasado y nosotras suponemos que es parte de las estrategias de las empresas extractivas porque somos dirigentas que estamos obstaculizando sus objetivos”, comenta Donaire y agrega: “nos sentimos muy desprotegidas porque es un patrón que se repite”. 

Lorena Donaire explica además que: “En mi caso se me han metido a la casa y no me roban nada. Nos sentimos bajo amenaza permanente cuando vemos un auto sospechoso sin patente frente a nuestras casas. Yo he llamado a Carabineros y nunca hay un furgón para asistirnos. Incluso en una oportunidad llamé desde mi teléfono y luego del de mi hija y estaban todos bloqueados. No podíamos llamar. No pasan los partes a la Fiscalía como corresponde cuando hacemos denuncias, después desconocen el hecho”, señala.

Rodrigo Mundaca, va más allá y manifiesta su preocupación pues “aún no hay información precisa ni se han hecho pericias para saber cuáles son las causas que llevaron a ese incendio”.

Una precariedad y abandono persistente que no tienen explicación razonable, menos aún al considerar que el 2019 el propio Mundaca fue víctima de seguimientos por parte del Estado en el marco de lo que se llamó “Paco Leaks” y que generó incluso una comisión investigadora en el Congreso el 1 de noviembre de ese año; para determinar responsabilidades por estos ilícitos.

Pero Mundaca señala: “hasta hoy no vemos nada de lo que sucedió con esa comisión en la que ni siquiera nos citaron a declarar”.

“Esta no es una situación de ahora y es una situación que ha pasado por distintas administraciones de gobierno, concertacionistas y de Chile Vamos y ha prevalecido la impunidad. Cada vez que hacemos acciones ante la justicia denunciando amenazas la justicia nos dice que tenemos que identificar a quienes nos amenazan y es tragicómico que uno tenga que ejercer un rol de persecutor cuando es a ellos a quienes les corresponde investigar. Se requiere una fiscalía que cautele los derechos humanos y sin embargo esa demanda ha sido largamente postergada. Tenemos una sensación de impunidad y esto escala cada día más”, concluye el recién electo gobernador de la Quinta región.

En Vivo