Las graves denuncias que enfrenta el Fiscal favorito de Jorge Abbott

El Fiscal Eugenio Campos sobrelleva una querella en su contra por apremios ilegítimos y malos tratos en interrogatorios. Así lo establece la investigación que mantiene el Fiscal Regional de Atacama Alexis Rogat, tal como lo pudo confirmar LaRed.cl. Gritos y duros términos son parte de lo que quienes trabajan con él señalan como pan de cada día. “Así es el fiscal”, dicen. Acá, los detalles desconocidos de las denuncias que pesan sobre el subalterno favorito de Jorge Abbott.

Por: Gustavo Manén

Tras la derrota de 3 a 0 en la Corte de Apelaciones de Rancagua, en el caso donde se intentaba probar que el suspendido Fiscal Regional, Emiliano Arias, había entregado información a familiares sobre una causa que investigaba el Ministerio Público (violación de secreto), al interior de la institución; reflotó una causa que está vigente y que aún se investiga en contra del Fiscal Eugenio Campos, quien había sido designado por el Fiscal Nacional, Jorge Abbott, para investigar dichas acusaciones en contra de Arias.

La indagatoria que sigue en curso, según lo confirmó a LaRed.cl el Fiscal Regional de Atacama, Alexis Rogat, busca probar los procedimientos utilizados por Campos para interrogar a varios de los testigos durante la causa en contra de Emiliano Arias. 

Campos, actual Fiscal Regional de Magallanes, logró notoriedad pública por ser quien se hizo cargo de uno de los casos más emblemáticos del último tiempo en términos de corrupción: el denominado “Paco Gate”.

En el marco de la investigación en contra de Arias, se registraron graves acusaciones en contra de Eugenio Campos, que si se prueban, pueden ser de las más graves a las que se ha visto expuesto un persecutor público: apremios ilegítimos y abuso en contra de dos funcionarias del Ministerio Público, que fueron citadas a declarar como testigos en esa indagatoria.

Las denuncias, que quedaron estampadas en una querella presentada en 2020, retratan el modus operandi de Campos durante sus rondas de interrogatorios.

LOS MÉTODOS DE CAMPOS

Fueron dos funcionarias quienes acudieron a la Asociación de Funcionarios del Ministerio Público para dar cuenta de las conductas de Campos en sus interrogatorios. Quienes conocen sus métodos para estas instancias, recuerdan que Campos se desempeñó como Fiscal Militar.

Entre los funcionarios que acusan apremios ilegítimos se encuentran Macarena Bustos Romero, abogada asistente de la Fiscalía de Alta Complejidad de la Región de O’Higgins, quien “pese a presentarse en reiteradas ocasiones a prestar declaración en forma voluntaria y a colaborar en todo lo que se le solicitó, fue objeto de malos tratos, coacciones y apremios ilegítimos”, apunta la querella. A la denuncia de Bustos, se suma la de Carolina Contreras Villanueva, funcionaria de la Fiscalía Regional de O´Higgins y secretaria del Fiscal Regional Emiliano Arias.

Fue el 2 de mayo de 2019 en la noche, cuando Bustos fue informada que debía ir a declarar. Al otro día llegó a las oficinas de la Fiscalía de O’Higgins. Pese a que Bustos acudió a comparecer frente a Campos y luego estampó las denuncias por los malos tratos que recibió, el cuestionado jefe del Ministerio Público, las desestimó. De acuerdo a la Asociación, Jorge Abbott, por medio de la Resolución FN/MP N°2036/2019 de fecha 2 de octubre de 2019, argumentó que, ”el Consejo General de Ministerio Público decidió desestimar que se tratare de una denuncia respecto de hechos constitutivos de delitos, además de rechazar las solicitudes de instruir investigación administrativa en contra del Fiscales Regional Eugenio Campos Lucero”.

La querella también apunta a Jorge Abbott y a quienes resulten responsables de ser autores, cómplices o encubridores de los ilícitos descritos en esta.

Según la información que consta en la carpeta de investigación y en los antecedentes recopilados por LaRed.cl, la abogada Macarena Bustos acusa que se la intentó vincular sentimentalmente con Arias: “En su primera pregunta el Sr. Campos me consulta acerca de con quién mantengo una relación sentimental dentro del Ministerio Público (…) Luego, en forma directa y sobrepasando cualquier límite profesional, me preguntó si el Fiscal Regional Emiliano Arias era la causa del término de mi relación sentimental con un funcionario del Ministerio Público. Ante mi solicitud de aclaración, me consultó directamente si había terminado mi relación debido a que tengo un vínculo amoroso o sexual con el Fiscal Regional, lo que negué tajantemente”.

Y agrega: “Él insistió en este tema, consultándome si alguna vez el Fiscal Regional Emiliano Arias se había propasado conmigo o había tenido insinuaciones íntimas hacía mí, lo que volví a descartar de plano, ya que la relación siempre fue netamente laboral. Luego me preguntó si había una relación más allá de lo laboral entre el Fiscal Regional Emiliano Arias y su secretaria Carolina Contreras lo que también negué, pues nunca vi nada que me hiciera pensar aquello.”

Bustos, agrega que fue presionada indebidamente en el desarrollo del interrogatorio para que “de manera voluntaria entregara su teléfono celular, teniendo que mostrarle sus mensajes de whatsapp y para que aceptara que un perito revisara su teléfono particular”.

El interrogatorio duró casi ocho horas: “Debo señalar que en las casi 8 horas que duró la toma de declaración, y dado los malos tratos que recibí por parte de un Fiscal Regional, miembro de la misma institución, lloré prácticamente todo el tiempo. Quiero recalcar que yo no merecía un trato diferente por mi calidad de testigo (o de funcionaria), pues esto implicaría interpretar que se puede tratar mal a un imputado. Lloré porque me sentí humillada como persona, como mujer y como profesional, por las preguntas, tono y presiones en que incurrió el Fiscal Campos. Mi aflicción no fue por tener que declarar o participar del proceso, estoy segura, e insisto, que estas preguntas no se las hubieran hecho a un hombre.”

Por último, según este testimonio, Eugenio Campos “la amenazó explícitamente”: “Antes de incautar mi teléfono vio que mi aparato vibraba sobre la mesa y me preguntó quién me hablaba, y yo respondí que eran los miembros de mi asociación de funcionarios que querían venir a verme, a lo que me contestó: ‘es mejor para usted que ellos no estén aquí’”.

LOS GRITOS DEL FISCAL

Otra de las denuncias que se investiga está basada en el relato de Carolina Contreras Villanueva. La mujer dice que el Fiscal Campos, tras leer su declaración, que había sido tomada por la policía, la increpó. De acuerdo al relato de la acusación de la querella, “habría comenzado a gritarle luego de leer su declaración preguntándole en qué momento el Fiscal Regional don Emiliano Arias la había llamado para recibir instrucciones”. Ella, pese a estar desconcertada con su violencia, le dijo que no había recibido ningún llamado. “Eso no fue todo, él siguió gritándole por considerar ambigua su declaración, amenazándola –entre gritos– que le leería sus derechos pues estaba mintiéndole. Enfadado, el Fiscal Regional don Eugenio Campos sale de la sala mientras ella quedó completamente estupefacta pues en sus catorce años en la institución –señala– jamás había vivido o visto algo así”.

La funcionaria, desconcertada, le consultó al policía presente qué era lo que ocurría. Ante lo que policía le respondió: “así es el Fiscal”. En la narración de Contreras, que consta en el documento, afirma que Campos volvió a ingresar al lugar donde la estaba interrogando y le dice que, “mi compañera Macarena está relatando otra cosa, que me perjudicaría, porque nos contradecíamos, le respondo yo no voy a inventar algo que no recuerdo (…)”.

La declaración se extendió por siete horas, sin descanso, “con permanente tono amenazante y presiones para que ella declarara lo que el Fiscal Campos quería oír y no su conocimiento respecto a los hechos. No bastaba que ella estuviera colaborando. Él persistía en amenazarla con incautaciones a su computador y el peligro que ello podría conllevar para ella”.

Lo peor, vino después. La mujer dice que, “mientras el oficial ordenaba la declaración me decía [Fiscal Campos] que recuerde que tiene que declarar lo mismo cuando se le cite en el sumario, en mi estado tal de angustia, decía ¿por qué me advierte tanto?, me pregunta si yo tenía una hija, le digo que sí, ¿por qué? Sentí que me estaba advirtiendo algo. Como puede ser posible recibir este tipo de tortura, haciéndome sentir aún más vulnerable.”

El resultado de los tratos de Campos, que hoy se investigan, terminaron con Carolina Contreras con “crisis de pánico y terapia” y diagnosticada con depresión aguda.

Paradójicamente en un reciente recurso presentado por Campos, según publica hoy La Tercera, y que busca anular la sentencia de la Corte de Apelaciones de Rancagua en el caso de Emiliano Arias, el ex fiscal militar indica respecto a su par: “Se ha afectado el bien jurídico desde la perspectiva de la confianza depositada en los funcionarios públicos, en cuanto a que la revelación que el Sr. Arias Madariaga hace a sus parientes y otros de dos fichas SAO, violenta la confianza que el Ministerio Público y los ciudadanos han depositado en la más alta autoridad de la Fiscalía en la Región de O’Higgins, autoridad máxima del Ministerio Público en el territorio de su competencia”. Y dice que en su fallo la Corte comete errores y afirma que la instancia hizo una interpretación errónea. Desconociendo además que la Corte Suprema, en 2020, ya había negado la remoción de Arias de su cargo.

LA RESPUESTA DE ABBOTT

Según la denuncia, Jorge Abbott, decidió desestimar que se tratara de una denuncia respecto de hechos constitutivos de delitos, además de rechazar las solicitudes de instruir una investigación administrativa en contra de su Fiscal favorito y del que muchos sostienen, con preocupación, al interior del Ministerio Público, Abott lo considera su sucesor natural o continuador, como eventual futuro Fiscal Nacional.

Los siguientes, fueron los argumentos de Abott para subestimar las graves denuncias:

1. Se desestimó que se estuviera ante una denuncia de hechos constitutivos de delitos debido a la forma en que se refieren los hechos denunciados por doña Carolina Contreras, afirmando que era improcedente iniciar cualquier investigación penal a este respecto.

2. Debido a la forma en que fueron denunciados los hechos no parecen susceptibles de ser sancionados administrativamente, toda vez que se refieren a diligencias practicadas por el Fiscal [Campos Lucero] que dirige una investigación penal, en una actividad dirigida al esclarecimiento de los hechos investigados y a la determinaciones de eventuales responsabilidades penales, sujeto a normas propias del Código Procesal Penal, que incluso contempla normas de apremio para los testigos, y dónde no se aprecia ninguna infracción a las mismas. Se trata de una obligación legal que sobre el Fiscal [Eugenio Campos].

3. Conforme el relato de la denunciante [Macarena Bustos] se desestima que el Fiscal Ayala excediera de sus facultades al exigir el cumplimiento de su obligación funcionaria de colaborar con la investigación.

LaRed.cl intentó obtener una versión del Fiscal Eugenio Campos, pero hasta el cierre de esta edición, no se obtuvo respuesta alguna.

En Vivo