Licitación de empresa china para fabricar pasaportes pondría en riesgo vigencia de Visa Waiver para entrar a Estados Unidos

Esta semana, salió a la luz pública que la empresa estatal Aisino Corporation, una de las compañías tecnológicas más grandes de China, con sede central en Beijing, busca adjudicarse una licitación del Registro Civil, para fabricar las cédulas de identidad y pasaportes de los chilenos por los próximos 10 años. Según se indicó, dicha compañía – que compite con otras cuatro, estaría liderando esa licitación, al presentar una oferta de US$222 millones. Le seguiría la multinacional francesa Idemia (ex Morpho) con US$245 millones y las restantes serían Telefónica Chile (Movistar Empresas), Adjudica Chile, Sonda y Veridos, con una oferta de US$303 millones.

Esta es la primera vez que Aisino se presenta a una licitación pública en Chile y los resultados de esa carrera se sabrán en el mes de octubre, para que aquellos que ganen comiencen a operar a fin de año. 

Para muchos, Aisino Corporation corre con una inexplicable ventaja, considerando que, mantiene una baja puntuación en relación con sus competidores en la licitación. Por otra parte, se ve con preocupación el impacto que tendría que una empresa china se haga cargo, entre otras cosas, del gestionamiento de documentos de identidad y los pasaportes chilenos, puesto que existe entre Estados Unidos y Chile el convenio de la visa Waiver que en la actualidad permite que todos los chilenos y chilenas que deseen viajar a ese país, ya sea por negocios, turismo o estén de tránsito, puedan acceder a ella por un período de 90 días, sin necesidad de ser visado.

Al respeto el académico de la Alejandro Barrios, del Centro de Sistemas Públicos de la Universidad de Chile, señala que, surgen dudas de la veracidad del resguardo de los datos. “En los últimos días hemos sabido que se está llegando al final del proceso de evaluación de esta licitación y si bien se supone que el contrato cuida los datos de las personas, siempre surgen dudas. También queda la incertidumbre de cómo puede impactar esto en nuestro acuerdo con el protocolo de visa Waiver, considerando que una empresa de origen chino estaría gestionando nada menos que el pasaporte de los chilenos”, remarca el investigador.

Pero la preocupación por un eventual acceso de los chinos a las bases de datos, también es tema en los Estados Unidos. Durante el año 2020, el FBI explicó a empresas estadounidenses la existencia de un malware que está instalado en las redes de compañías extranjeras en ese país. Según indica el medio Nuevo Periódico.com, el FBI advirtió que este malware puede causar un gran daño a las víctimas y que los objetivos más probables son las compañías estadounidenses en el campo de la salud, la industria química y el sector financiero. Aunque el gobierno chino no está acusado directamente, el FBI afirma que Aisino trabajaría bajo el “patrocinio” del NISEC (Centro Nacional de Ingeniería de Seguridad de la Información), que tiene vínculos con el ejército chino, lo que indicaría que se tratarían de operaciones de recolección de datos por parte del Estado.

En julio del año pasado Ma Zhenzhou, vicepresidente de Aisino, comentaba que Chile era uno de los mercados donde esperaban posicionarse, y la realidad lo confirma, ya que los negocios chinos en este territorio crecen paulatinamente y hoy lideran la cantidad de visas para inversionistas que se han otorgado, con 135 de un total de 317 permisos según InvestChile, que es el organismo público que promueve a nuestro país como destino de inversión.

Otro dato de la llegada de los mercados chinos al país dice relación con la compra de la empresa CGE por parte de la gigante de la electricidad china State Grid. En el mes de marzo del presente año la Fiscalía Nacional Económica (FNE) aprobó sin condiciones la adquisición de la participación accionaria de State Grid International Development Limited (Sgidl) en la Compañía General de Electricidad S.A. (CGE) y CGE Servicios S.A., luego de que en noviembre del 2020 el grupo español Naturgy decidiera poner a la venta su paquete accionario equivalente al 96 % de la empresa. “La operación no es apta para reducir sustancialmente la competencia en los mercados de generación, transmisión y distribución eléctrica, así como también en los servicios no regulados asociados a la distribución y la comercialización de transformadores de distribución estándar y equipos compactos de medida (ECM)”, informó la FNE en su momento dando el ok a la multimillonaria transacción.CGE es una empresa dedicada a la transmisión y distribución de energía eléctrica y posee concesiones en las regiones de Arica y Parinacota, Antofagasta, Atacama, Coquimbo, Valparaíso, Metropolitana, O’Higgins, Maule, Ñuble, Biobío y la Araucanía. 

¿Economía de mercado o colonización?

En junio del año 2005, varios países entre los que se encontraba Chile, veían al gigante asiático como una poderosa forma de establecer puentes y asociaciones económicas. En efecto, naciones como Antigua y Barbuda, Argentina, Barbados, Brasil, Guyana, Jamaica, Perú, Trinidad y Tobago, Venezuela y Chile, daban a los chinos el estatuto de “economía de mercado” y se frotaban las manos ante una posible -y en ese minuto-apetecida asociación estratégica planteada desde el otro lado del mundo.

Se incrementaron visitas de funcionarios chinos a nuestra región y numerosas delegaciones oficiales latinoamericanas, realizaban el casi obligado trayecto de visitar Beijing y Shanghai, confirmando en esa época que aquella influencia no era solo económica sino que además, tenía un fuerte componente político, que con el paso del tiempo se ha ido consolidando. 

Hoy, a la luz de lo que podemos visualizar, China emerge como un actor influyente en América Latina y especialmente en Sudamérica. La pregunta es ¿A qué costo?

El factor Piñera 

El 22 de abril de 2019, una comitiva chilena llegó al país asiático para participar del ProChile Innovation Summit, donde 43 emprendedores nacionales buscaban estrechar lazos comerciales con gigantes tecnológicos chinos. Junto al Piñera, también viajaron sus dos hijos, Cristóbal y Sebastián Piñera Morel, despertando fuertes críticas en Chile por nepotismo.  

Dos días después de su arribo, Interferencia reveló que Cristóbal y Sebastián crearon una empresa enfocada en robótica apenas un mes antes del viaje. Cristóbal, por su parte, era dueño de Hopin, una compañía con intereses también en el área tecnológica. Dos de los socios de este último también viajaron junto a la comitiva chilena en un evento comercial exclusivo, que les permitiría hacer contactos con gigantes de la industria china como Huawei, Xiaomi y Bid, entre otros.  

El caso hizo que la Contraloría se pronunciara al respecto, (en favor de los Piñera) y produjo también críticas tanto de la oposición como en el oficialismo. Pero el mandatario continuó su periplo promoviendo a China, desde Pekin, en el marco de la gira oficial por ese país y allí se reunió con distintos empresarios y directivos de grandes compañías chinas señalando. “Queremos transformar a Chile en un verdadero centro de negocios para las empresas chinas, para que ustedes puedan, desde Chile, llegar también a toda América Latina”, dijo el Jefe de Estado en la oportunidad.

El mandatario realizó además una visita a las instalaciones de la empresa Didi, que ofrece servicios de transporte que van desde bicicletas, taxis y autobuses hasta autos compartidos y entrega de alimentos. Se informaba en ese momento que la dicha empresa ya tenía previsto iniciar operaciones en Chile ese mismo año (2019) como parte de su expansión al mercado latinoamericano, tras el debut en Brasil y México. En la oportunidad se reunió con trabajadores del área de innovación y compartió con sus máximos ejecutivos.

En tanto, las críticas por cómo se fue desarrollando su visita a China, continuaron, debido entre otras cosas, a que el sistema político que rige esa nación asiática, difiere mucho de su pensamiento. Cabe mencionar que aquel viaje, surgió días después que el mandatario liderara un evento de repudio contra Nicolás Maduro en la frontera de Venezuela y Colombia, en compañía de su par colombiano Iván Duque, y en presencia del propio Juan Guaidó.

Si bien el caso provocó un pronunciamiento de Contraloría al respecto (favorable para el clan Piñera) y críticas tanto de la oposición como el oficialismo, la situación no perturbó, entre otros a Luis Schmidt Montes, embajador de Chile en China, quien cerró filas detrás de Piñera y sus hijos emprendedores. En entrevista con El Mercurio, el diplomático -quien acompañó al mandatario durante los eventos- catalogó como “todo un éxito” la iniciativa, sin hacer mención alguna a los conflictos de interés que generaba la inclusión injustificada de Sebastián y Cristóbal Piñera Morel en la comitiva. 

“Chile tiene relaciones no solamente diplomáticas, sino que de amistad con todos los países del mundo, y lo tenemos con Estados Unidos, con Europa, y también las tenemos con China. Llevamos 50 años de relaciones diplomáticas con China”, afirmaba Piñera y agregaba; “Cada uno tiene el sistema político que quiera, lo que importa en este caso es que entre China y Chile estamos buscando con pragmatismo caminos de colaboración que beneficien a ambos pueblos”.

Ya en el 2020 y en una promocionada llamada telefónica, el primer mandatario sostuvo una conversación desde su despacho en La Moneda con el líder de China Xi Jinping sobre la crisis del coronavirus. En la oportunidad Piñera le manifestó su solidaridad y la de los chilenos, por los tiempos difíciles que esa nación vivía. “Esta crisis sanitaria ha sido tal vez la más grande que ha vivido China y que está viviendo el mundo en la historia reciente de la humanidad. Sin perjuicio de ello hemos seguido muy de cerca todas las medidas que ha tomado China en materia de detección, cuarentenas, tratamientos tempranos, aislamiento, compartir la información que hay”, explicó en esa oportunidad. 

Fotos: Gobierno de Chile

En Vivo