Treinta siniestros en Pullally desde el 2018 encienden en la población sospechas de intencionalidad para apropiarse de territorios

Una treintena de incendios en distintas zonas de Pullally, en la comuna de Papudo, ninguna investigación en curso y la posibilidad de que tras un siniestro el suelo de un terreno pueda ser cambiado para otros usos como el agrícola o el inmobiliario, enciende las sospechas de la población con respecto a la intencionalidad más allá de la existencia de un pirómano loco.

“Estamos desesperados, tenemos miedo y esto no sale en ninguna parte”, nos comenta Paula Menenses, habitante de Pullally y una de las 30 víctimas de los incendios que desde el año 2018, padecen de manera incomprensible los habitantes de esa localidad que colinda con Papudo y que queda a unas dos horas de Santiago.

Como todos los años, la temporada estival trae consigo una serie de problemas relacionados con la proliferación de incendios forestales en distintos sectores del país y los habitantes de Pullally y Papudo bien lo saben. En efecto, desde hace poco más de dos años que se vienen desarrollando una serie de siniestros y pese las denuncias interpuestas, hasta la fecha no hay investigaciones que arrojen resultados y no hay sospechosos. Todo esto ha generado en los habitantes del sector miedo, rabia e incertidumbre, pues en cualquier momento la alarma de incendio les puede caer a ellos. De hecho el último se registró el 30 de agosto pasado a las 4 de la mañana.

Los habitantes consideran inconcebible que con tanto tiempo y tantos hechos simultáneos, no exista una investigación seria que pueda dar con los responsables, ya que se ha confirmado que en todos los casos hubo acción de terceros. “Yo interpuse una denuncia y mi caso esta detenido e incluso cerrado sin resultados”, señala Paula y agrega;  “Todos los incendios fueron hechos con químicos acelerantes y eso nos lleva a pensar también, que acá pudiera existir toda una confabulación. Pullally es una localidad que ha subido de precio y Papudo está saturado y quieren seguir construyendo. Si bien acá esta la acción de un pirómano, pero los siniestros son muy seguidos, no creo que un psicópata disponga del dinero para que cada semana genere un incendio. Es extraño, no roban nada, sólo prenden fuego. Mi casa la quemaron a las 2 de la madrugada y es raro que nadie nunca vea nada”, sostiene Paula, quien es una de las pocas víctimas que se atreve a entregar su testimonio, ya que existe, dice, mucho miedo en las personas.

Marisol Godoy, es la Presidenta de la Junta de Vecinos Nº1 de Pullally. Ella señala que los vecinos del sector se sienten desamparados ya que a la fecha, no han tenido respuestas concretas de la Fiscalía. “Hace muy poco tuvimos otro incendio en una casa que estan construyendo. Nosotros peleamos, por la seguridad, porque las cámaras en las calles funcionen, etc. No es posible que no exista nada…un día hubo cuatro incendio simultáneos en una sola noche y pasó como un hecho cualquiera”, señaló Marisol. Por su parte Felisa Garay, secretaria de la misma junta vecinal, agrega que; “existen muchas hipótesis que hablan desde que; los incendios se provocan para que se devalúe el terreno y se pueda vender después, pero como no existe una investigación clara, nadie puede asegurar nada, lo único seguro es que sufrimos incendios en todas partes. Hasta un árbol milenario quemaron”, afirma la dirigenta de los vecinos.

Investigaciones y querellas

La preocupación por los incendios ha traspasado más allá del interés propio de los vecinos. En el año 2020 la entonces alcaldesa de Papudo Rosa Prieto pidió a través de un oficio a la fiscal Regional, Claudia Perivancich, con copia al Intendente Regional Jorge Martínez, que se designara un fiscal con dedicación exclusiva para dar a la brevedad con el o los autores de estos delitos que tienen en alerta a los lugareños.

La Red.cl consultó a la Fiscalía Regional de Valparaíso y mediante un comunicado se nos señaló que “La Fiscalía Local de La Ligua recepcionó desde diciembre de 2019 y durante el año 2020, varias denuncias por el delito de incendio que afectaba a la zona de Pullally, comuna de Papudo. Todas estas causas se fueron agrupando, al igual que las querellas que se presentaron por los mismos hechos. Antecedentes que fueron transferidos al fiscal especializado en incendios Raúl Ochoa, quien coordina la investigación hasta la fecha”, sostiene el texto. La comunicación añade que “se ha desarrollado un exhaustivo trabajo investigativo junto a la Policía de Investigaciones, quien a través de la Brigada Investigadora de Delitos Contra el Medioambiente y Patrimonio Cultural (BIDEMA), ha ejecutado las diligencias en terreno. Se efectuaron pericias científicas, para buscar alguna evidencia en los sitios del suceso, sin resultados positivos, como también la existencia de testigos presenciales de los hechos, lo que tampoco arrojó resultados”, señala el organismo persecutor de Valparaíso y agrega además que, “la Fiscalía ha coordinado estas labores, que buscaban determinar la existencia de un patrón común en los incendios, además de determinar o imputar a alguna persona la ejecución de los mismos”.

Consultada la actual alcaldesa de Papudo Claudia Adasme en qué situación se encuentran las causas legales destinadas a investigar este caso, la edil señaló que efectivamente la administración anterior interpuso tres querellas. La primera fue archivada, en la segunda ocasión el fiscal a cargo propuso no perseverar y la tercera se encontraría aún en investigación. “Nosotros hemos estado recabando información y presentamos hoy lunes (20 de septiembre) una nueva querella (RIT: 1909-2021) porque no puede ser que sigan sucediendo estos incendios y que a nadie le importe. Pullally es una localidad rural muy pequeña y no es posible que la gente – que en su mayoría es de edad- se acueste cada noche pensando en que les pueden venir a incendiar su hogar”, sostiene Adasme. Asimismo, la máxima autoridad de Papudo aseguró que además de la presentación de una nueva querella, se estan reforzando los sistemas de seguridad y se ha firmado un convenio con la Subsecretaría del delito para que lleguen dos nuevas camionetas de vigilancia. Además se espera contar muy pronto con más cámaras de seguridad en las calles de la ciudad.

La hipótesis del cambio de suelo

Según publicó Qué Pasa el 2 de septiembre, existe un estudio en curso, donde se ha detectado que, en muchos casos, tras los incendios forestales, no existe protección alguna del suelo y de lo que queda de la vegetación, para posibilitar la recuperación natural de los espacios que se queman. “Mediante la reconstrucción histórica del perímetro de algunos incendios, se puede observar que áreas cubiertas por bosques y matorrales nativos, luego de ser afectadas por incendios forestales, son intervenidas eliminando la vegetación nativa remanente, para transformarlas a uso agrícola, forestal o urbanización”, señala la nota firmada por expertos en el tema y agregan que este patrón, que por ahora se ha estudiado en la región de Valparaíso, ha sido denunciado en distintas partes del país, revelando un potencial uso del fuego para hacer cambio de uso del suelo desde vegetación natural hacia zonas productivas o habitacionales.

Dudas razonables

Consultamos al diputado de la zona Diego Ibáñez, sobre el problema de los incendios en Pullally y algunas hipótesis de vecinos que, más que apuntar a un lobo solitario, sospechan que tanto siniestro en un mismo lugar, tiene que ver con la intencionalidad de cambiar el uso del suelo a través de los incendios. Al respecto, el diputado Ibáñez remarca que se ha presentado un proyecto de Ley para prevenir en materia de ordenamiento territorial, el uso de incendios como herramientas de despeje de terrenos. “Constatamos que los incendios ocurren para expandir cultivos o bien para despejar terrenos para otro tipo de uso como los loteos irregulares -que se da mucho en esa zona (Pullally) por falta de ordenamiento territorial-. El problema es que nadie se ha dedicado a investigar”, señala Ibáñez.

Respecto al miedo de los vecinos y sus hipótesis sobre la génesis de estos incendios, el diputado es claro en que hay evidencia de una intención de querer cambiar el uso del suelo. Argumenta que la zona de Pullally, antiguamente, perteneció a una familia y con el tiempo esos terrenos se lotearon para los campesinos y finalmente en dictadura se subdividieron. “En algunos casos se vendieron a precio de huevo y en otros se hizo mucha especulación inmobiliaria. De hecho, aún existen terrenos de gente que no los ocupa y que estan esperando que suba el precio para vender”, señala Ibáñez y agrega que; “en otros casos, hay gente que tiene proyectos cercanos a las dunas de Pullally con casitas de veraneo, para convertirlas en eventuales resorts al aire libre. Así comienzan… así partió en Los Molles o Quintay, lugares que son muy bonitos” señala, inmediatamente añade: “si bien no existe una evidencia judicial que permita imputar a alguien la responsabilidad de los incendios, hay una evidencia sustantiva para probar que sí se cambian los usos del suelo tras un incendio. “Es difícil saber quiénes son los que prenden fuego a los lugares, pero sí es fácil saber que después de eso se modifica el terreno para fines agrícolas o inmobiliarios”, asegura Diego Ibáñez.

Sobre este mismo tema, Alejandro Miranda, investigador del Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (Co2), de la Universidad de Chile, asegura que en la Región de Valparaíso se produce un 20% de incendios intencionales. “Es por eso que se está tratando de evitar incentivos para que ocurran y uno de ellos es este cambio de ley para evitar el cambio de uso de suelo post incendio, que es lo que permite que cuando un bosque se quema, este pierda su calidad de bosque y los resguardos para que vuelva a florecer”.

El docente de la U. de Chile, agrega que se ha recabado evidencia de lugares cubiertos con bosque nativo que fueron afectados en su momento por incendios y luego pasaron a ser zonas de agricultura o de urbanización. “Hemos encontrado que hay zonas en que ha ocurrido un incendio y luego se utiliza para otra cosa. Eso nos hace pensar que por una parte, la legislación no está protegiendo los bosques quemados y por otra, que hay una duda razonable de que algunos de esos incendios hayan sido causado con el fin de hacer ese cambio de uso del suelo, el que no habría podido ser posible sin que ello ocurriera”, señala Miranda.

Distinta opinión tiene la alcaldesa Claudia Adasme. La edil cree que es difícil pensar en una situación más orquestada de eventuales personas con intereses inmobiliarios, debido a que en el caso de los incendios, se trata de viviendas que estan en proceso de construcción. “Además se da otro tema muy particular, ya que Pullally es la ex Hacienda y entonces sus dueños son 120 personas y cada uno sabe cuál es su terreno. No se da como para pensar en eso, es una hipótesis que por ahora descartamos. Lamentablemente acá hay una persona con sus facultades mentales perturbadas”, sostiene Adasme quien dice conocer el sector y reconoce que una de las últimas casas siniestradas pertenece a un familiar.

En la actualidad la Fiscalía pudo establecer que en este proceso varios de estos siniestros son intencionales y sin bien hasta hoy no se ha podido acreditar la participación de personas determinadas, el Ministerio Público señaló que se encuentra evaluando los pasos a seguir en este caso.

En Vivo