Las lecciones que nos dejan 20 años de Harry Potter

Con el especial “Harry Potter: Regreso a Hogwarts” la saga del joven mago vuelve a estar en boca de todos. Después de dos décadas incrustada en la cultura pop, estos son algunos de los aprendizajes que podemos sacar de una de las franquicias más exitosas de la literatura y el cine. 

Por: Ernesto Garratt

1. LA FANTASÍA NO ES DE NICHO

 Si usted es un creador y/o artista y en más de una ocasión un productor y/o editor le ha respondido que la fantasía es de nicho, usted puede reírse en su cara sin ningún pudor. ¿La razón? La escritora J. K. Rowling tuvo tantas respuestas negativas antes de materializar su historia del joven mago Harry Potter, que al final el tiempo y las ventas le dieron la razón. A 20 años del estreno de la primera película de Harry Potter y luego de un total de ocho películas transcurridas, la saga Harry Potter acumula una recaudación de siete mil, setecientos millones de dólares. Leyó bien. US$7,7 billions, como escriben los anglosajones. Es decir, $6.559.525.900.000 de pesos chilenos. 

Cuatro de las cinco películas más taquilleras de la historia son de ese mal llamado “nicho”: 1.Avengers: Endgame (2.797 millones de dólares), 2. Avatar (2.787 millones de dólares), 4. Star Wars: El despertar de la Fuerza (2.068 millones de dólares) y 5. Avengers: Infinity Wars (2.048 millones de dólares). Así que después de dos décadas de Harry Potter está más que demostrado que el género de “fantasía” no es de unos pocos. Todo lo contrario. Se trata de un tipo de relato que en países como el nuestro es visto con prejuicio e ignorancia, pero en mercados más desarrollados es grito y plata. Y no hay ningún truco debajo de la manga en esta afirmación ni trampa de ningún tipo. Solo es la magia de una historia bien contada. 

2. CRECER EN PANTALLA TIENE PROS Y CONTRAS 

El trío protagonista de Harry Potter son tres niños que crecieron en pantalla frente a nuestros ojos. Daniel Radcliffe (Harry Potter) Emma Watson (Hermione Granger) y Rupert Grint (Ron Weasley) fueron gradualmente dejando su infancia atrás y ante la presión, la propia Emma Watson acaba de confesar en el especial de HBO Max “Harry Potter: Regreso a Hogwarts”, en el que la mayor parte del elenco se reunió para celebrar el vigésimo aniversario de la serie de películas, que pensó en renunciar a mitad de la saga. 

“Cuando comencé, una cosa de la que [el productor] y el estudio me hablaron fue que Emma no está segura de querer volver y hacer otro Potter”, señaló David Yates, director de la quinta entrega, “Harry Potter y la orden de el Phoenix”.  “La gente definitivamente olvida lo que asumió y la elegancia con que lo hizo”, dijo su coprotagonista Tom Felton. “Dan [Radcliffe] y Rupert [Grint], se tenían el uno al otro. Tenía mis compinches, mientras que Emma no solo era más joven, estaba sola”.  “Encontré una entrada en el diario que era como, hmmm”, recordó Emma Watson. “Pude ver que, a veces, me sentía sola”.  “Creo que estaba asustada”, continuó hablando con Grint. “No sé si alguna vez sentiste que llegaste a un punto de inflexión cuando dijiste, ‘Esto es para siempre'”.  “Yo diría que tenía sentimientos similares a Emma”, sumó Grint más tarde. “Es una especie de contemplación de cómo sería la vida si lo llamara un día, pero en realidad nunca hablamos de eso. Supongo que lo estábamos pasando a nuestro propio ritmo. Estábamos en el momento. En ese momento, realmente no se nos ocurrió que todos estábamos teniendo sentimientos similares”. Emma Watson también confesó que se enamoró de Tom Felton durante el making of de la saga, el actor a cargo del rol de Draco. 

3. A VECES, NACE UN ÍDOLO

Robert Pattinson, que logró fama con su propia saga “Crepúsculo” y ahora será el protagonista de“The Batman”, hizo su debut a lo grande en el cine de gran presupuesto en 2005 con “Harry Potter and the Goblet of Fire”. Su rol de Cedric Diggory, que repitió en  2007 en “Harry Potter and the Order of the Phoenix”, le ha dado satisfacciones impensadas para un joven que filmó con 18 años su ingreso a la saga del señor Potter. 

 “Recuerdo que fui a Tokio por primera vez y me senté en mi habitación, mirando la ciudad y pensando ‘¿Cómo ha sucedido esto?’”, decía sobre la prensa mundial de la película. “Fue realmente especial y realmente me gusta esa película … no estaría actuando si no fuera por eso”.  También reveló Pattinson que los cineastas detrás de la película eran especialmente protectores de las estrellas de la película, muchas de las cuales tenían 11 años en ese momento.  “Era un ambiente realmente agradable en Harry Potter. Incluso en comparación con las películas que he hecho desde entonces, la forma en que trataban a los niños estaba muy protegida”, continuó. “He visto películas en las que ves a un niño que tiene su tutor y no parece exactamente que vaya a la escuela. Quiero decir, es como si estuvieran cumpliendo con un requisito legal. Pero en Harry Potter, era como si estuvieran en la escuela y estaban haciendo un trabajo al mismo tiempo”.

4. SECUNDARIOS DE LUJO NECESARIOS

Alan Rickman, Gary Oldman, Emma Thompson y un largo etcétera de actores secundarios de lujo han ayudado a darle sustento dramático a la saga de Harry Potter en el cine. Sin embargo, por lo que podemos concluir después de ver HBO Max “Harry Potter: Regreso a Hogwarts”, la excelente actriz Helena Bonham Carter tuvo un protagonismo extra fílmico a esta asistencia actoral en el coro de señeros talentos.  El actor Daniel Radcliffe, de actuales 32 años, ha confesado en este especial de HBO MAX que alguna vez estuvo enamorado de Helena Bonham Carter, de 55 años. La actriz, que interpretó a la retorcida Mortífaga Bellatrix Lestrange en las películas, rebuscó en sus cosas y encontró una vieja carta que Radcliffe le escribió durante la realización de las películas después de que ella le pidió su autógrafo. 

La carta decía:  “Estimads HBC (Helena Bonham Carter), fue un placer ser su coprotagonista y posavasos, en el sentido de que siempre terminaba sosteniendo su café”, escribió Daniel Radcliffe. “Te amo y desearía haber nacido 10 años antes. Podría haber tenido una oportunidad. Mucho amor y gracias por ser genial”. Radcliffe vaciló al leer la última parte, pero Carter lo animó con una carcajada. “Puedes compartir”, dijo. “¿No es agradable? Siempre lo atesoraré. Eso está en mi baño, Dan”, agregó.

5. CUARÓN, EL MEJOR DIRECTOR DE LA SAGA

 De las ocho películas de la saga, hay consenso en que la que dirigió el ganador del Oscar, Alfonso Cuarón, resulta no solo la mejor sino que la más osada en términos narrativos. Estamos hablando de la tercera parte, “Harry Potter y el Prisionero de Azkaban”, de 2004, que logra establecer el tono que veríamos en las siguientes películas. El infantilizado Chris Columbus estuvo a cargo de los primeros dos filmes de la saga, “Harry Potter y la piedra filosofal” y “Harry Potter y la cámara secreta”, pastiches livianos que lograron pasar a un espesor más respetable gracias al aporte del realizador mexicano, que por lo demás también es una de las caras presentes en la reunión de los 20 años de HBO MAX. 

En dicho especial el director explicó por qué siempre está nublado en su cinta de Harry Potter. 

“Para Azkaban, se trata de cruzar la mayoría de edad. Están traspasando el umbral entre la infancia y la adolescencia. En los dos primeros (filmes), Harry todavía es un niño, hay un mayor optimismo en torno al tono en sí. Sin embargo, cuando el niño cumple 13 años, hay una gran nube que ensombrece todo lo que rodea a Harry, y necesitábamos transmitir eso también estilísticamente “.

Alfonso Cuarón venía de rodar la osada “Y tu mamá también” (2001) y su impronta más adulta y oscura sobre la franquicia de Rowling se notó inmediatamente. El dolor de la adolescencia cobró más sentido e intensidad y le idea del loop temporal que a veces parece dominar los pensamientos juveniles cobró materialidad con el recurso de volver en el tiempo, sobre los propios pasos de uno mismo. Lo que hizo Cuarón fue un tremendo aporte que, sin embargo, no tuvo parangón con el resto de las secuelas, dirigidas por Mike Newell (“Harry Potter y el Goblet de Fuego”) y David Yates (a cargo de las cuatro finales cintas). 

En Vivo