Mamoru Hosoda, director de “Belle”: “Hay cierto temor o riesgo en torno a nuevas tecnologías”

El director japonés Mamoru Hosoda explica las coordenadas de sus películas de animación, siempre rodeadas por el hálito de las nuevas tecnologías y con protagonistas jóvenes que habitan tanto la realidad como mundos de fantasías. Y “Belle”, su última pieza maestra y ovacionada en Cannes, no es la excepción. 

Por: Ernesto Garratt

Muchos le llaman el sucesor natural de Hayao Miyazaki, el mandamás de los estudios Ghibli, el Disney japonés. Muchos lo ven como la esperanza más brillante de la animación asiática del futuro. Demasiados lo consideran con justicia un artista inalcanzable. Pero la verdad es que cuando tienes al otro lado de la cámara del computador a Mamoru Hosoda, estás frente a un artista y persona de sumo amable, injustamente humilde para todo el currículo que posee: autor de clásicos modernos como la animación, como “Mirai”, “Wolf Children”, “Summer Wars”, “The Boy and The Beast” y un largo etcétera. 

La última cinta del director japonés es “Belle”, un relato de animación que junta “La Bella y la Bestia” con la idea de un metaverso digital y que resultó con una ovación de 15 minutos en el último Festival de Cannes. De mirada curiosa y siempre atento a las preguntas, Hosoda responde honestamente el cuestionario de www.lared.cl sobre esta cinta que se estrena en Chile el 20 de enero. 

La historia sigue a una niña tímida que, literalmente no puede sacar la voz, pero que en un mundo virtual se convierte en una hermosa y admirada estrella de la canción. 

-Comentaste que de cierta forma fue inspirada en tu hija de 5 años de edad. ¿Cómo fue la experiencia al ver la película con ella? ¿Sabes? Mi hija casi tiene 5 años y a ella le encantó la película.  

Muchas gracias por ver la película con tu hija, me hace muy feliz. Y estoy admirando tu habitación en estos momentos, es muy linda. Tu hija se debe emocionar cada vez que entra a tu habitación.

Lo que está mirando Hosoda es mi escritorio: muchos libros, novelas gráficas y juguetes-reliquias de mis personajes favoritos de la cultura pop: Darth Vader, Terminator, El Fauno de “El Laterinto del Fauno”, entre otra madura decoración. 

-No, tiene prohibido entrar aquí. No tiene permiso para jugar con mis juguetes (risas). 

 Seguro debe ser difícil, a mí me gustaría estar ahí jugando. 

 No, claro que la dejó entrar, jugamos juntos, por supuesto. 

 La verdad es que mi esposa llevó a mi hija de 5 años y a mi hijo de 8 años y la vieron juntos. Dijeron que la encontraron muy entretenida. Y mi hija se enamoró del personaje de Belle. Así que después fue a un juego de Arcade, donde tienen los juegos de grúa, y estaba intentando agarrar una muñeca de Belle, un pequeño juguetito. 

– Eso es espectacular. Una de las cosas más lindas de tu película es que ofrece y muestra un hermoso y positivo punto de vida del mundo digital. Y ya has explorado el mundo digital en películas anteriores también. Por favor, me puedes hablar sobre ese punto en especial.

 He estado creando películas que tienen como tema central el mundo del internet hace más de 20 años, comenzando por “Digimon”. La historia del internet creció inmensamente hace unos 25 años atrás. Así que yo soy uno de los directores que tiene la trayectoria más larga usando el internet como tema en mis películas. Cuando veo a otros directores representar el mundo del internet, por lo general es un poco ficticio. Hay cierto temor o riesgo en torno a nuevas tecnologías que hace que los adultos se pongan muy nerviosos, y hace que las personas piensen que les va a quitar la humanidad. Esta tendencia gira en torno a años atrás, en la época de Charles Chaplin y los “Tiempos Modernos”, donde hay cierto “instinto” en algún nivel humano que asume que algo nuevo va a ser necesariamente malo. O va a quitarnos algo. Y si miras “Tiempos Modernos”, Charles Chaplin encendió las alarmas diciendo: “esto está cambiando, esto otro está cambiando…”. Pero, ¿acaso eso significa que estamos dejando que los humanos se conviertan en una nueva especie? Claro que no. No vamos a sacrificar nuestra inteligencia. Así que para mí, es vez de hacer películas para estos adultos tan nerviosos y temerosos, quise enfocarme en el futuro de lo que el internet puede representar, y sobre todo en los usuarios futuros, que serán los niños, porque van a pasar mucho de su tiempo viviendo en el mundo digital de internet. 

-Sí, y una de las cosas que más me gusta de las películas, especialmente en esta, es la línea entre la realidad y la fantasía, el mundo digital. Otra de las cosas más lindas es que el personaje principal descubre su voz, el poder de su voz. En términos de trabajo personal, ¿fue difícil encontrar tu lugar en la industria de la animación en Japón?

 Sobre lo que comentas, tienes absolutamente toda la razón. En el caso de Belle, no puede cantar en frente de los demás en su realidad. Pero cuando está en el mundo digital, si puede. Y muchas veces, la forma más superficial de ver esto, es pensando que quizás siempre fue una muy buena cantante. Pero yo creo que al entrar en el mundo digital y tener acceso a eso, se gatilló quien realmente era ella, una faceta que de alguna manera estaba reprimida. Cualquiera que hace música, o escribe poemas, o hace deportes, está intentando liberar algo y encontrar esa libertad. Las personas que leen libros, también están intentando encontrar algo a través de eso. Y por ese motivo, para mí, hay cierta verdad en eso. La vida no siempre está llena de cosas buenas. Entonces, quizás a través de estos mundos más creativos y artísticos estoy intentando encontrar otro mundo para mí. 

-Otra cosa interesante de tus películas es el foco en la familia, en el punto de vista de los niños, en la relevancia de la familia. Es un tema muy latinoamericano. 

 El hecho que mi película represente a las familias de Latinoamérica me pone muy contento. Y sobre tu consulta acerca de la idea de la familia, creo que es un tema muy universal, no importa en qué lugar del mundo vivas, ni tu situación política, ni las fronteras de los países, qué tan avanzados estén o qué tan adinerados son. No cambian mucho las dinámicas de las familias. Tampoco aquello que hace a las familias más felices, o cuáles son los momentos más difíciles que se les presentan, o los desafíos que tienen. Para esta película, o cualquier de mis películas, no es que haya hecho una investigación sobre las familias alrededor de todo el mundo y que haya buscado un denominador común entre ellas. Realmente busqué algo que fuese cercano a mí, específicamente dentro de mi familia, en mi propio hogar, o en la relación con mis padres. Algo muy cercano, donde quise expresar esa relación dentro de la película, para que le haga sentido a las personas en Latinoamérica. Para mí, como director de cine, me hace demasiado feliz. 

– Te agradezco mucho. Gracias. Solo quiero decir que, si algún día quieres visitar Chile, y conocer mi habitación y conversar desde aquí, en este escenario, es todo tuyo y gratis. 

– Muchas gracias, puedo ver tu habitación claramente a través de la videollamada, y pareciera ser muy divertida. Me encantaría ir a Chile algún día. Encontré que la entrevista fue súper profunda y perspicaz. Así que gracias por las preguntas increíbles. 

En Vivo