Alcaldes del norte afirman que Estado de Excepción no ha detenido la migración ni repercutido en mayor seguridad

Javier García, jefe comunal de Colchane señaló que no ha habido en la práctica un efecto en cuanto a seguridad ni una política para mejorar la relación del Ejército con los pobladores. Por su parte, el alcalde de Iquique, Mauricio Soria, señaló que solo se creó un recinto donde hay cerca de 300 personas que antes estaban en la calle.

La tarde de este miércoles la Cámara de Diputados aprobó una nueva prórroga del Estado de Excepción en la denominada Macrozona Norte.

La extensión de la medida fue aprobada por 128 a favor, 4 en contra y 5 abstenciones. Ahora deberá pasar al Senado para completar su tramitación en el Congreso.

Sin embargo, el Estado de Excepción ha sido cuestionado por los alcaldes de Iquique y Colchane, quienes afirmaron que la medida no ha tenido efecto en detener la migración ni ha influido en mayor seguridad.

“No ha habido en la práctica un efecto en cuanto a seguridad que se requiere para nuestros vecinos, como también no hay ninguna política tendiente a mejorar la relación del Ejército con los pobladores”, señaló el alcalde de Colchane, Javier García.

El edil señaló que pobladores Aymaras principalmente han visto sus vidas alteradas, como también han habido constantes reclamos sobre todo de adultos mayores que son tratados de mala forma por personal del Ejército.

“No cuenta con capacitación y por su alta rotación constantemente hay conflictos que nosotros estamos judicializando, generan cierta incomodidad en la población”, agregó.

El municipio estudia la posibilidad de interponer un recurso de protección por la vulneración de los derechos de los niños Aymaras que estudian en Colchane pero que viven en la localidad boliviana de Pisiga en Bolívar, quienes deben caminar más de 4 kilómetros por bofedales para ir a clases ya que el Ejército les impide el paso.

Por su parte, el alcalde de Iquique, Mauricio Soria, señaló que si bien, el fluyo migratorio no es como se había visto antes, se debe a que se creó un recinto donde hay cerca de 300 personas que antes estaban en la calle.

“Si vamos a las cifras, son las personas que han sido reconducidas al día de hoy y son las personas bolivianas que viven en Iquique o trabajan en Iquique (…) si vamos a hablar de que el Estado de Excepción ha sido la gran diferencia en el tema migratorio no es así”, agregó.

Las autoridades comunales también hicieron notar las consecuencias negativas que la militarización ha producido en el detrimento de la economía local, así como en la falta de abastecimiento por mantener la frontera entre Chile y Bolivia cerrada.

Foto: Captura de video

En Vivo