¿Amnistía o limitar prisiones preventivas?: Las opciones que maneja el Senado para los presos de la revuelta

La idea de un indulto no solo provoca una serie de cuestionamientos técnicos-jurídicos, tampoco tendría el mínimo de votos para ser aprobado por el Congreso. Por su parte, el gobierno está abierto a buscar una alternativa que regule la prisión preventiva, siempre y cuando tenga un alcance general.

Un nuevo intento de acuerdos se llevará a cabo por los senadores de la Comisión de Constitución del Senado, para tratar de dar respuesta a la prisión preventiva, donde el Presidente electo, Gabriel Boric, emplazó al Senado para resolver un indulto a quienes siguen presos en el marco del estallido social en 2019.

Sin embargo, en dos oportunidades, la sala y los jefes de la bancada del Senado, han devuelto el proyecto sin pronunciarse en sobre el fondo. Así ocurrió en septiembre y octubre, solicitando que rehiciera su informe, para buscar una alternativa jurídica.

El problema de lograr un indulto, es que solo beneficiaría a los condenados y no a la mayoría de los presos, que aún figuran en pleno proceso de investigación judicial.

Según una estadística entregada por Gendarmería a la mesa del Senado, hay 211 personas privadas de libertad por causas relacionadas con el estallido social. Entre ellas, 67 están en calidad de condenadas y 144 en prisión preventiva.

Debido a esto, las alternativas jurídicas que el Congreso maneja, serían enfocarse en el mecanismo de las prisiones preventivas o legislar directamente una amnistia.

La presidenta del Senado, Ximena Rincón, se refirió a este hecho, señalando que es un abuso de la herramienta judicial mantener a una persona en la cárcel mientras se investiga su responsabilidad penal.

Además, añadió que la problematica está en la prisión preventiva. “No se puede indultar a quien no está sancionado, el problema son las prisiones preventivas”.

Existe otro inconveniente, para su aprobación requiere el apoyo de 22 senadores. La estimación que se hace en el Senado, es que estaría complicado llegar al piso de 22 votos.

Por otro lado, el Ministro de Justicia, Hernán Larraín, expresó que está a favor de buscar una solución, pero hay que considerar que una norma general, también beneficiaría a otras personas por otros delitos.

“Es complejo hablar de indulto cuando a alguien se le está procesando, es más bien una amnistía encubierta. Por otro lado, se está confundiendo con otro problema real, no es solo con los presos de la revuelta, también tenemos a personas que están por un tiempo prolongado”, sostuvo.

Cabe destacar que en mayo del año pasado, la Corte Suprema en un oficio dirigido al Senado, señalando que un indulto general, no coincide con lo que es considerado históricamente, sino le corresponde a una ley de amnistía.

En Vivo