Aterrizaje de emergencia en Concepción: Jetsmart ya había sido investigada y DGAC detectó infracciones aeronáuticas en sus vuelos

A dos días de que uno de sus vuelos presentara problemas técnicos y tuviera que abortar su recorrido, LaRed.cl y LaRedAcción tuvieron acceso a una investigación del 2021 que comprobó que la aerolínea infringió los protocolos de tripulación, no respetando tiempos máximos de vuelo y no cumpliendo las restricciones establecidas para los recorridos de largo alcance.

A poco de haber despegado desde el Aeropuerto Carriel Sur de Concepción, la incertidumbre se apoderó de los viajeros de Jetsmart que se trasladaban hasta Calama la noche del pasado viernes.

Repentinamente, la aeronave comenzó a dar vueltas en círculo por sobre la bahía de Concepción. La maniobra se prolongó por 40 minutos y algunos pasajeros incluso se descompensaron por el miedo. Finalmente, el avión tuvo que regresar a su punto de partida.

Todo se debió a una falla en el tren de aterrizaje de la máquina, la que, tras ser detectada, fue alertada a la torre de control y activó el protocolo de emergencia, donde se dispuso quemar combustible para reducir el peso del avión.

Este aterrizaje de emergencia no fue el único problema que presentó la aeronave. Algunos pasajeros también aseguraron que el despegue fue retrasado debido a una falla en un neumático.

En medio de este episodio protagonizado por Jetsmart, LaRed.cl y LaRedAcción tuvieron acceso a una investigación de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) que detectó irregularidades cometidas por la aerolínea en sus procedimientos de vuelo.

A raíz de una denuncia, la DGAC inició el 8 de marzo del 2021 un proceso para indagar en las presuntas infracciones a la normativa aeronáutica en la operación de un vuelo del 31 de octubre del 2020, que se trasladó entre Santiago, Antofagasta y Trujillo, Perú, para luego hacer el mismo recorrido a la inversa.

Utilizando a la misma tripulación a bordo, el vuelo habría excedido los periodos de reposo, de tiempo de vuelo y habría incurrido en infracciones a las condiciones establecidas para vuelos reforzados al no respetar el reposo en vuelo y cometer irregularidades con el cálculo del tiempo de vuelo.

Pese a que se concluyó que la operación Santiago-Trujillo sí cumplió los procedimientos operacionales y normativa vigente, la DGAC concluyó que durante febrero de 2020 Jetsmart excedió en 9,5 horas el límite de 100 horas de vuelo de uno de sus pilotos, lo que no fue informado por la empresa. Así consta en su informe final del 31 de julio del 2021.

Asimismo, la aerolínea tenía mecanismos internos para calcular los límites de tiempo de vuelo para registrar la información en las bitácoras personales de las tripulaciones, aprovechándose de que la Ley Laboral no dispone límites al respecto y la normativa aeronáutica que sí lo hace no define un procedimiento para el registro e informe de las horas de vuelo de los pilotos.

Extracto del informe final de la investigación de la DGAC

Jetsmart tampoco cumplió la restricción de efectuar los vuelos de largo alcance con tripulaciones reforzadas en horario diurno y excedió el límite de 4 horas de reposo en asientos de pasajeros, los que no están diseñados para el reposo de tripulantes.

Esta última infracción ocurrió en los vuelos con tripulaciones reforzadas efectuados en las rutas Santiago-Salvador de Bahía-Santiago; y Santiago-Bogotá-Santiago. Curiosamente, la misma DGAC indica que “estas restricciones no se encontraban establecidas en la normativa aeronáutica”.

Foto: Wikipedia

En Vivo