Cambio de ciclo: Las figuras políticas que se van y la reestructuración del poder

Varios “históricos” del Congreso no volverán este 11 de marzo, al igual que personeros de gobierno que tendrán que dejar paso a la nueva administración frenteamplista. Gabriel Boric también tendrá que intervenir en la designación de los jefes de diversas instituciones, como la Contraloría General de la República, comandantes en jefe de las Fuerzas Armadas y ministros de la Corte Suprema.

Tras el triunfo de Gabriel Boric en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, comenzó a hablarse de un cambio de ciclo en la política chilena y que hace carne lo que la ciudadanía demandó a partir del estallido del 18 de octubre de 2019.

La primera señal concreta de este cambio de ciclo político se vio en las elecciones de Convencionales para integrar la Convención Constituyente, donde conglomerados que por años tuvieron un peso indiscutido en la arena política, quedaron reducidos a prácticamente nada, dejando de manifiesto la profunda crisis interna que estaban viviendo.
El caso más emblemático fue el de la Democracia Cristiana, que consiguió solo un representante: Fuad Chahin, quien terminó saliendo de la presidencia de la falange en medio de una fuerte polémica con Ximena Rincón.

La caída de la DC se agudizó luego de que su candidata presidencial, Yasna Provoste, quien terminó en quinto lugar con solo el 11.6% de los votos, por debajo de Franco Parisi, el líder del Partido De la Gente (PDG), agrupación que con solo meses de vida logró seis diputados y presencia en casi todas las regiones del país.

Elecciones municipales: El primer aviso

En los comicios de mayo pasado, Unidad Constituyente, colectivo que agrupa a los principales partidos de la ex Concertación como el Partido Socialista, el PPD, Partido y la Democracia Cristiana, consiguió el mayor número de alcaldías, sumando un total de 129 y 1010 concejales, seguido por Chile vamos que se quedó con 87 alcaldes y 772 concejales

Pese a que el Frente Amplio quedó en tercera posición, se quedó con algunas de las comunas más importantes como es el caso de Macarena Ripamonti que logró quitarle el municipio de Viña del Mar que la derecha tuvo por décadas. El otro caso es el de Maipú, donde por casi 30 años el cargo pasó entre la DC, RN y la UDI, hasta que el militante de Revolución Democrática, Tomás Vodanovic le ganó a Cathy Barriga (UDI) quien iba a la reelección.

Otra comuna emblemática y políticamente estratégica que perdió el “duopolio político” fue Santiago. Luego de 30 años en manos de la ex Concertación y Chile Vamos, el municipio quedó en manos de Irací Hssler del Partido Comunista, derrotando a Felipe Alessandri (RN).
Lo mismo ocurrió en Ñuñoa, luego de que Emilia Ríos (RD) terminara con el dominio de Renovación Nacional, partido que tenía el timón de la comuna desde 1996.

El nuevo Congreso y los “históricos” que ya no siguen

Uno de los grandes desafíos que tendrá Gabriel Boric a su llegada al poder es llegar a acuerdos con un Congreso en el que no tiene mayoría y que está prácticamente empatad donde ningún partido “ronca”.
La aparición de nuevos colectivos, como es el caso del Partido De la Gente (PDG) que instaló a seis diputados, se suma a que varios parlamentarios que llevan décadas en el Parlamento no volverán el 11 de marzo a raíz de la reforma constitucional de julio de 2020 que limita la reelección de parlamentarios a solo dos periodos, lo que trajo como consecuencia que varios “históricos” no puedan repetirse el plato.

El caso más representativo es el de Guido Girardi, el factótum del PPD que ha estado en el Congreso por casi 30 años desde que fue elegido diputado en 1994 para luego ocupar un puesto en el Senado.

Girardi generó polémica luego que hace algunas semanas se conociera que era una de las cartas para integrar el Consejo Resolutivo de Asignaciones de la Cámara Alta. Sin embargo, tras los cuestionamientos por su posible postulación al cargo, fue el propio senador que anunció que no postularía.

“Tomé la decisión de no postular. En esta etapa, tengo compromisos profesionales y académicos ligados precisamente a los temas de la ciencia, los cuales pudieran resultar incompatibles con esta importante función”, dijo el legislador.

Sobre sus compromisos ligados al mundo científico, Girardi hace referencia a su rol en Congreso Futuro, evento organizado por la Comisión Desafíos del Futuro del Senado de Chile, la Academia Chilena de Ciencias y el Gobierno de Chile, desde 2011 y que su principal sede es el ex Congreso Nacional por lo que seguramente Girardi no estará muy alejado de lo que ocurre en el Parlamento.

Otra figura de la ex Concertación que no sigue es Juan Pablo Letelier del Partido Socialista, quien al igual que su compañero Marcelo Schilling y el independiente ex PPD Pepe Auth no volverán este 11 de marzo luego de décadas en el Congreso.

Carolina Goic y Carlos Montes también son dos históricos que se alejan del Parlamento. Mientras la ex candidata presidencial de la DC afirmó que “está cansada de la política de corto plazo”, por lo que trabajará desde la fundación que tiene en Magallanes, el senador PS suena como un posible miembro del futuro gobierno de Gabriel Boric. Estos nombres se suman al de Alejandro Guillier, Marco Enríquez-Ominami, Manuel Monsalve, Gabriel Silber y José Miguel Ortiz.

En la otra vereda están los casos de Jacqueline van Ryyseblerghe y Ena von Baer. Esta última, quien dejará el cargo de senadora para ser reemplazada por la RN María José Gatica, señaló que se retirará del mundo político para integrarse al mundo privado.

Los que se van tras dejar La Moneda y las nuevas autoridades designadas por Boric

Donde más expectación hay es en el Poder Ejecutivo, donde la administración de Sebastián Piñera deberá dejar paso a los nuevos inquilinos de Palacio encabezados por Gabriel Boric.

Mientras el mandatario adelantó que no se postulará por tercera vez a la presidencia, seguirá vinculado al mundo político a través de sus organizaciones, como es Fundación Futuro.

Tal como Piñera, varios miembros de su gabinete se irán al mundo privado o académico. Es el caso de su primo y ex ministro del Interior, Andrés Chadwick, quien, tras ser destituido de su cargo en noviembre de 2019 por las violaciones a los derechos humanos ocurridas durante el estallido social, volvió a sus labores en su estudio de abogados.

Alfredo Moreno y Juan Carlos Jobet son otros dos que están evaluando volver al mundo privado y académico, respectivamente.

Mientras los ministros Hernán Larraín y Cecilia Pérez han manifestado su alejamiento de la política, Andrés Allamand asumirá la cabeza de la Secretaría General Iberoamericana, organismo que apoya la organización de las Cumbres Iberoamericanas de Jefes de Estado y de Gobierno, por lo que se espera que seguirá vinculado al mundo del poder político.
Por su parte, el ministro del Interior, Rodrigo Delgado, el vocero Jaime Bellolio y Juan José Ossa (Segpres), no tendrían cargos de importancia en este nuevo ciclo, sin embargo, tendrían un rol en la oposición y en la defensa “del legado” de Piñera.

En el caso del exministro de Defensa, Alberto Espina (RN), tras dejar la cartera, asumió como consejero del Consejo de Defensa del Estado.
Uno de las decisiones que deberá tomar Boric a su llegada a La Moneda, será intervenir en la designación de cerca de 30 autoridades que dejarán su cargo en los próximos cuatro años.

Estos son algunos de los cargos claves que serán reemplazados en los próximos cuatro años, como es el fiscal nacional, Jorge Abbott, quien fue nombrado por Michelle Bachelet en 2015 y que ha estado bajo cuestionamiento por el caso SQM.

El nuevo presidente también tendrá que intervenir en la designación de la cabeza de la Contraloría General de la República, Jorge Bermúdez, quien deja su cargo en diciembre de 2023. Su sucesor debe ser acordado entre el Ejecutivo y el Senado.

Entre marzo de 2022 y diciembre de 2025, seis de los 21 ministros de la Corte Suprema deberán dejar su cargo al cumplir 75 años. Se trata de Guillermo Silva, Rosa Egnem, Haroldo Brito, Juan Fuentes, Jorge Dahm y María Teresa Letelier.

La designación de los miembros de la Corte Suprema es a partir de una quina de candidatos propuestos por la misma corte. Boric deberá elegir uno de ellos, previa validación de dos tercios del Senado.

Respecto a las Fuerzas Armadas y Carabineros, Boric deberá intervenir en la designación de los sucesores de Arturo Merino al mando de la Fuerza Aérea, Javier Iturriaga, comandante en Jefe del Ejército y Juan Andrés de la Maza, máximo jefe de la Armada.

Lo mismo ocurre con el General director de Carabineros, Ricardo Yáñez, quien termina su periodo en noviembre del 2024, casi al término del mandato de Boric. Deberá optar por uno de los cinco oficiales generales de mayor antigüedad.

Fotos: Flickr/Shutterstock

En Vivo