Con Mario Marcel en Hacienda, Boric tranquiliza al empresariado y se le critica renunciar al “no son 30 pesos, son 30 años”

La llegada del presidente del Banco Central en el próximo gabinete es una clara señal de tranquilidad para el mundo empresarial, pero no necesariamente para la economía de las personas. Cabe recordar que el economista estuvo en contra de los retiros del 10%, en momentos en que las ayudas del gobierno no llegaban. “El pueblo no votó por eso, el pueblo quiere cambios. La vieja política es lo que el 18 de octubre fue cuestionado”, expresó Luis Mesina de No+AFP.

“No son 30 pesos, son 30 años” fue la consigna que se escuchó con fuerza tras el estallido social de octubre de 2019 y que explicaba que el problema de la crisis política y social había sido el modelo económico instaurado por la dictadura y profundizado por los gobiernos de la Concertación en concordancia con la derecha.

Sin embargo, el triunfo de José Antonio Kast en la primera vuelta de las elecciones presidenciales puso en alerta máxima a los partidos de Apruebo Dignidad y a los de la ex Concertación.

Todos entendían que había que cuadrarse con Gabriel Boric, independiente de las diferencias que podrían tener. Impedir que la extrema derecha llegara al poder era la prioridad.

Pero recibir el apoyo transversal y en especial de figuras tan gravitantes de la ex Concertación, como fue el de Michelle Bachelet y Ricardo Lagos, era también renunciar a las críticas a los políticos del pasado y congelar la consigna “no son 30 pesos, son 30 años”.

Esto se concretó este viernes cuando Gabriel Boric anunció a Mario Marcel como su futuro ministro de Hacienda.

“Nombrar a Mario Marcel en Hacienda es congraciarse con el empresariado y desdeñar a movimientos sociales”, expresó Luis Mesina cuando en la tarde del jueves el nombre del ex militante del Partido Socialista ya sonaba como carta segura para Hacienda.

El vocero de la Coordinadora Nacional de Trabajadores No+AFP agregó que “es grave reposicionar a la Concertación, el pueblo no votó por eso, el pueblo quiere cambios. La vieja política es lo que el 18 de octubre fue cuestionado”.

Aunque el nombramiento de Marcel es una clara señal para congraciar y dejar tranquilos a los empresarios, quienes han estado nerviosos por las políticas económicas que podría implementar el futuro gobernante, no hay que desconocer el conocimiento que posee y la responsabilidad financiera que ha demostrado, ajeno a los discursos populistas de algunos parlamentarios que se escucharon con frecuencia el último tiempo.

Pero no hay que olvidar tampoco que el actual presidente del Banco Central fue contrario a los retiros del 10% y desde su cargo auguró un oscuro futuro si es que se seguían aprobando los retiros, pese a que las ayudas económicas del gobierno no llegaban a la ciudadanía.

“Acercaría al sistema financiero a un desequilibrio de magnitud”, dijo Marcel en agosto del año pasado ante la Comisión de Constitución de la Cámara de Diputadas y Diputados.

“El ajuste en los mercados sería mucho más amplio y acercaría al sistema financiero a un desequilibrio de magnitud que no hemos observado en Chile en mucho tiempo”, advirtió, en un discurso que iba en claro apoyo a los empresarios, que veían con nerviosismo cómo los dineros de las AFP se fugaban.

La figura de Marcel genera consenso transversal en el mundo político y económico, además de su amplia trayectoria profesional y académica. Sin embargo, como se vio en la crisis económica de la pandemia, sus conocimientos iban más dirigidos a cuidar la macroeconomía más que ir en ayuda de la economía de las personas de a pie.

“Marcel a Hacienda, el sueño del pibe de Sanhattan”, titulaba una nota de El Mostrador firmada por Iván Weissman, dando a entender que Marcel está más cerca del empresariado que de la gente que ha visto caer sus ingresos producto de la crisis económica.

En plena discusión sobre el cuarto retiro del 10%, el Banco Central aumentó en 125 puntos base la tasa de interés, la más alta en 20 años, lo que generó un alza en los créditos, poniendo más cuesta arriba la situación económica de las personas.

Fotos: Flickr/Shutterstock

En Vivo