Jorge Sharp: “La Concertación expulsó a las mayorías sociales de la política, hoy Boric puede hacer lo contrario”

Pese a diferencias que parecían irreconciliables, Jorge Sharp vislumbra con optimismo el próximo gobierno de Gabriel Boric, un proyecto político más amplio que abraza como propio y donde, asegura, se debe superar el neoliberalismo impuesto en la dictadura. En conversación con LaRed.cl, el alcalde de Valparaíso remarca la importancia de romper con la transición a la democracia y entregarle el poder a los territorios, llama a liberar a los presos del estallido y analiza los desafíos de su municipio y su “agenda común” con Irací Hassler.

Por: Cristóbal Cruz M.

Faltaban solo siete días para la primera vuelta de las elecciones cuando Jorge Sharp anunció públicamente su voto. La decisión no fue precisamente una sorpresa. A fines de noviembre, el reelecto alcalde de Valparaíso ya veía el escenario electoral que se desplegaría un mes después.

Y ante esa disyuntiva, Gabriel Boric o José Antonio Kast, Sharp no tuvo titubeó en apoyar al que, consideraba, era el único que podía frenar el ascenso al poder de la ultraderecha chilena.

El anuncio también careció de sorpresa por la manera en que lo hizo: remarcando las diferencias políticas irreconciliables con Boric y su coalición, esas mismas que lo hicieron renunciar a Convergencia Social un año antes y que podrían haber sembrado dudas sobre su definición para la elección presidencial.

Al mismo tiempo que manifestaba su voto a favor de su viejo amigo de infancia en Punta Arenas, Sharp se encargaba de dejar clara cuál era su visión del Frente Amplio. “No encarna las ideas de cambio que se expresaron el 18 de octubre”, fue una de las frases que emitió en una entrevista con El Mercurio.

Un análisis marcado por la grieta definitiva que quebró una ya tensionada relación con Boric, que se produjo cuando el entonces diputado y futuro presidente firmaba el acuerdo por una nueva Constitución en La Moneda mientras las calles ardían y cientos sufrían la brutalidad de la represión del Estado.

Hoy, en conversación con LaRed.cl, el alcalde de Valparaíso proyecta lo que serán los próximos cuatro años de gobierno, parte de un proyecto político más amplio que ya abraza como propio.

“El gobierno del presidente Boric debemos tratar de convertirlo en el inicio de un tren de gobiernos transformadores”, vislumbra Sharp. “Nosotros buscamos aportar desde los gobiernos locales, desde el territorio, porque ahí está la base de la sociedad y eso es una oportunidad que no hay que desaprovechar”.

“Tenemos esperanza y expectativa que con el nuevo gobierno y el éxito del proceso constituyente podemos avanzar en dibujar una nueva democracia y responder a demandas históricas de las comunidades y pueblos de Chile”, dice el alcalde, que no solo reconoce que esas transformaciones serán graduales, sino que también que para realizarlas Apruebo Dignidad deberá incorporar a sectores disidentes como el suyo.

“Necesitamos una alianza política y social amplia porque es seguro que habrá sectores que van a intentar impedir que los cambios que necesita el país. Nosotros buscamos aportar desde los gobiernos locales, desde el territorio”.

Esas alianzas sociales resultan fundamentales para Sharp en esta coyuntura política, una donde, asegura, se debe superar el neoliberalismo instalado a sangre y fuego en la dictadura.

“Nuestro objetivo estratégico es avanzar hacia una sociedad post neoliberal, asumiendo que la sociedad actual está perfilada por un neoliberalismo que, entre otras cosas, se preocupó por desarticular actorías sociales, tejidos comunitarios y organizaciones políticas que apostaban por la transformación”, analiza.

Esa crisis de representación, continúa Sharp, se generó en un contexto en donde “se excluyó a los pueblos de las decisiones políticas, reduciéndolo a meros espectadores o clientes, tendencia que se empieza a romper con las primeras movilizaciones del 2000 y que se consolida con el estallido del 2019”.

Cerrar esa brecha sería vital para el éxito del próximo gobierno en medio del constante asedio que, pronostica, sufrirá de parte de la derecha y los sectores reaccionarios.

“No será un gobierno fácil porque muchos querrán que le vaya mal y harán todo lo posible para que así sea, pero ahí es clave que los millones que votaron por el nuevo gobierno e incluso otros que no lo hicieron sean involucrados de forma protagónica en la gestión de gobierno y en las decisiones claves”.

Acá, Sharp no pierde la oportunidad de responsabilizar a los gobiernos de la transición a la democracia, los mismos que hoy buscan articularse como oficialismo junto a Boric, y aprovecha de hacer un llamado de advertencia al presidente electo.

“La Concertación hizo todo lo contrario ya que expulsó a las mayorías sociales de la política y optó por un camino de negociación con élites empresariales, eclesiásticas, militares y políticas. Hoy el gobierno de Boric tiene la posibilidad de hacer todo lo contrario”.

“El Estado no ha actuado con justicia con los presos del estallido”

Mientras la Convención Constitucional entra en su recta final y se prepara para redactar la nueva carta fundamental, una pelea inevitablemente ligada con ese proceso se da en paralelo en el Congreso.

El proyecto de indulto a los presos del estallido lleva siete meses estancado en la Comisión de Constitución del Senado, que ya ha elaborado dos informes al respecto, los dos siendo devueltos por los comités para su repetición.

Este lunes, la instancia se reunirá nuevamente para intentar sacar adelante la iniciativa antes del receso legislativo de febrero y del recambio de parlamentarios de marzo, donde la derecha tendrá la mitad de la Cámara Alta y será un contrapeso importante en el parlamento.

Sin embargo, la tarea parece cada vez más complicada, y la propia presidenta del Senado, la DC Ximena Rincón, ya dio luces de que el trámite podría alargarse más, ya que “tal como está, imposible que avance”.

De acuerdo a un informe de Gendarmería solicitado por la misma Rincón, 144 personas aún se mantienen en prisión preventiva tras ser detenidos desde la revuelta de octubre. Múltiples son los casos conocidos de personas absueltas tras más de un año en la cárcel.

Para Jorge Sharp, liberar a los presos de la revuelta injustamente encarcelados es otra de las aristas fundamentales para garantizar la estabilidad del gobierno de Gabriel Boric.

“El Congreso debiera tener la iniciativa y determinación de aprobar el proyecto que va a permitir recuperar niveles de paz en un contexto donde hubo personas asesinadas, cientos de jóvenes que perdieron sus ojos, con un gobierno que le declaró la guerra a su propio pueblo”, explica.

“Aquellos que rechazan el indulto son los mismos que buscan repetir la decisión política de principios de los ‘90 que optó por excluir a la sociedad de la política. El Estado de Chile no ha actuado con justicia y quienes lo conducen lo saben”, agrega Sharp.

Más allá de esto, el proyecto podría caerse en el Congreso, lo que le traspasaría la responsabilidad a Boric, que podría sortear ese posible fracaso en el parlamento entregando indultos directos como mandatario. Respecto de esa eventualidad, el alcalde de Valparaíso prefiere evitar emplazarlo.

“No me corresponde mandar mensajes al Presidente electo por la prensa”.

Los desafíos en la alcaldía de Valparaíso

En mayo, Jorge Sharp fue reelecto para su segundo periodo como alcalde de Valparaíso con una aplastante mayoría del 56% de los votos. Tal como en 2016, uno de los principales desafíos es sanear el déficit económico de la municipalidad, que llegó a los $18 mil millones.

Antes de las elecciones, Sharp señaló haberlo bajado a $7.800 millones. Hoy, asegura que la cifra sigue disminuyendo: “Aún estamos haciendo el cierre del año 2021, pero podemos confirmar que sigue la tendencia a la baja”.

“Nuestra política ha sido construir presupuestos reales y no inflados como se hacía en el pasado, donde, por ejemplo, se proyectaba ingresos que jamás se iban a percibir. Entonces, además del ahorro que hemos logrado con el término de contratos lesivos o la reducción de horas extras, también hemos incrementado los ingresos y la gestión de financiamiento para proyectos”, indica Sharp.

“Importante sería contar con otro tipo de recursos como los que genera la actividad portuaria, ya que eso facilitaría la inversión en obras que tanto necesita nuestra ciudad”, complementa.

Uno de esas obras tiene que ver con la grave sequía que enfrenta la región desde hace más de una década. Una zona particularmente afectada es Laguna Verde, sector de la comuna de Valparaíso que no tiene suministro de agua potable y donde distintas activistas han sufrido amenazas de muerte.

Sharp señala que el municipio ha trabajado por meses en “un verdadero plan integral” para esa zona, que contempla “un nivel de intervenciones en todo aspecto, en ordenamiento territorial, servicios básicos e infraestructura”.

No obstante, asegura que este problema no se solucionará solo desde la municipalidad: “Necesitamos una coalición de autoridades de la comunidad. Vamos a asumir nuestro rol y esperamos que el resto de las autoridades también pongan lo suyo para que esto funcione”.

Una de esas autoridades es el gobernador regional Rodrigo Mundaca, emblemático dirigente de Modatima. Sharp tiene esperanza en que junto a él y otros liderazgos se podrán construir acuerdos para abordar la falta de acceso al agua de las comunidades.

“Creo que con el gobierno del presidente electo y un conjunto de municipios de la región van a existir verdaderas posibilidades para enfrentar estos desafíos, y en eso tanto Rodrigo como otros alcaldes y alcaldesas de la comuna, como Constanza Lizana o Javiera Toledo, han demostrado voluntad para impulsar propuestas y soluciones. Creo que tenemos una oportunidad y la fuerza que hemos ido constituyendo hay que ponerla a disposición de grandes acuerdos e iniciativas”.

La “agenda común” con Irací Hassler

El pasado lunes, Jorge Sharp llegó hasta el Palacio Consistorial para reunirse con la alcaldesa de Santiago Irací Hassler. Ese mismo día, el jefe comunal de Valparaíso le expresó su apoyo a través de un tweet, diciendo que, al igual que él, ha sido víctima de ataques de la derecha.

Hassler ha sido cuestionada por problemáticas como el descontrol del comercio ambulante o el paro de los recolectores de basura. “Pienso que las críticas son interesadas y vienen de un sector político que no acepta la derrota democrática que ella y su proyecto les propinó”, plantea Sharp.

“Se le critica, por ejemplo, el tema del comercio ambulante, pero esos mismos sectores esconden que en Chile se perdieron más de 2 millones de empleos o que las familias chilenas dejaron de percibir cerca de 29 mil millones de dólares de ingresos laborales por la crisis sanitaria”, agrega.

El alcalde de Valparaíso confía en una buena gestión de su par en Santiago, adelantando que “le irá bien porque ha mostrado convicciones en querer enfrentar problemas que la derecha escondía con puras maniobras comunicacionales”.

La reunión que ambos sostuvieron tenía por objetivo compartir experiencias y desafíos similares, lo que Sharp denominó como una “agenda común” que considera estratégica para ambas comunas.

“Va desde el turismo, los temas patrimoniales, nuestras experiencias en salud comunitaria y aquellos desafíos sobre seguridad, comercio ambulante, escasez de viviendas, procesos migratorios y pobreza”, explica.

“Valparaíso es el corredor oceánico al Pacífico para Santiago. Por lo tanto, la agenda común es amplia y estratégica”, concluye Sharp.

En Vivo