La derecha insiste en infantilizar a Boric por su poca experiencia y su corta edad

Cuando fue electo diputado en 2014 se le cuestionó el hecho de que no ocupara corbata. Mientras era candidato presidencial se puso en duda sus capacidades porque le “faltan experiencias vitales”, como por ejemplo, ser padre. Ahora un parlamentario oficialista lo llama a “madurar” respecto a lo que ocurre en La Araucanía.

Después de más de cuatro décadas, en marzo de 2014 llegaba al Congreso un grupo de diputados que habían saltado de las universidades al Parlamento, algo que no ocurría desde antes del golpe de Estado de 1973.

Era algo para celebrar ya que era un signo de renovación y de mejoramiento de la política. Sin embargo, para el diputado de la UDI, Ignacio Urrutia, lo importante y trascendental no era eso, sino el hecho de que el recién llegado Gabriel Boric no estaba ocupando corbata.

“A todos nos gustaría estar en camisa con las mangas arremangadas y todo el cuento, porque estaríamos bastante más cómodos, pero no es lo que corresponde estando aquí dentro del hemiciclo”, fue el reclamo del parlamentario gremialista.

Después de casi una década, donde la mayoría de los partidos tradicionales han estado involucrados en casos de corrupción y platas políticas, el diputado sin corbata fundó un partido político, se convirtió en el presidente más votado de la historia y el líder de un movimiento que viene con la promesa de terminar con el modelo de desarrollo actual y comenzar un nuevo ciclo político.

No obstante, a Boric lo siguen cuestionando por aspectos ajenos a la política, como que le “faltan experiencias vitales” como por ejemplo, ser padre y claro, que aún no ocupa corbata.

Ese ha sido el discurso que la derecha ha querido instalar incluso antes de que Boric y los movimientos sociales consiguieran un rotundo triunfo en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales.

Primero fue el candidato oficialista, Sebastián Sichel, quien cuestionó al parlamentario del Frente Amplio argumentando que “le faltan experiencias vitales. Yo soy padre”.

Después fue la por ese entonces vocera de Sichel y ex subsecretaria de Prevención del Delito, Katherine Martorell, quien puso en duda la experiencia de Boric para asumir un cargo como Presidente de la República, porque según ella, “no había trabajado”.

“Yo fui mesera, trabajé en un mall, trabajé en el mundo privado, en el mundo público, tengo bastante experiencia profesional y creo que eso es bastante importante tenerlo para ser Presidente”, afirmó Martorell.

Luego fue el turno del presidente de Renovación Nacional, Francisco Chahuán, quien tras el rotundo triunfo de Boric en las elecciones presidenciales, ha insistido en la idea de instalar un “gabinete en las sombras”.

El objetivo de esta iniciativa es el de fiscalizar el trabajo del Ejecutivo, como si el futuro gobernante debiese tener un tutor porque no está apto para el cargo.

Ahora fue el diputado de Evopoli, Felipe Kast, quien llamó a Boric a “madurar y entender la gravedad de la violencia” en la región de La Araucanía.

Llama la atención que sea Kast el que llame a madurar al futuro presidente respecto a los hechos de violencia, teniendo en cuenta que fue él quien aseguró, dos días después de la muerte de Camilo Catrillanca, haber visto imágenes del “duro enfrentamiento” entre el GOPE y el comunero mapuche.

“También vi algunas imágenes de cómo quedaron los autos de Carabineros y el intercambio (de disparos) claramente fue bastante duro”, afirmó en radio La Clave.

Sin embargo, días después un video de una de las cámaras corporales de la policía uniformada contradecía las declaraciones del diputado, confirmando que tal enfrentamiento nunca ocurrió.

No deja de llamar la atención que constantemente saquen a colación la corta edad que tiene Boric para asumir la primera magistratura de la nación, como si el tener más años fuera por sí mismo sinónimo de un buen gobernante.

Sebastián Piñera tiene justo el doble de edad que Boric y tras la crisis social y el estallido de octubre de 2019, es considerado uno de los peores presidentes de la historia, sin olvidar el escándalo de la venta de la minera Dominga en paraísos fiscales que lo pusieron en las portadas de los principales diarios internacionales. Una prueba contundente de que los años no son garantía de nada cuando se trata de gobernar.

Fotos: Flickr/Shutterstock

En Vivo