La Moneda guarda silencio: Camioneros presionan con bloqueo de rutas poniendo más tensión a la crisis migratoria y autoadjudicándose rol de “salvadores”

El gremio vuelve a ser protagonista de manifestaciones, ahora con cierre de caminos en Arica e Iquique, como medida de presión ante la nula condena desde el Ejecutivo. Lo mismo ocurrió en agosto de 2020 cuando la Confederación Nacional del Transporte de Carga Terrestre de Chile interrumpió rutas en Valparaíso, San Antonio, Los Ángeles, Valdivia, Puerto Montt.

Un complejo escenario se está viviendo en el norte del país por la crisis migratoria y las paralizaciones de los camioneros que acusan aumento de la delincuencia.

Tras el bloqueo de rutas en Iquique se suman las manifestaciones registradas durante la noche de ayer lunes en Arica, donde un grupo de 1.000 personas, en su mayoría camioneros, bloquearon el ingreso sur a la ciudad, en rechazo a la violencia y el aumento de la delincuencia.

La medida de fuerza es a lo menos preocupante, teniendo en cuenta que queda prácticamente un mes para que asuma el gobierno de Gabriel Boric y donde tanto Sebastián Piñera, como sus ministros Jaime Bellolio y Juan José Ossa, iniciaron sus vacaciones, dejando prácticamente solo al ministro del Interior, Rodrigo Delgado, quien ha debido hacerse cargo del conflicto.

Cabe recordar que el gremio de los camioneros ya ha mostrado su cara más política cuando estuvieron en contra de las medidas que Gabriel Boric de querer fortalecer la red de ferrocarriles.

En diciembre del año pasado Piñera permitió que Sergio Pérez, presidente de la Confederación Nacional del Transporte de Carga,  hablara a los medios de comunicación desde uno de los patios de La Moneda para cuestionar a Boric, cual fuera un ministro de Estado.

“Se nos quiere reemplazar a los camioneros de Chile por ferrocarriles del Estado”, fueron las alarmantes declaraciones de Pérez, para criticar a Boric, quien en ese entonces era candidato presidencial.

Producto de la tensa situación que vive en el norte, el titular de Interior, Rodrigo Delgado, viajó a la zona y este martes se reunió con dirigentes gremiales de transporte, taxistas y de la Zofri en Iquique, región de Tarapacá.

Tras la reunión, Delgado anunció algunas de las medidas que se adoptarán para controlar la situación.

“Lo primero que vamos a realizar es que hoy en particular se completa una dotación reforzada de Carabineros. Vienen en vuelo comercial para reforzar el trabajo en la región, puntualmente en Iquique. La ultima dotación llega hoy, son 25 más y la dotación extra ya suma 80 carabineros. Además, gestionamos una dotación extra de la PDI para el tema de inmigraciones en la frontera”, señaló.

“Se va a realizar un plan de intervención inmediato en aquellos barrios donde tengan mayor tasa delictual, que los mismos gremios nos ayudaron a identificar. Es una intervención que comienza hoy mismo y dará más seguridad a los vecinos”, agregó el secretario de Estado.

Sin embargo, la visita de Delgado no fue bien vista por el alcalde de Colchane, Javier García, quien señaló que es “una visita sin sentido”.

“No he recibido ninguna información formal y menos una invitación, sin embargo, a mi juicio es una visita sin sentido si solo va a venir a lo mismo de siempre, es decir, a poner paños fríos para dilatar y legar esta crisis migratoria al próximo Gobierno sin ninguna autocrítica al respecto”, señaló la autoridad comunal.

“Su visita no sirve si no viene con un reglamento en mano de la nueva Ley Migratoria. Asimismo no sirve sin el decreto firmado de la apertura del complejo fronterizo de Colchane, para al menos controlar un porcentaje de migrantes que cumplen con los requisitos para ingresar al país”, agregó García.

Uno de los actores que se han sumado a esta delicada situación y que han colocado más tensión al conflicto son los camioneros.

Primero fue el bloqueo de rutas en Iquique y que obligó al aeropuerto de la ciudad a cancelar todos los viajes programados para el lunes, debido a que los trabajadores no podían llegar al lugar producto de los cortes de caminos.

Por su parte las aerolíneas Latam, Sky y Jetsmart emitieron una declaración pública en la que señalan que se suspenden todos los vuelos programados con destino a Iquique.

Luego hicieron lo mismo en la ciudad de Arica, donde cerca de 1000 manifestantes protestaron, en su mayoría camioneros, bloquearon el ingreso sur a la ciudad, en rechazo a la violencia y el aumento de la delincuencia.

“Estamos apoyando a los gremios de Arica y lo que están pidiendo, que es menos delincuencia y que haya un control sobre los extranjeros que están ingresando a Arica”, señaló Jorge Araya, presidente de Asoducam.

Araya agregó que espera que “los militares se hagan cargo de la frontera y que Carabineros se haga cargo de la seguridad interior de Arica”.

El único que se ha referido al tema ha sido el delegado presidencial para la región de Tarapacá, Miguel Ángel Quezada, quien pidió a los camioneros deponer la movilización.

“Esperamos que los transportistas, habiendo hecho ya el punto y llamado la atención, que puedan volver a sus actividades para poder retomar el funcionamiento de la región”, señaló.

Un tono para nada condenatorio y bastante suave a diferencia de cuando se tratan de manifestaciones estudiantiles, donde el Ejecutivo reprime con fuerza cualquier tipo de protesta.

Cabe recordar que no es primera vez que los camioneros se toman las carreteras del país a modo de protesta, ante la tranquila mirada del gobierno.

En agosto de 2020 la Confederación Nacional del Transporte de Carga Terrestre de Chile (CNTC) bloqueó rutas en Valparaíso, San Antonio, Los Ángeles, Valdivia, Puerto Montt, y otras ciudades, mientras el país se encontraba en uno de los momentos más complejos de la pandemia.

La movilización tenía como objetivo presionar para que se aprobaran 13 leyes que pretendían mejorar la seguridad del país.

Sin embargo, el paro terminó luego de que se revelaran videos en que mostraban a mujeres con ropa interior bailando y divirtiendo a los huelguistas en pleno toque de queda.

Cabe recordar que La Moneda intentó negociar con los transportistas para que levantaran provisoriamente sus movilizaciones.

En esa oportunidad, el senador Carlos Montes señaló que el paro de camioneros “parecía un movimiento político ligado al gobierno”, a raíz de la tibia condena por parte de las autoridades y que las peticiones de los transportistas eran muy similares a las que La Moneda intentaba que se aprobaran en el Congreso.

El tema volvió a reflotar cuando Juan Araya, presidente de la Confederación Nacional de Dueños de Camiones (CNDC), aseguró que La Moneda les pidió el paro para aprobar la Ley Barrios.

“Ese paro por palabras del presidente (Sergio Pérez), se lo pidió el Gobierno para que hubiera la Ley Juan Barrios, para que hubiera Ley de armas, todas las leyes que todavía no salen”, señaló, pese a que después se desdijo de sus declaraciones.

Lo que llama la atención es la actitud que ha tenido el Ejecutivo frente a estas medidas de presión, ya que en vez de condenar el hecho, La Moneda guardia silencio y no condena el bloqueo de caminos.

En octubre del año pasado, un grupo de camioneros bloquearon la Ruta 160, que une Coronel y San Pedro de la Paz, en la región del Bío Bío, una de las rutas más transitadas del Gran Concepción.

Al igual que en esa ocasión, la autoridad no ha salido a condenar lo que está ocurriendo con los camioneros en Iquique como en Arica.

Fotos: Flickr/Shutterstock/Redes sociales

En Vivo