La nueva campaña del terror de la derecha en el debate por parlamento unicameral: “El riesgo sería que nos quedemos sin Congreso”

Constituyentes del oficialismo han iniciado su ofensiva contra la iniciativa aprobada en general en la Convención Constitucional. Buscando mantener al Senado, órgano que históricamente le ha permitido equiparar las fuerzas en el parlamento, la derecha ha alertado en bloque sobre los supuestos riesgos de tener un Congreso unicameral. La más reciente de esas declaraciones, del RN Cristián Monckeberg, aseguró que, de aprobarse la norma, el país perdería su poder legislativo.

El pasado jueves, la Comisión de Sistema Político de la Convención Constitucional aprobó en general una iniciativa de norma que crea un nuevo parlamento unicameral, plurinacional y paritario.

La propuesta, presentada por la constituyente de Movimientos Sociales Alondra Carrillo, aún debe ser votada en particular y en el pleno. Sin embargo, la derecha comenzó rápidamente su ofensiva contra ella de cara a ese proceso.

Distintos representantes del oficialismo en la Convención lanzaron críticas en paralelo contra la iniciativa, buscando instalar un alarmismo en torno a la posibilidad de aprobar la idea de un nuevo sistema legislativo.

Similar a la campaña del terror organizada durante la campaña presidencial del ultraderechista José Antonio Kast, constituyentes han alertado sobre los supuestos riesgos de tener un parlamento unicameral.

La más reciente advertencia, y quizás la más burda, es la que hizo el convencional RN Cristián Monckeberg. “El riesgo sería que nos quedemos sin Congreso”, afirmó el ex ministro de Sebastián Piñera.

De acuerdo a Monckeberg, “si ninguna norma respecto del poder legislativo logra los 2/3, podríamos encontrarnos con ese absurdo de que no exista poder legislativo”.

El constituyente ignora, involuntaria o premeditadamente, los múltiples episodios en que proyectos de ley no han alcanzado los quorum de aprobación necesarios en el actual Congreso y descarta a priori cualquier capacidad de negociación o consenso del eventual nuevo órgano legislativo.

Pero esta declaración no representa una postura personal de Monckeberg, sino que, al contrario, es parte de una estrategia transversal en la derecha para boicotear la discusión por el Congreso unicameral.

Con esto, el oficialismo busca mantener el Senado, instancia que históricamente le permitido equiparar fuerzas con su oposición y ha exacerbado su poder de decisión respecto de los proyectos de ley, incluso aquellos aprobados categóricamente por la Cámara de Diputados.

Esto cobra especial importancia de cara al próximo periodo legislativo, donde la derecha tendrá la mitad de la representación del Senado.

La nueva campaña del terror

Otros constituyentes de derecha han hecho declaraciones en la misma línea de Monckeberg, rechazando la propuesta de un Congreso unicameral.

El convencional UDI Arturo Zúñiga aseguró en entrevista con CNN que esta iniciativa “es una refundación, y eso es precisamente lo que la ciudadana no quiere”.

El ex subsecretario de Redes Asistenciales de Piñera apeló a uno de los argumentos para defender la permanencia del Senado, asegurando que sin él no se podrá avanzar en la descentralización del país.

En esa misma línea de alarmismo refundacional, Marcela Cubillos, también militante UDI y ex ministra del actual gobierno, afirmó que “se ha concretado lo refundacional de la Convención, lo extrema de la Convención”.

Entrevista con el medio El Líbero, Cubillos indicó que el Senado es una de las “instituciones víctimas” de la Convención y sembró el miedo ante una posible transición hacia un poder legislativo unicameral.

“Ante la amenaza que estamos enfrentando, con este reescribir desde cero un país y con las mayorías que están imponiéndose, todos quienes creemos en la libertad y en el Estado de Derecho democrático tenemos que actuar unidos”, fue el llamado de la constituyente UDI.

Fotos: Flickr/Wikipedia

En Vivo