Las calculadas maniobras políticas que llevaron a Rojo Edwards del tribunal de RN a la presidencia del Partido Republicano

El actual senador renunció dos veces a su militancia en Renovación Nacional, partido al que ingresó en 2009. Tras cambiarse de nombre y sufrir una dura derrota electoral, en 2017 volvió a la tienda de Antonio Varas reconociendo que fue una equivocación. Sin embargo, dos años después ayudó a formar el partido de José Antonio Kast y hoy es el nuevo presidente del partido de ultraderecha.

El viernes de la semana pasada se supo que el senador electo Rojo Edwards será el nuevo presidente del Partido Republicano, en reemplazo del ex candidato presidencial, José Antonio Kast, quien dejó el cargo el día que pasó a segunda vuelta.

“La nueva directiva asumirá con la tarea de ampliar los liderazgos tanto a nivel legislativo, municipal y en la Convención Constitucional”, señala el comunicado que emitieron desde el partido confirmando a Edwards, quien llegará con Arturo Squella como secretario general, Macarena Bravo prosecretaria y Ruth Hurtado como vicepresidenta.

Cabe recordar que Edwards renunció a Renovación Nacional en junio de 2019 luego de que la comisión política del partido considerara como “incompatible” su trabajo en el Centro de Estudios “Ideas Republicanas” del partido de Kast.

En esa oportunidad, el presidente de la tienda, Mario Desbordes, como su secretario general, Felipe Cisternas, indicaron que “debe tomar una decisión” sobre si sigue o no como integrante del partido.

“Mi intención no es incomodar a nadie, por lo tanto, dadas las declaraciones del presidente de RN y del secretario, he decidido renunciar al partido”, afirmó Edwards en conversación con El Mercurio.

Pero no es primera vez que Edwards se va de la tienda de calle Antonio Varas. Ya lo hizo en septiembre de 2016, donde acusó “falta de institucionalidad” y arbitrariedad en la toma de decisiones, poniendo término a su relación con el partido al que ingresó en 2009.

Un mes después se cambió el nombre a “Rojo”, explicando que desde niño le dicen así, en vez de José Manuel, su nombre de nacimiento. En esa oportunidad disparó contra su ex partido asegurando que “se está desangrando, así como vamos no va a quedar nadie”.

Por ese entonces decidió competir por un cupo en el Senado como “parlamentario independiente”.

Sin embargo, tras sufrir una dura derrota en las elecciones parlamentarias, en diciembre de 2017 volvió a su antiguo partido con una carta en la que reconocía que fue un “error” su renuncia.

En la misiva, Edwards aseguraba que con el tiempo comprobó la importancia de formar parte de un equipo y el rol fundamental que tienen los partidos políticos.

Pero dos años después, el ingeniero civil volvía a tener desavenencias con Renovación Nacional y comenzó a tener cercanía con José Antonio Kast. Esto le valió que en junio de 2019 RN abriera un expediente de expulsión en su contra por ayudar al ex UDI a formar su partido político.

En el documento lo acusaron de “faltar gravemente al deber de la lealtad que como militante de este partido debe al mismo, al participar de forma pública y notoria en la creación de un partido político diverso al cual milita”.

Edwards trabajó activamente en la creación del Partido Republicano como en la campaña presidencial de Kast, que lo llevó a segunda vuelta superando al candidato oficialista, Sebastián Sichel.

Gracias a los republicanos, Edwards logró llegar al Senado por la Región Metropolitana con un 9.32% de las preferencias, equivalente a 234.019 votos de la ciudadanía.

“Esto es solo el comienzo de lo que se viene por delante”, señaló tras su victoria, donde además agradeció el apoyo recibido por Kast.

Gracias a que fue la cara más reconocible del partido y ser uno de los primeros que apoyó la candidatura del líder del Frente Social Cristiano, no era de extrañar que ocupara un cargo de importancia dentro del partido de ultraderecha.

“Como nuevo presidente de Republicanos, el partido pasa a un nuevo ciclo”, señaló tras ser confirmado por el consejo.

“Nosotros queremos representar una derecha republicana de futuro, que sea capaz de conectar con muchos grupos con los cuales ya hemos trabajado, pero que sea capaz de ampliar las fronteras de nuestro sector”, agregó, pese a que desde su antiguo partido ya adelantaron que no formarán parte de Chile Vamos.

Fotos: Flickr/Twitter

En Vivo