Las “razones personales” de la renuncia del obispo de Punta Arenas: Encubrimientos de abusos sexuales cometidos por salesianos

Laicos que estuvieron con el Papa Francisco, señalan que la renuncia de Bernardo Bastres se debería a encubrimientos de casos de abusos sexuales cometidos por miembros de la Congregación Salesiana. Según informa Interferencia.cl, la cabeza del Vaticano estaría molesto con los obispos chilenos, debido a que no estarían cumpliendo con la solicitud de transparencia en los casos de abuso y encubrimiento. Por esto, estaría analizando entregar el cargo del monseñor a otra congregación.

El pasado 22 de diciembre se informó que el Papa Francisco había aceptado la renuncia del obispo de Punta Arenas, Bernardo Bastres, “por razones estrictamente personales”.

En esa oportunidad Bastres agradeció “la confianza que me ha brindado el Santo Padre”, luego que se aceptara su salida bajo la modalidad nunc pro tunc, es decir, que dicha renuncia se hará efectiva con el nombramiento de su sucesor.

“Hace tiempo, venía reflexionando, evaluando y rezando ante Dios, mi desempeño como pastor de esta querida Diócesis, y con la confianza de un hijo, le presenté al Santo Padre, la renuncia al gobierno pastoral de la Diócesis, por razones estrictamente personales. Por esto, mi gratitud al Papa, por su comprensión y acogida”, expresó Bastres en una carta.

Sin embargo, laicos que estuvieron con el Papa, señalan que la renuncia del obispo de Punta Arenas se debería a encubrimientos de casos de abusos sexuales cometidos por salesianos, como por ejemplo, Sergio Aravena, Audín Araya, Mauricio Montoya, Tomás Aguayo y Rimsky Rojas.

Según documentos a los que tuvo acceso Interferencia.cl, Bastres aparece mencionado en reiteradas ocasiones por los sobrevivientes salesianos que se entrevistaron con Charles Scicluna, el secretario adjunto de la Congregación para la Doctrina y la Fe que investigó los casos de abusos de la iglesia chilena por mandato del papa Francisco durante su visita en 2018.

Cabe recordar que Bastres, quien es obispo de la diósesis de Punta Arenas desde hace 15 años, es un influyente salesiano a nivel nacional, especialista en derecho canónico, y formador del Seminario en los 90 y provincial de la Congregación Salesiana hasta 2006.

Además de las acusaciones de encubrimiento, el obispo es calificado como autoritario, misógino y homofóbico, sumado a una personalidad poco empática y altanera.

“Tiene graves problemas con el poder”, cuenta un cercano a los salesianos que lo conoció según señala el reportaje de Interferencia.cl.

“Tiene una imagen de un tipo duro, poco empático, medio altanero, saluda a muy poca gente”, cuenta Rodrigo Utz, uno de los periodistas que ha investigado los abusos sexuales al interior del clero magallánico.

El año pasado Bastres hizo noticia a nivel nacional luego de hacer un llamado a desobedecer las medidas sanitarias impuestas por la autoridad a raíz de la pandemia del coronavirus.

En esa oportunidad, argumentó que “cuando una ley está contra la conciencia, uno puede desobedecer la ley”, dio a raíz de la prohibición de realizar misas en Fase 2.

A raíz de la polémica generada, Bastres se disculpó ante “a quienes se hayan sentido ofendidos” por sus declaraciones.

Fuentes consultadas por Interferencia.cl, señalan que el Papa Francisco estaría molesto con los obispos chilenos, debido a que no han respondido con los requerimientos de transparencia en los casos de abuso y encubrimiento.

Cabe recordar que la Congregación Salesiana gobierna está provincia eclesiástica desde 1883, por lo que los religiosos de esta congregación tendrían ventaja para suceder a Bastres, como son David Albornoz, persecutor de justicia y Carlos Lira, provincial de los salesianos.

Sin embargo, tanto Albornoz como Lira son vistos con desconfianza por los sobrevivientes de abusos al interior del clero.

“Albornoz siempre ha tratado de quitarle peso a las denuncias en contra de religiosos o sacerdotes que estaban protegidos por los secretos que guardaba”, señala Jaime Concha, denunciante de abusos de los marista.

Por esta razón, se cree que el Papa Francisco podría no entregar el cargo de obispo a los salesianos y entregárselo a otra congregación, lo que pondría fin a los más de 130 años que ha gobernado la Congregación Salesiana en esa zona.

Fotos: Shutterstock/Captura de video

En Vivo