Los primeros días del Estado de Excepción en el norte: Migrantes siguen ingresando al país mientras el Ejército planea ampliar zanjas

Pese al resguardo del orden público por parte de las Fuerzas Armadas, la efectividad de la medida impulsada por el gobierno ha sido cuestionada. Desde Colchane acusan que cientos de migrantes siguen entrando al país por pasos no habilitados y que las reconducciones no evitan su ingreso. En tanto, el gobierno aprobó el uso de maquinaria pesada por parte de los militares para ampliar zanjas deterioradas.

El pasado miércoles el gobierno dio inicio al Estado de Excepción en el norte del país, donde, producto de la crisis migratoria que se vive, cuatro provincias son resguardadas por las Fuerzas Armadas.

Se trata de Arica, Parinacota, Tamarugal y El Loa, zonas cuyas localidades han sido objeto de masivos flujos de personas migrantes que ingresan al país en condición irregular.

Sin embargo, la medida adoptada por el Ejecutivo parece no haber tenido efecto en algunas localidades. Tal es el caso, por ejemplo, de Colchane, comuna fronteriza con Bolivia ubicada en la Provincia del Tamarugal.

El alcalde de Colchane, Javier García, cuestionó al gobierno y aseguró que el Estado de Excepción no ha frenado el ingreso de migrantes por pasos no habilitados, planteando que las reconducciones o expulsiones de estas personas se transforman en un mero trámite.

“41 personas que fueron reconducidas después de 10 horas de trámites administrativos, ya estaban apostadas durante la noche para ingresar nuevamente a Chile. Y al día siguiente estaban más de 300 migrantes en nuestra comuna”, señaló García en entrevista con radio Biobío.

Delegar el control del orden público en las Fuerzas Armadas ha sido una política habitual en la última etapa del mandato del presidente Sebastián Piñera. Así lo hizo durante el estallido social, en la Macrozona Sur, durante la pandemia (con duración récord en el mundo) y ahora en el norte. Militarizar los territorios pareciera ser el atajo favorito de Piñera ante su incapacidad de solucionar conflictos.

En medio de todo esto, el gobierno autorizó el uso de maquinaria pesada para ampliar las zanjas deterioradas que han sido cortadas en la frontera con Bolivia. Así lo confirmó el jefe de la Defensa Nacional en la provincia del Tamarugal, el general de brigada Marcos Jaque.

“Lo que vamos a hacer no es nada más que hacerle un mantenimiento a una zanja que lleva más de 15 años”, indicó el uniformado, quien también explicó que con esto se busca “destruir aquellos puentes que ocupan los inmigrantes, mejor dicho los contrabandistas”.

En Vivo