Presidente Boric y ministro Jackson aseguran que la Constitución de 1980 “es un obstáculo” para las reformas del Gobierno

El ministro Jackson afirmó que “con la Constitución actual, muchas de nuestras reformas no se podrían llevar adelante”. Más tarde, la idea fue reforzada por el propio Mandatario: “es evidente que el actual marco constitucional, de la Constitución de 1980, es un obstáculo para algunas de las reformas que nosotros queremos hacer”.

Durante este domingo, tanto el Presidente Gabriel Boric como el ministro Giorgio Jackson reforzaron una idea que a esta altura resulta evidente: la Constitución vigente, es decir, la Constitución promulgada durante la dictadura, no está alineada con las transformaciones que planea concretar el Gobierno. 

El primer turno fue de Jackson. En conversación con El Mercurio, el titular de la Segpres aseguró que “con la Constitución actual, muchas de nuestras reformas no se podrían llevar adelante”. 

En esa línea, esbozó que la nueva Carta Magna, a diferencia de la actual, sería más favorable para el Ejecutivo. “Cualquier observador independiente podrá ver la actual y la nueva Constitución y preguntarse con qué marco es más factible realizar nuestro programa de Gobierno”, señaló el secretario de Estado.  

Y añadió que “es obvio que existe una ligazón entre la posibilidad de llevar adelante nuestro programa de cambios, con el resultado del plebiscito. No debiese ser materia de controversia”

Sus declaraciones fueron respaldadas por el propio Mandatario, quien durante esta jornada, en el marco de una actividad por el Día del Medio Ambiente, afirmó que “lo que dice el ministro Jackson es algo que es a todas luces evidente”.

“¿Se acuerdan cuando se intentó que el Sernac tuviera dientes y garras para defender a los consumidores? Se declaró inconstitucional”, recordó Boric, aludiendo a un proyecto presentado durante la segunda administración de Michelle Bachelet, el cual no pudo materializarse tras ser rechazado por el Tribunal Constitucional.  

En ese sentido, el jefe de Estado aseguró que “es evidente que el actual marco constitucional, de la Constitución de 1980, es un obstáculo para algunas de las reformas que nosotros queremos hacer”.

No obstante, Boric matizó sus palabras señalando que “nosotros como Gobierno, lo he dicho hasta el cansancio, tenemos el deber de hacer respetar ambas posturas porque tenemos que garantizar el que se puedan expresar en igualdad de condiciones”. 

Pero luego recalcó, una vez más, que “es evidente cuál es nuestra posición más íntima, si nosotros venimos hace mucho tiempo de la pelea por tener un nuevo marco constitucional”.

“Y, por lo tanto, yo sigo siendo un esperanzado del proceso constituyente y espero que el 4 de septiembre sea un momento de unión de los chilenos”, agregó el Mandatario.

Por último, afirmó que “pase lo que pase, el liderazgo que voy a ejercer va a ser para encontrarnos en nuestro país en torno a un nuevo texto constitucional”. 

En Vivo