Sharp y la ex Concertación en el Gobierno: “Mucha gente que votó por Boric no está de acuerdo”

Además, el jefe comunal de Valparaíso se mostró en contra del Estado de Excepción en el Wallmapu, medida donde la ex Concertación resultó clave. “Pienso que es un error que el Gobierno está a tiempo de enmendar”, afirmó Jorge Sharp. 

Son 37 los escaños que tiene Apruebo Dignidad en la Cámara de Diputados y sólo 5 en el Senado. Si bien durante los últimos años el bloque conformado por el Partido Comunista, el Frente Amplio y el Frente Regionalista Verde ha aumentado considerablemente sus representantes en el Congreso, sigue lejos de alcanzar una mayoría que le permita definir las votaciones legislativas.

Frente a esta desventaja parlamentaria, el Presidente Gabriel Boric supo desde un principio que para lograr que sus iniciativas traspasaran con éxito las barreras del Congreso, debía expandir su coalición de Gobierno hacia la centro-izquierda, a fin de pactar nuevos apoyos.

Por ello, el Mandatario decidió formar una base híbrida, motivo por el cual se encuentra hoy gobernando junto a dos bloques. Por un lado, Apruebo Dignidad. Y por el otro, el denominado “Socialismo Democrático” (PS, PPD, PL y PR), que no es otra cosa que la ex Concertación sin la DC. Este segundo bloque también suma 37 diputados, además de 18 senadores. 

Así pues, lo que algunos consideraron como una muestra de pragmatismo, otros lo definieron como una traición. Esto, porque las principales figuras del nuevo Gobierno –incluido el Presidente– se erigieron justamente sobre la crítica férrea a sus antecesores. ¿Cómo era posible entonces cumplir la promesa de renovar La Moneda si, a fin de cuentas, llegarían los mismos rostros que gobernaron durante los últimos 32 años? 

Han pasado más de dos meses desde que la administración de Gabriel Boric se instaló en el Palacio Presidencial, pero la incomodidad que genera la alianza con el Socialismo Democrática no se ha disipado. En esa línea, uno de los mayores detractores es el alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp. 

“Creo que frente a la encrucijada de ampliar la base política y social, el Gobierno tomó la decisión de ampliarse a la ex-Concertación, y creo que ese es un error… Es una apuesta, no estoy de acuerdo con esa apuesta, y sé que mucha gente que votó por Boric no está de acuerdo”, disparó el edil en entrevista con El Mercurio. 

Y es que la ex Concertación ya ha demostrado su capacidad de influir en las decisiones de Boric. Esto fue palpable, por ejemplo, en el Estado de Excepción decretado en el Wallmapu, donde el Ejecutivo traicionó la palabra empeñada durante la campaña y, al igual que el Gobierno de Piñera, terminó sacando a los militares a las calles de la Macrozona Sur.

En esta voltereta olímpica, fue clave la voz del subsecretario del Interior, Manuel Monsalve (PS), uno de los principales partidarios de recurrir al Ejército para labores de prevención y orden público, demostrando que a estas alturas es –en la práctica– la figura más fuerte de la cartera, incluso por sobre la ministra Izkia Siches. 

Frente a esta medida, el jefe comunal de Valparaíso también se mostró en contra. Tal como había precisado el mismo Boric en tantas ocasiones, Sharp señaló que el conflicto mapuche requiere soluciones políticas, no así militares. 

“La solución para conflictos de larga data como el del pueblo-nación mapuche y el Estado chileno tiene como único camino la instauración de un diálogo y una solución política. Pienso que es un error que el Gobierno está a tiempo de enmendar”, aseguró el abogado.

En Vivo