Sigue la crisis en la DC: Trabajadores denuncian despidos ilegales mientras continúa fuga de militantes históricos

Un grupo de funcionarios de la falange acusan su desvinculación arbitraria y sin pagarles el mes de aviso y la indemnización por años de servicio. La DC habría justificado los despidos en la disminución de ingresos por los malos resultados electorales, pese a un pago de $80 millones hecho por el Servel hace dos semanas. El conflicto se da en medio de una nueva salida de un dirigente histórico, luego de que Nolberto Díaz renunciara al partido tras casi 40 años de militancia.

A través de una carta abierta dirigida a la presidenta del partido, Carmen Frei, cuatro ex trabajadores de la Democracia Cristiana (DC) denunciaron su despido injustificado bajo irregulares condiciones.

Los funcionarios acusan que el 12 de enero el administrador de la directiva de la DC, Guillermo Herrera, les notificó su desvinculación a la causal de “caso fortuito o de fuerza mayor”, estipulada en el C´ódigo del Trabajo.

Los cuatro firmantes aseguran que bajo este mecanismo el partido evitó pagarles el mes de aviso y la indemnización por años de servicio, lo que calificaron como “un despido ilegal y arbitrario” en el marco de un “trato poco humano y vacío”.

Estos trabajadores sostienen que no corresponde acogerse a esta causal de despido, indicando que “en la propia Inspección del Trabajo nos explicaron que las empresas u organizaciones que tienen patrimonio propio, como es la DC, y que aún cuentan con financiamiento regular, invocan esta causal para vulnerar y burlar las obligaciones y derechos laborales de sus trabajadoras”.

Desde el partido habrían fundado la decisión en base a los malos resultados electorales de los últimos años, algo que los funcionarios despedidos refutaron aludiendo a un depósito por concepto de devolución de remanente de casi $80 millones autorizado por el Servel el 31 de diciembre.

“El partido no está en quiebra y estos recursos y activos perfectamente sirven para cumplir las indemnizaciones legales que su administración quiere obligarla a ser discutida en juicio; y porque cuenta con patrimonio para responder y así no vulnerar derechos mínimos que fueron defendidos por demócrata cristianos que ya no están pero que hicieron historia”, afirmaron los afectados.

Parlamentarios de la DC, como el diputado y senador electo Matías Walker y el diputado Gabriel Silber, manifestaron su descontento con el despido de estos trabajadores.

“No puede un partido predicar la justicia social y obrar con esta inconsecuencia”, escribió Walker en redes sociales, mientras que Silber, por la misma vía, calificó la situación como una “vergüenza”.

Sigue la fuga de militantes históricos

Este nuevo conflicto golpea al partido en medio de una grave crisis interna que desde el 2018 ha provocado masivas fugas de militantes histórico, lo que incluso ha llevado a algunos dirigentes a pedir el fin de la colectividad.

El último rostro emblemático de la DC en salir del partido fue Nolberto Díaz, dirigente sindical de larga trayectoria y actual presidente de Federación Nacional de Sindicatos de Trabajadores del Petróleo y Afines de Chile (Fenatrapech).

Tras casi 40 años de militancia en la falange, Díaz, ex secretario general de la Central Unitaria de Trabajadores, anunció su salida de la colectividad, denunciando que “la DC está secuestrada por una elite”.

En Vivo