Bernardo Caro Muñoz, “hermanastro” del director Christian Alveal, lobbista de Aisino y del caso Corpesca: el hombre tras el desfalco de Gendarmería

Los capitanes Leandro Tegler y Rodrigo Luna se enteraron que Caro Muñoz es quien participó desde el mundo político en esta millonaria estafa al Estado en la cual políticos del PS y la DC se confabularon con la ex ministra Javiera Blanco para pagar y recibir favores a través de onerosas pensiones en Gendarmería. Entregamos detalles y pruebas en esta segunda parte de “Desfalco en Gendarmería”, incluyendo el contenido de un audio que delata a Caro.

Por: Laura Landaeta L.

Anticipamos en la primera entrega de esta seguidilla de reportajes que existía un lobbista ligado al PS que fue quien realizó diversas gestiones entre el Congreso -la bancada del Partido Socialista y algunos miembros de la Democracia Cristiana- y Gendarmería, por solicitud de la entonces Ministra Javiera Blanco, para pagar favores políticos con la inclusión de familiares y cercanos en la cúpula de Gendarmería.

“En 2014 era un secreto a voces que había oficiales jubilándose con altos sueldos. Para eso se dejó de pagar asignaciones críticas. En ese tenor, con el uso incorrecto de las asignaciones críticas hago un oficio como presidente gremial y pedimos explicaciones por sumario en que interviene Christian Alveal Gutiérrez al contratar a una persona para reasignar recursos críticos”, relata el capitán y presidente del gremio de profesionales de Gendarmería, Rodrigo Luna Luna.

“Estas personas pasaban un período corto en la institución y se pensionaban al ser llamadas a retiro por el director de Gendarmería, con montos abultados a través de pago de beneficios, llegando a superar los 5, 6 y 7 millones de pesos mensuales en su retiro”, agrega.

Además, otros funcionarios beneficiados con altas comisiones y bonos en sus sueldos mensuales, las que les permitían hasta triplicar sus ingresos, eran parte de una lista armada entre la ministra de Justicia, Javiera Blanco, el entonces director de la escuela de la institución y actual director general, Christian Alveal, y un operador político de nombre Bernardo Caro Muñoz, según los antecedentes a los que tuvo acceso LaRed.cl.

Ellos habrían determinado contrataciones y montos de pagos en beneficios a través de una funcionaria que hacía las veces de palo blanco, de nombre Gema Paillado. Cuando los capitanes Leandro Tegler y Rodrigo Luna hicieron una denuncia interna de este mecanismo de fraude al Estado a través del gremio de profesionales de Gendarmería, comenzaron a ser perseguidos incluso por el Consejo de Defensa del Estado, acusados de falsificar títulos profesionales y estafar a los gendarmes. Todo esto desacreditado recién con irrefutables pruebas y testimonios de funcionarios que acusan haber sido obligados a enlodar el nombre de los capitanes.

¿Cuál era el fin de todo esto? esconder el presunto desfalco de Blanco, Alveal y Caro, que suma más de 10 mil millones de pesos en sólo un año. Pero, ¿qui´én es en realidad Bernardo Caro Muñoz y qué evidencias existen de su participación en esta organización criminal que defraudó al Estado?

El hermano político

Bernardo Caro Muñoz creció en un hogar del Sename. A poco andar fue apadrinado por el entonces Gendarme mayor, Arnaldo Francisco Alveal Ruiz, padre del actual director de la instituci´ón, Christian Alveal.

Caro creció al alero de la familia Alveal y desarrolló una carrera ligada al lobbismo. Trabajó con el senador Antonio Horvath, quien desmintió el hecho pese a la contundente evidencia en su contra, y se fue metiendo en el alma del Partido Socialista como uno de sus grandes operadores políticos. Fue empleado de Lota Protein, una de las empresas pesqueras cuestionadas durante el escándalo de la promulgación de la Ley de Pesca y las coimas efectuadas a parlamentarios.

Bernardo Caro Muñoz se presentaba como ingeniero pesquero y asesor del senador Horvath “ad honorem”. Ya ejercía ese rol en 2012 cuando se tramitaba la Ley de Pesca en el Congreso. Entonces, Horvath presidía la Comisión de Pesca del Senado. Entre el 18 de julio de 2011 y el 31 de diciembre de 2013, Bernardo Caro emitió 69 boletas a Lota Protein (14 fueron anuladas). En total, la pesquera le pagó $274 millones a Caro.

Tanto Caro como Horvath se jugaron por instalar las licitaciones en la ley. En octubre de 2012, Horvath preparaba un protocolo de acuerdo para destrabar así la tramitación de la nueva Ley de Pesca.

Pese a que el entonces senador negó vínculos con Caro, en ese entonces el presidente de la asociación de patrones de pesca, Juan Carlos González, acus´ó que el lobbista “prácticamente tenía oficina en el Congreso” y denunció que “a través de una publicación de prensa se conoció la declaración a la Fiscalía en el  caso Corpesca y Asipes del señor Bernardo Caro, empleado de Pesquera Lota Protein,  de capitales noruego daneses, donde  reconoce haber facilitado en calidad de préstamo al Honorable Senador Antonio Horvat la suma de $5,5 millones”.

Caro estuvo ligado al caso Corpesca-Asipes como uno de los beneficiados con pagos irregulares en el período de discusión y aprobación de la polémica Ley de Pesca y como gestor de las acciones de lobby destinadas a aprobar dicha ley. Incluso recibió más dinero que el hoy condenado ex senador Jaime Orpis de parte de las pesqueras.

Así consigna un reportaje de Ciper en el cual se desentrama esta confusa maraña de corrupción.

Tres años después de este bullado escándalo, Caro no es condenado y sigue realizando trabajo como lobbista. Particularmente llaman la atención encuentros que se consignan por ley de transparencia en los cuales se reunió con el subdirector de Gendarmería y con su propio medio hermano político, el director Alveal.

En estas reuniones, según declaró Freddy Larenas, ex subdirector operativo de Gendarmería, a los afectados capitanes Tegler y Luna, Caro llega con una propuesta de compra de armamento a Israel y también como representante de la empresa china Aisino para la compra de tecnología para los recintos penales.

Aisino es la empresa china cuestionada en la licitación de pasaportes y cédulas de identidad de 2021, la cual finalmente perdieron luego de haber ganado inicialmente. En ese entonces el debate fue marcado por la trascendencia y peligrosidad de dejar los antecedentes de todos los chilenos en manos de una estatal china. Incluso Estados Unidos señaló que de prosperar esa licitación, los chilenos perderíamos el derecho a gozar de la Visa Waiver que hoy permite ingresar a Estados Unidos sin mayor tramitación.

Caro fue hasta el final de esa negociación el lobbista contratado por Aisino. Y en ese contexto sostuvo varias reuniones con personeros del Gobierno y de diversas instituciones estatales desde octubre de 2019 hasta el año pasado, cuando finalmente la empresa china pierde el derecho de facturar pasaportes y cédulas de identidad.

Amenazas y un intrincado proceso judicial que no avanza

“Gendarmería anticipó que íbamos a cometer un delito”. Con esa ironía el capitán Rodrigo Luna se refiere a lo que parece pura ciencia ficción pero no lo es. “El gendarme Daniel López Muñoz me pide ayuda para terminar sus estudios y que le reconozcan los estudios previos en pedagogía. Como yo era amigo de las personas que tenían el convenio con Gendarmería, lo ayudé”, relata Luna.

Esto ocurrió en abril de 2015, cuatro meses antes de que el gremio que él presidía aceptara tomar los cursos de la Universidad SEK que posteriormente se usaron para armar el caso en su contra y en contra de Tegler por falsificación de títulos universitarios. De hecho, Luna y Tegler comentan que debían entregar los títulos a la Universidad SEK para optar la beneficio. Y, aunque los títulos eran legales, se montó un aparataje de falsos testimonios y falsas pruebas para acusarlos de haberlos adulterado.

Documento que acredita la entrega de título profesional de Leandro Tegler a fiscal Retamal

En ese contexto, en abril ya se levanta el primer sumario interno contra Luna. “Se suponía que López me había pagado para sus estudios y yo no los pagué. Pedí un documento en la universidad para que se acreditara sus pagos y lo envié a Gendarmeria para que se desacreditara este ilícito. Sin embargo, ellos no adjuntaron esa información en el proceso legal que se inició en mi contra y así avanzó la denuncia por la que fuimos juzgados falsamente”, explica Luna.

Documentos que aseguran que la firma utilizada era falsa, esto tras peritaje

Más grave aún es la denuncia de ambos ex capitanes y que hoy consta en tribunales en proceso de investigación, la cual hace mención a hechos de amedrentamiento vividos por ellos a manos de efectivos de Gendarmería que falsificaron sus rangos.

“En Santiago nos seguía un vehículo de Gendarmería mientras declarábamos, una camioneta ploma con el logo institucional. Allanaron mi casa en Cauquenes. Un vehículo rondando la casa de mi pareja disparó al aire. Fuimos a declarar en Santiago y salió un reportaje sobre estos hechos y pasado las 22 horas se estaciona una moto fuera de mi casa y disparan nuevamente al aire. Había toque de queda. Eran dos sujetos sin patente y luego, un par de días después, dos sujetos van a la Villa Baviera. Se hicieron pasar por detectives que venían a notificar a la esposa de Tegler pero como había cámaras, se identificaron las placas patentes. Ellos mostraron placas falsas y después, siguiendo el registro de la patente, supimos que se trataba de un funcionario de Gendarmería de Santiago y un acompañante carabinero, no de funcionarios de la PDI, como señalaron”, cuenta Rodrigo Luna.

Video de ingreso de funcionarios de gendarmería al trabajo de la esposa de Tegler identificándose como PDI

“El vehículo pertenecía a la mamá de un gendarme de Santiago. Ellos fueron hasta la villa identificándose como funcionarios de la PDI con placas falsas”, reafirma Tegler en la querella que hoy se investiga en contra de quienes resulten responsables por amedrentamiento y falsificación de placas policiales.

Denuncia en la cual se confirma que el vehículo no era de la PDI, sino de un gendarme de Santiago

Es así como el subdirector operativo Freddy Larenas, quien falleció hace unos meses, se reúne con Luna para advertirle que se armó un proceso falso en su contra y de Tegler para tapar el escándalo del desfalco de Gendarmería. Esto podría ser difícil de probar ya que Larenas falleció poco después en extrañas circunstancias achacadas a un suicidio. Sin embargo, a su favor los capitanes Tegler y Luna tienen en su poder documentación que Gendarmería incautó desde la sede del sindicato y que les impidió realizar una buena defensa por no poder acceder a ellos, que les entregó el propio Larenas antes de fallecer.

Esa documentación, consta en expedientes, fue incautada y no había más copias de ella. ¿Cómo la consiguió Larenas y por qué se las entregó a Tegler y Luna? Simple: “El quería que se supiera la verdad y esta documentación es significativa pues demuestra que nada tuvimos que ver con el delito que se nos imputó y por el que se nos condenó”, dice Luna.

“Estaban complicados con la situación, porque se iban presos varios con nuestras querellas. Él (Larenas) nos dice que había un operador político haciendo lobby y que es quien articuló esta maniobra en nuestra contra, de nombre Bernardo Caro, y todo porque denunciamos el problema de las pensiones. Porque si el Estado se da cuenta que se ideó un mecanismo para defraudar al fisco, se van presos. Ellos dijeron que hubo errores pero no fue así, hubo una maquinaria para defraudar”, concluye Luna.

En medio de una investigación propia de Luna y Tegler es que se sostienen conversaciones con asesores de otros senadores no involucrados en el ilícito. Hoy incluso poseen una grabación de uno de ellos en la cual éste reconoce: “Vi a Caro haciendo lobby en el Senado, articulando la denuncia contra ustedes -Tegler y Luna- y ofreciendo pago de favores a través de las pensiones y beneficios de Gendarmería. Él ofrecía puestos y beneficios en la institución”.

Todos estos antecedentes están hoy en manos del Fiscal de Alta Complejidad Pérez Calaff, quien lleva las causas de Tegler y Luna contra el fiscal Retamal por falsificación de pruebas y contra los políticos involucrados.

Título real de Leandro Tegler ignorado por fiscalía en denuncia falsa en su contra

Nota: En nuestra próxima entrega, más antecedentes sobre el actuar de Javiera Blanco y Christian Alveal en este desfalco que hasta hoy sigue en la total impunidad.

En Vivo