Denuncia por espionaje contra Sergio Micco: chofer de la institución informaba directamente al director sobre las acciones de sus compañeros

Por su parte, el director de la institución, cuestionado y de quien tanto trabajadores como consejeros del directorio han solicitado formalmente su renuncia al cargo; se descarta con una carta a los trabajadores con argumentos poco consistentes frente a denuncia por no perseverar en el tema de la desaparición de Geraldo Monares y en el tema de uso de químicos en los carros lanza agua por parte de Carabineros. Consejeros señalan a LaRed.cl que su salida sería inminente

Por: Laura Landaeta L.

El próximo 29 de marzo a las 8.30 de la mañana será la primera audiencia entre las partes en la demanda de tutela laboral que el funcionario del INDH Harún Oda, interpuso contra Sergio Micco, el cuestionado director del INDH, y contra la institución.

Como comentamos ampliamente en reportaje anterior, en ella se deja entrever la situación de la desaparición de Geraldo Monares en la cual el director del INDH habría entregado instrucciones precisas de no prosperar en una querella por desaparición forzada, esto pese a que la familia de la víctima acusó manipulación de la información de parte de Carabineros de la comisaría de Hualpén en este caso pues al ser detenido Monares por la policía, testigos aseguran que fue un carro de la 4a comisaría. Sin embargo, a esa hora y en ese barrio de Concepción, los uniformados reconocen no haber tenido ninguna guardia según sus bitácoras.

La tarde del lunes, la encargada del INDH en la octava región señaló al directorio que Micco les dijo solapadamente que debían “proteger” a Carabineros durante una reunión, algo que ya habíamos adelantado como medio el domingo. “no podemos dejar a Carabineros desarmados”, habría señalado.

Además, en la demanda de Oda, a la cual tuvimos acceso en exclusiva se denuncia un peligros hecho: el espionaje de trabajadores. Según consta en la querella:

“Desde el mes de marzo del 2020 el director comenzó a viajar frecuentemente a la región de la Araucanía y dada la escasez de vuelos a Temuco, debido a la pandemia, el director prefería viajar a Concepción, desplazándose a la ciudad de Temuco en el vehículo fiscal y con el chofer de la sede regional Biobío. Esto habría generado entre ellos una relación de cercanía basada en que el chofer, Marcelo Jara Salgado, le entregaba información de los pormenores del equipo de trabajo, ofertándole a cambio al chofer mejoras salariales”.

Oda señala además que: “Tomé conocimiento de estos hechos dado que Carolina Chang nos lo comentó tanto a mí como a otros profesionales de la sede, indicándonos que el chofer, Marcelo Jara, le había insistido en pedirle aumento de sueldo, cuestión que ya había acordado con el director y que bastaba que ella lo solicitara. La jefa regional nos señaló haberle respondido que eso no era posible ya que hay una escala de sueldos en atención al cargo y que ello no se podía modificar, lo que habría generado molestia en el chofer.

Ya antes, en el mes de abril, Carolina Chang había advertido a todos los profesionales de la sede regional que el chofer estaba oficiando de “sapo” del director y que debían tener cuidado de lo que hablaran delante de él. En efecto, en una reunión de equipo de los días lunes, con fecha 31 de mayo del 2021, el chofer envió un audio al grupo de WhatsApp de la oficina con una grabación de lo que estaban hablando en la sesión de Meet, confundiéndose de destinatario. La situación, impactó a todos los presentes e implicó que la Jefa regional, Carolina Chang, instruyera que en las reuniones de equipo el chofer y la secretaria participarían solo durante una primera parte en la que se tratarían temas meramente administrativos, para poder hablar de los asuntos más complejos del trabajo semanal solo el equipo de profesionales, buscando evitar nuevas filtraciones de conversaciones privadas, toda vez que se había constatado que el chofer los estaba grabando.

En una reunión de equipo de los días lunes, con fecha 31 de mayo del 2021, el chofer envió un audio al grupo de WhatsApp de la oficina con una grabación de lo que estaban hablando en la sesión de Meet, confundiéndose de destinatario.

La querella de Oda relata además que el “08 de Julio del año 2021 inició una paralización de actividades por parte de los funcionarios del INDH pertenecientes a la Asociación de Funcionarios y Funcionarias del INDH (AFFINDH), a la que estoy suscrito, como buena parte de los trabajadores del instituto. A propósito de la movilización sindical nos reunimos frecuentemente en asambleas de asociados por plataformas digitales, reuniones en las que participaba también el chofer de la sede Biobío, Marcelo Jara Salgado. En dicho contexto mi jefatura regional me señala que, tras haber viajado a Santiago a una reunión en la que participaban jefes regionales, de unidades y dirección, tomó conocimiento, tras hablar con Rodolfo Castillo, el Jefe de gabinete de Sergio Micco, que el chofer grababa los que hablábamos en las reuniones de la AFFINDH, en particular mis participaciones en las asambleas, para enviárselas al director del INDH, gravísima práctica antisindical propia de organismos de seguridad de otro tiempo y contexto histórico del país. En virtud de lo anterior puse en conocimiento de estos hechos y de las presiones del director destinadas a mi desvinculación a la mesa directiva de la AFFINDH, quienes a su vez hicieron las consultas al abogado laboralista de la Asociación, brindándome una primera asesoría jurídica respecto del caso, ya que desde entonces me encuentro aterrado de perder mi empleo y fuente de sustento familiar”.

“En una reunión en la que participaban jefes regionales, tras hablar con Rodolfo Castillo, el Jefe de gabinete de Sergio Micco, supimos que el chofer grababa los que hablábamos en las reuniones de la AFFINDH, en particular mis participaciones en las asambleas, para enviárselas al director del INDH. Gravísima práctica antisindical propia de organismos de seguridad de otro tiempo”

El 18 de octubre de 2021 la situación queda al descubierto cuando la directora regional discute con el chofer Marcelo Jara en las dependencias del INDH de Concepción, cuando ella le señaló que no podía confiar en él y lo interpeló por estar grabando reuniones para enviarle las grabaciones a Micco, cuestión que reconoció, señalando que “sí, lo grabé” y que lo hacía por “motivos personales”.

Según señala la tutela de Osa, “Esta conversación fue escuchada por otro de los profesionales que se encontraba en la oficina a esa hora, Rodrigo Chinkes Goldstein. Tanto Carolina Chang, como Rodrigo Chinkes me comentaron por separado lo sucedido. Otros compañeros de oficina también se enteraron de lo ocurrido”.

Al respecto de esta grave denuncia, nuestra investigación pudo confirmar que efectivamente el chofer grababa por ordenes del director a sus subalternos, pues éste lo confirmó a las dirigencias del sindicato de trabajadores del INDH el día lunes. Prometió además firmar un escrito ante notario reconociendo el hecho y un representante del sindicato iría a buscarlo hasta Concepción para hacerlo . Sin embargo, el martes dejó de contestar el teléfono y nunca más conversó con el sindicato.

De la misma forma supimos que, según relatan dos miembros del directorio del INDH, que la situación es “insostenible” y que se pedirá la renuncia voluntaria esta semana. Frente a ello, Micco decidió enviar una carta a los funcionarios señalando que el departamento de bienestar está viendo mejorar sus condiciones laborales -a dos años del estallido recién- y negando todo lo denunciado sin entregar información consistente que lo respalde más que la cantidad de casos en los que el INDH ha sido patrocinante.

En Vivo